REMUEVEN ÁRBOLES PARA ABRIR PASO AL TREN MAYA: Desde Cancún a Tulum, Fonatur retiró más de 20 mil ejemplares de los que no se sabe su paradero

0
84

CANCÚN, MX.- Para la construcción del tramo 5 del Tren Maya, que va desde Cancún a Tulum, se removieron más de 20 mil árboles. Hoy la ruta cambió y los árboles que se quitaron para dar paso a una de las obras insignias de este gobierno están secos, descuidados o simplemente no se sabe a dónde fueron a parar; publicó en su portal web Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad.

Ciricotes, ceibas, cedros, palmas y maculix son las especies que fueron retiradas del camellón de la carretera federal 307, por donde pasaría la ruta del tren. Las autoridades dijeron en enero que los árboles retirados se colocaron en parques y avenidas de Playa del Carmen, Puerto Morelos y Cancún.

El enlace ambiental de Fonatur en la zona, Pablo Rubio, dijo en septiembre del año pasado que varios de ellos se llevaron al Jardín Botánico “Alfredo Barrera Marín”, en Puerto Morelos, para su preservación. De acuerdo con los reportes periodísticos de medios locales, la directora de Desarrollo Urbano del Tren Maya, Carina Arvizu Machado, también acudió ese día.

Rubio y Arvizu fueron al jardín para dar a conocer que se restaurará el jardín botánico como parte de un convenio entre Fonatur y el Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), que es quien está a cargo del recinto.

MCCI visitó el Jardín Botánico y pudo documentar que aunque el enlace ambiental de Fonatur dijo que los árboles ya habían sido trasladados allí cuando visitó el recinto, ninguno fue llevado a ese lugar desde que se inició el proyecto del Tren Maya.

El propio Eloy Sosa Cordero, quien es coordinador de la Unidad Chetumal de Ecosur, dependencia que lleva el manejo del “Alfredo Barrera Marín”, confirmó a MCCI que ningún árbol fue llevado a ese lugar para su cuidado.

El académico explicó en un correo electrónico que aunque se pactó un convenio entre las instituciones, no se llevó a cabo por retrasos. Trabajadores del sitio también aseguraron que ningún árbol del proyecto fue llevado al jardín para su preservación. Incluso explicaron que el espacio en donde se pondrían las especies es muy limitado y que en él no había cupo para más de 100 árboles de tamaño mediano, pues esa pequeña área está pensada para resguardar plantas y árboles pequeños.

Por otra parte, la Asociación Mexicana de Agricultura (AMA) del Sureste, que fue la encargada de diseñar el plan de manejo para la remoción y reubicación de los árboles, dijo no conocer el paradero de los árboles que fueron removidos en un comunicado.

«La AMA desconoce del posible destino final del trasplante de los árboles», indica el documento en donde se explica que la asociación capacitó e hizo una demostración al personal de la constructoras para hacer los trasplantes de los árboles, pero aclaró que no implementó la estrategia.

“Es importante aclarar que no se celebró convenio alguno con ninguna entidad pública encargada o relacionada con la supervisión y ejecución de los presuntos trasplantes y talas del proyecto denominado ‘Tren Maya’”, dice el comunicado con fecha del 27 de enero.

Y de los que sí se sabe su paradero…

Decenas de árboles medianos y chicos que se quitaron del paso del Tren Maya ahora están en la Av. Bonampak, al lado de una ciclopista, en Cancún. De todos ellos, la mitad son sólo ramas secas y la otra mitad está descuidada: con las hojas amarillentas o sin riego.

Lo mismo pasó con una ceiba que fue replantada en el parque de los pescadores, en el municipio de Puerto Morelos, que perdió parte de su follaje cuando la trasladaron a donde hoy está.

“Las hojas eran verdes, grandes, así, bonito. Lo trajeron arrastrado. No dio en toda la grúa entonces trajeron unas ramas arrastrando, pienso yo que fue lo que murió y ahorita veo que ya ha estado retoñando”, dice Fabiola, vecina del municipio que vive cerca del parque.

“No está tan bien como cuando lo trajeron. Ahorita vemos que tiene muy poquitas hojas, no está tan frondoso como cuando lo trajeron”, explica e insiste en que el follaje del árbol se quebró por las maniobras de traslado.

Lo que explica Fabiola coincide con las fotos que Fonatur publicó de este árbol, en las que se puede ver que estaba cubierto de hojas, todas verdes. Hoy algunas de sus ramas no tienen follaje o tienen las hojas amarillentas.

Más árboles a la cuenta

A finales de enero, FONATUR suspendió la construcción de un viaducto elevado que estaría cerca del centro de Playa del Carmen.

La obra ya tenía un avance, en el camellón de la carretera 307, cerca de Playa del Carmen se pueden ver las excavaciones, en donde se colocarían columnas que le darían soporte al tramo elevado. Hoy esas columnas no están y en su lugar quedaron hoyos de los que salen algunas raíces de los árboles que se quitaron.

También hay agujeros de casi dos metros de diámetro, que pertenecen al espacio que antes ocupaban las ceibas que cubrían el camellón. De entre todos esos huecos sobresale una extrañeza: ramas jóvenes y verdes se abren paso en medio de un tocón. Es la ceiba “resiliente”, que fue nombrada así por los vecinos de la zona, quienes colocaron un letrero en el que piden que no se corte.

Los recientes cambios anunciados a finales de enero por Román Meyer Falcón secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y por Javier May Rodriguez, el director General de Fonatur, indican que el tramo 5 que va desde Cancún a Tulum irá a ras de suelo y estará lejos de la zona urbana.

Las modificaciones se hicieron con el fin de que la obra termine en el tiempo en que se planeó, para 2023, de acuerdo con las autoridades.

Todavía no se ha publicado la nueva ruta por donde pasará el tren en la zona, sin embargo colectivos y organizaciones civiles defensoras de los derechos ambientales, ya denuncian que los trabajos de desmonte de árboles han comenzado en la zona de la selva virgen de Playa del Carmen “sin estudios ni permisos”.

El primero de marzo Moce Yux Cuxtal, una organización ambientalista de Quintana Roo, publicó un video y fotos en donde se puede observar que se talaron decenas de árboles para abrir paso a un camino, en donde ahora sólo quedan pedazos de madera cortada.

En otra grabación más se observa que los ejemplares fueron removidos con maquinaria pesada, que pasa encima de la vegetación.

“Así empezó la destrucción de la selva para el paso del Tren Maya”, dice la descripción del video colgado en Facebook, en donde se explica que la remoción se hizo sin estudios previos, sin tomar en cuenta que hay árboles en la zona que están en peligro de extinción así como sin planes para reubicar animales y árboles silvestres de la zona.

Esto ha ocasionado que más de 20 organizaciones y colectivos ambientalistas pidan al gobierno parar el desmonte.

“Exigimos que pare inmediatamente la tala masiva de selva por el MegaProyecto Tren Maya al utilizar maquinaria pesada para arrasar con la vasta riqueza natural de Quintana Roo y la Península de Yucatán”, dice un comunicado difundido el 2 de marzo. (Fuente: Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad)

Comentarios en Facebook