El monumento a los Montejo rememora el inicio de una masacre social, artística, cultural y de identidad en Yucatán, dicen activistas

0
51

Por Itzel Chan

MÉRIDA, MX.- La ciudadanía que se opone a la permanencia de la estatua de Los Montejo en una de las avenidas más importantes de Mérida, indican que piden su reubicación, pues no tiene cabida en la sociedad actual y representa todo lo contrario a la cultura de los pueblos originarios.

“Esta estatua rememora el inicio de una masacre social, artística, cultural y de identidad que fue encabezada por la familia Montejo”, describió Falú Balam, director Creativo de ZTEICH Global e integrante de uno de los movimientos que piden la reubicación de estas piezas.

Recordó que en menos de un año dicho monumento ha sido intervenido en dos ocasiones por dos grupos distintos, por mujeres feministas y por personas activistas de la resistencia indígena.

“Digamos que ellas y ellos están comunicando de manera clara que los Montejo no tienen cabida en la sociedad actual, pues las intervenciones son una señal de inconformidad y una presión hacia el gobierno para que sean removidos”, apuntó.

Falú hizo hincapié en que el gobierno actual y los anteriores, tienen una deuda histórica con los pueblos originarios y aunque un monumento nuevo que represente a la cultura originaria no es suficiente para saldar dicha deuda, sí es un inicio para comenzar a restablecer el verdadero significado de los monumentos y su relación con la cultura.

“Es importante que el gobierno entienda y acepte que el monumento a Los Montejo no celebra nada positivo en beneficio del pueblo yucateco, pues rememora la masacre encabezada por la familia Montejo, cuyos descendentes de esta y otras familias de conquistadores aún tienen el control por encima del pueblo originario y lo más importante, es que siguen teniendo injerencia en las decisiones políticas del estado”, agregó.

Es decir, resaltó que Los Montejo en sí rememoran los ataques a los pueblos originarios y es por eso que la sociedad demanda una solución.

Hace alrededor de un año aproximadamente, personas de la sociedad civil se organizaron para remover a Los Montejo y entonces colocarlos en otro espacio, siendo uno de los sugeridos el interior de El Remate y con dicha propuesta ni siquiera buscan desaparecerlos sino sólo bajarlos del obelisco en el que actualmente están.

En su sustitución, piden que sea colocada una mujer indígena y en este sentido, Falú dijo que incluso esta propuesta fue presentada desde antes que el Gobierno de Ciudad de México decidiera la sustitución del monumento de Cristóbal Colón en la glorieta de Paseo de la Reforma por la de la joven de Amajac, una escultura descubierta en enero de 2021 en la huasteca veracruzana.

“Hay una tendencia a la descolonización, incluso nosotros pudimos hacerlo hace dos años, pero estamos a tiempo”, señaló.

La iniciativa ha sido presentada en el último año con mayor claridad, pero el gobierno municipal ha mantenido en la congeladora la propuesta, bajo el argumento que se ha dado prioridad a otras acciones en torno a la pandemia por coronavirus (COVID-19).

Dicha propuesta, además ha sido sustentada por un estudio de campo a través del Instituto para el Desarrollo de la Cultura Maya (Indemaya) que ha tenido como resultado la observación de que son miles de personas las que se oponen a la existencia del monumento de Los Montejo.

“No es un capricho artístico, es la respuesta de una inconformidad de la sociedad en general”, añadió.

En relación a los hechos sucedidos la noche de ayer, en la que personas intervinieron con pintas la esfinge en cuestión, el Ayuntamiento de Mérida envió un comunicado en el que señaló que estos son actos vandálicos.

“El Ayuntamiento está a favor de la libertad de expresión y las manifestaciones que reivindiquen los derechos sociales y las causas justas, sin embargo, no está de acuerdo con aquellas que derivan en hechos de violencia y con intención de destruir la propiedad pública”. (Noticaribe)

Comentarios en Facebook

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here