Protestan por familiares desaparecidos, durante visita de AMLO

0
54
CANCÚN, MX.- Dos mujeres acudieron hoy a la Ciudad Militar, en la zona continental de Isla Mujeres, para manifestarse de manera pacífica, y solicitar información sobre sus familiares que están desaparecidos, pues afirman que las autoridades ya los han olvidado.

Ellas forman parte del colectivo “Verdad, Memoria y Justicia”, de familiares de personas desaparecidas, quienes el pasado noviembre vinieron igualmente a una “mañanera” con el presidente Andrés Manuel López Obrador. Cinco meses después, dicen que siguen sin resultados.
Ana Graciela Suárez González, integrante del colectivo, comentó que en ese entonces, el presidente las refirió con Adán Augusto López Hernández, secretario de Gobernación, y con Rosa Icela Rodríguez Velázquez, secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, pero solo pudieron dialogar con un enlace del gobierno federal, quien sostuvo una reunión única con autoridades estatales.
“Fue todo una simulación”, se quejó la víctima.
En su caso, ella busca a su hijo, Gustavo Antonio Canul Suárez, un boxeador profesional que también trabajaba como auxiliar mecánico. Una llamada telefónica hizo que saliera del taller donde laboraba, sin que fuera visto nuevamente. Eso fue hace casi cuatro años.
Su acompañante dijo que ella busca a su hija, Diana García Rivero, quien fue llevada a la fuerza desde una discoteca hace ya dos años, por un comando armado, en compañía de otro joven, Jorge Armando Quiau Rodríguez, que también permanece desaparecido.
En ninguno de estos casos fueron contactadas por la Comisión de Atención a Víctimas y por parte de la Fiscalía no hay avances en sus casos, pues cuando buscan información solo les dicen que ellos las llaman, lo que no ocurre.
Desde que formaron este colectivo, hace año y medio, se han ido sumando otras familiares, hasta ser 24 personas. En muchos casos vieron que la Fiscalía General del Estado no había elevado las fichas de Alerta Amber, por lo que no había búsqueda en otros estados, ni habían tomado muestras de ADN.
“Al final lo hicieron, pero solo bajo presión, hay muchas irregularidades, omisiones y dilación”, se quejó Ana Graciela.
Después de presentarse en la “mañanera”, la Fiscalía comenzó a incluirlas en acciones de búsqueda, pero sin indicarles qué carpeta investigaban por lo que parecía que estuvieran sumadas al azar en otras pesquisas, lo que tomaron como simulación, al grado que dejaron de asistir.
En su lugar, ellas mismas han comenzado a buscar indicios en los “tiraderos” ubicados en las afueras de la ciudad.
“Entramos con el deseo de no encontrar, pero sabemos que es necesario”, comentó esta víctima.
Esto lo manejan con sigilo, señalaron, porque hasta se ponen en peligro al hacerlo.
Desde 2018, estiman que han desaparecido 2 mil 800 personas en Quintana Roo. Por otro lado, en el Servicio Médico Forense hay cerca de 800 cuerpos sin identificar.
Es muy posible que varias familias que viven con la angustia de no sabe el paradero de sus seres queridos descubran que ellos ya han sido hallados, porque hay un rezago en la Fiscalía en cuanto a esta comprobación.
A ellos no les permiten acudir a estas instalaciones y revisar los cuerpos pues, “dicen que trabajan con las pruebas genéticas, pero no les creemos ya, porque si así fuera alguien ya tuviera una respuesta”, mencionó. (AGENCIA SIM)
Comentarios en Facebook