¿EN DÓNDE ESTÁ JACK NICHOLSON?: El icónico actor de Hollywood grabó su última cinta hace 14 años

0
61

ESTADOS UNIDOS.- ¿Dónde está Jack? Este año se cumple el 50 aniversario de Chinatown, thriller escrito por el recientemente fallecido Robert Towne, llevado a la pantalla por Roman Polanski y ambientado en Los Ángeles en la década de los 30, que cuenta con una de las actuaciones más famosas de Jack Nicholson como el detective Jake Gittes, publicó La Jornada.

También ha pasado casi medio siglo desde que el actor interpretó al rebelde RP McMurphy, encarcelado en una institución mental y se ve envuelto en una batalla con la sociópata enfermera Ratched, en Alguien voló sobre el nido del cuco (también conocida como Atrapado sin salida), de Milos Forman. Ambas cintas por sí solas son clásicos de hierro fundido.

Pese a aniversarios tan importantes, a Nicholson, de 87 años, no se le ve por ningún lado. Parece que una de las estrellas más carismáticas de Hollywood se ha retirado extraoficialmente.

Hubo un tiempo en que era visto en clubes nocturnos, programas de entrevistas, partidos de baloncesto o estrenos de películas. No más: ha hecho un acto de desaparición y ya han pasado 14 años desde su última película, la rápidamente olvidada comedia romántica How Do You Know.

Uno de sus amigos, el productor musical Lou Adler, dijo en el podcast WTF que Nicholson ahora prefiere pasar su tiempo sentado debajo de un árbol y leyendo un libro.

Podría decirse que es una jubilación merecida (aunque no oficial). Nicholson puede decir, justificadamente, que es la más grande, carismática y versátil de todas las estrellas de su época. Era el rey y sigue siéndolo, comenta a The Independent el productor ganador del Oscar, Jeremy Thomas. Era el rey del pueblo.

El mejor

Thomas, quien trabajó con el actor en Blood and Wine, cinta noir de 1996 (coprotagonizada por Michael Caine), lo califica de la estrella más importante de Hollywood desde Clark Gable y lo describe como profesional consumado.

Bajo el personaje exterior es un hombre y un actor muy serio que piensa en sus papeles y trabaja mucho en quién va a ser en la película… Es un histrión de pantalla muy simpático y creíble, y hay algo especial entre él y la cámara, agrega.

A lo largo de los años, la vida de Nicholson ha sido estudiada exhaustivamente. Es objeto de múltiples biografías, todas contando esencialmente la misma historia sobre el sabio chico de Nueva Jersey de origen irlandés que a los 30 años descubrió que la mujer que siempre creyó que era su hermana era, de hecho, su madre; el que creció en una familia de mujeres y nunca conoció la identidad de su padre.

Nicholson fue el actor secundario en las películas de serie b de Roger Corman, que de repente explotó como protagonista después de interpretar al abogado borracho de los derechos civiles en Easy Rider (1969). Luego permaneció en la cima de la lista a durante las siguientes cuatro décadas.

La mayoría de los actores tienen sólo uno o dos momentos característicos en sus carreras, pero la de Nicholson está llena de ellos. Por ejemplo, su imagen como el escritor loco que blande un hacha y trata de derribar la puerta de Shelley Duvall en El resplandor (1980), de Stanley Kubrick, se ha convertido en un meme de Internet. El hecho de que Nicholson se cortara la nariz en Chinatown también ha pasado hace mucho tiempo a la tradición cinematográfica.

A lo largo de los años, ha sido igualmente hábil para interpretar a hombres comunes y corrientes, forasteros sensibles, fanfarrones groseros, militares, criminales, policías, políticos, alcohólicos, asesinos sicóticos y todo lo demás; desde el Joker hasta el presidente de Estados Unidos. Como dice Thomas: Es un actor de pantalla increíble y su especialidad es elegir lo correcto.

Quienes trabajaron con Nicholson generalmente hablan muy bien de él. En El resplandor, por ejemplo, se cepillaba los dientes antes de cada escena, con el argumento de que era injusto para sus colaboradores respirar sobre ellos a través de una cara llena de chuletas de cordero. Cuando estaba con la prensa en Cannes para El cartero siempre llama dos veces, que coprotagonizó junto a Jessica Lange, fue visto entrando en su hotel a primera hora de la mañana. Los publicistas estaban asombrados.

Estaba llegando al Hotel Majestic una mañana a las 7:30 am, a tiempo para mi reunión matutina de personal y lo vi caminando de regreso, me dijo quien estaba organizando el viaje de prensa: “Pensé ‘Dios mío, ha estado fuera toda la noche y ha desayunado con 20 periodistas italianos; esto va a ser un desastre’”. De hecho, Nicholson se presentó puntualmente y procedió a encantar a la prensa. No había estado en una juerga nocturna en absoluto, pero tenía la costumbre de dar un paseo temprano por la mañana por el casco antiguo de Cannes. Subraya su profesionalismo y sugiere que Nicholson nunca fue el chico malo con el que se le ha identificado.

Matt Damon contó una historia fascinante sobre su trabajo con Nicholson en The Departed, de Martin Scorsese, en la que Nicholson interpretó al jefe de la mafia Francis Costello. Una escena pedía que Costello ejecutara a un hombre arrodillado en los pantanos. Damon recordó cómo el actor colaboró con sus propias florituras, muy siniestras. En lugar de sólo un hombre arrodillado, sugirió que se agregara una mujer. Pidió también que su secuaz (interpretado por Ray Winstone) fuera incluido; luego, que la cámara se dejara rodando y se le ocurrieron detalles adicionales, pequeños en sí, pero que se sumaron al espantoso impacto visual.

La mayoría de sus principales películas siguen en circulación. La versión extendida de El resplandor volverá a la pantalla grande a finales de este verano, igual que El pasajero, de Michelangelo Antonioni. Sin embargo, la decisión de Nicholson de vivir sus últimos años en reclusión al estilo de Howard Hughes ha significado desaparecer de la conciencia pública.

Ya no hay más fotos de paparazzi en las que se le ve haciendo travesuras en clubes nocturnos o animando a los Lakers de Los Ángeles. Es como si Nicholson fuera la respuesta de la industria cinematográfica a uno de esos jefes de la mafia que se sale de la red y se esconde en un remoto pueblo siciliano. Jack es la estrella más grande con que he trabajado, y una de las más fáciles”, subraya Jeremy Thomas, quien sigue en contacto con él. Es muy querido. Todo el mundo ama a Jack. No estaba tratando de huir como otras estrellas de cine. Él estaba allí, un tipo realmente genial… Hablo en tiempo pasado, pero él está muy en el presente y disfrutando de la vida. Simplemente no tiene ningún deseo de hacer ningún trabajo. (Fuente: La Jornada)

Comentarios en Facebook

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here