Desde Tamaulipas, el intento de extorsión a mujeres en Chetumal

Posted on marzo 17, 2012, 11:55 pm
9 mins

CHETUMAL, MX.- El director de la Policía Judicial del Estado, Fredy Castro Piña, informó que los delincuentes que extorsionaron a las tres mujeres el viernes tienen su base de operación en Tamaulipas porque los números telefónicos con los que contactaron a sus víctimas son de ese lugar, por lo que adelantó que solicitarán a la colaboración de las autoridades judiciales de esa entidad para saber a qué persona corresponde las cuentas bancarias en las que fueron depositados los 60 mil pesos por parte de las agraviadas a petición de los hampones.

Reportan nuevas llamadas de extorsión

CHETUMAL, MX.- Mientras las personas sigan atendiendo llamadas de números desconocidos, las extorsiones telefónicas continuarán, aseguraron las autoridades policiacas, quienes pidieron a la sociedad en general a cortar la comunicación con los presuntos extorsionadores, pidan ayuda y se mantengan comunicados con sus familiares. Ayer se reportaron cinco casos al número de emergencias 066.
El primer reporte que atendieron los policías estatales, municipales y judiciales fue en las instalaciones de Dominos Pizza, situado en la avenida José María Morelos con Justo Sierra, en la colonia Leona Vicario, donde se entrevistaron con el gerente Gerardo Loeza Castillo, de 27 años de edad.
Mencionó que recibió una llamada de una voz masculina, quien dijo llamarse Miguel Treviño, integrante de Los Zetas, quien le pidió le depositara el dinero de la venta del día en un sobre amarillo, ya que más tarde pasaría por él, y que a partir de la fecha pasaría por su cuota como lo hace en el restaurante Las Palmas y Plus Ultra.
Luego acudieron al restaurante Rigoletos, establecido en la avenida Plutarco Elías Calles con Cozumel, en la colonia Barrio Bravo, donde se entrevistaron con la encargada Claudia Avila Burgos, quien refirió que recibió una llamada telefónica de un hombre con acento norteño.
Este le manifestó que pertenece a una organización que brinda protección a los comercios, pero ya no lo escuchó y colgó; pero 20 minutos después, la empleada Nayeli Marure Rosas atendió otra llamada, en la que le dijeron que llegarían en vehículos, armados, y que abrirían fuego contra el restaurante.
Más tarde se entrevistaron con Alicia Gómez Dzib, de 64 años, con residencia en el fraccionamiento La Esperanza, quien refirió haber atendido la llamada de un hombre que se identificó como capitán Arredondo, de la Policía Estatal Preventiva, quien le dijo que afuera de su casa estaban dos camionetas con hombres armados.
El delincuente amenazó a la mujer supuestamente porque de su número telefónico se realizaron varios reportes de personas armadas.
Mientras que en la colonia Centro, un niño de 13 años fue presa del pánico al recibir una llamada telefónica de un supuesto delincuente quien le dijo que tenían rodeada su vivienda con hombres armados, por lo que decidió pedir el apoyo policiaco.
En todos los casos los ciudadanos que recibieron este tipo de llamadas decidieron cortar la comunicación y pedir el apoyo correspondiente, mientras que los policías los invitaron a denunciar los hechos ante un agente ministerial para que se continúen con las indagatorias y determinen de donde provinieron las llamadas. (Fuente: Diario de Quintana Roo)

Como se recordará, el día de ayer, la Procuraduría General de Justicia del Estado, dentro de las investigaciones que realizó la PJE se pudo establecer que las llamadas provenían de los teléfonos 8333477409 con clave Lada de Ciudad Victoria y 8991553323 con clave Lada de Reynosa, ambas ciudades del Estado de Tamaulipas.
Los agentes de la PJE, también lograron ubicar tres depósitos bancarios que fueron realizados por instrucciones de los secuestradores a las cuentas 5544920355733891 de Banamex y 5544920355732497 de la tienda departamental Soriana.
Y se logró la retención en el mismo banco, de 60 mil pesos que aún no habían sido retirados por los delincuentes.
Al respecto, el día de hoy, el director de la Policía Judicial del Estado, Fredy Castro Piña, reiteró que los que extorsionaron a las tres mujeres son gente de Tamaulipas porque los números telefónicos con los que contactaron a sus víctimas son de ese lugar.
Asimismo, el jefe policiaco descartó que los hampones tengan alguna relación con gente local, ellos se hacen pasar como que estuvieran en esta ciudad pero en realidad operan en Tamaulipas, según el entrevistado.
En este sentido, Castro Piña aseveró que esta situación les hace un poco difícil la investigación de los hechos, sin embargo, adelantó que en su momento, la Procuraduría General de Justicia del Estado solicitará a su homólogo de esa entidad la ayuda para saber a nombre de quién están registradas las cuentas bancarias en las que los agraviados depositaron el dinero a petición de los malvivientes.
Y es que la Procuraduría General de Justicia del Estado informó el día de ayer que cerca de las 07:00 horas, a la comandancia de la PJ llegó directamente la solicitud de auxilio para la búsqueda de las tres mujeres, quienes forman parte de una misma familia y son madre e hijas.
Se trata de la señora Liliana Fuentes Sánchez, de 42 años y sus menores hijas, M. M. F. y V. M. F., quienes finalmente fueron rescatadas por los efectivos de la Policía Judicial del Estado.
Pese a que el temor del padre de las jóvenes y esposo de la mujer secuestrada, le impidió al principio cooperar con la investigación, posteriormente accedió a proporcionar la fotografía de su familia y el teléfono celular en el cual estaba siendo contactado por los delincuentes.
Y después de investigar en más de 15 hoteles de la capital como parte de un operativo de búsqueda de las mujeres reportadas como víctimas, en el cual se contó con una fotografía grupal de las mismas, se logró encontrarlas en la habitación número 2, del hotel “El Rey”, ubicado en el número 346 de la calle Leona Vicario, entre Bacalar e Isla Cancún, de esta capital.
Las víctimas se encontraban en la habitación bajo el engaño de los delincuentes, por lo que fueron rescatadas y de inmediato se dio aviso a su familiar de que las tres se encontraban a salvo y fueron trasladadas a las instalaciones de la PGJ.
El modo de operar de estos delincuentes, es mantener engañados y auto escondidas a las víctimas, para obligarlos psicológicamente bajo argucias intimidatorias a montar ante los ojos del familiar, la fantasía de que están secuestrados y maniatados con el fin de que se pague rescate por ellos.
Luego mediante el servicio de llamada tripartita, contactan a los familiares de las víctimas vía telefónica y los enlazan con los virtualmente secuestrados, como una prueba de que realmente los tienen en su poder. Es así como montan la farsa. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)