Advierte Concamin que se perderían unos 68 mil empleos anuales por la apertura del ‘Dragon Mart Cancún’

Posted on septiembre 05, 2013, 11:54 pm
5 mins

CIUDAD DE MÉXICO.- La apertura del Dragon Mart en Cancún implicaría una pérdida de alrededor de 68 mil empleos anuales en México debido al desplazamiento que los productos chinos harían de los bienes fabricados en el país, señaló el presidente de la comisión de aduanas de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Guillermo Vidales.

El funcionario indicó que México compra alrededor de 53 mil millones de dólares por año a China, lo que provoca una pérdida de cerca de 100 mil empleos, principalmente en industrias como la acerera, textil, del calzado y juguetes, que dijo “prácticamente han desaparecido”.

Al responder por escrito a una solicitud de información de este diario, Vidales explicó que el proyecto del Dragon Mart implicaría importaciones por 36 mil millones de dólares, lo que proporcionalmente ocasionaría un recorte de 68 mil plazas en el país.

“Los 8 mil 500 empleos directos e indirectos que se estima que va a generar el proyecto Dragon Mart (de acuerdo con sus promotores), resultan totalmente insuficientes para reponer el desempleo que pudiera generarse por el desplazamiento de productos mexicanos”, aseguró.

La Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) alertó sobre los riesgos que representaría para el sector industrial mexicano el concretarse el proyecto Dragon Mart, esto debido a la ola de controversias respecto a las prácticas comerciales de China, así como la certeza jurídica que se debe dar al sector industrial y manufacturero nacional.

Rodrigo Alpizar Vallejo, presidente del organismo, comentó que “es importante poner atención en proyectos de este tipo, ya que generan cuestionamientos respecto a las prácticas comerciales, además de propiciar diversos problemas ambientales, aduanales, comerciales y de respeto a la propiedad intelectual, entre otros”.

La Canacintra ha documentado los efectos nocivos que han llevado a cabo estos proyectos en países como Varsovia, Budapest, Italia, Bucarest, Praga, San Petesburgo, por citar algunos.

En el caso de México, agregó, el Dragon Mart que se pretende establecer en Quintana Roo no cuenta con el estudio de impacto ambiental, además de que las prácticas depredadoras podrían arrasar con importantes extensiones de vegetación.

Uno de los mayores problemas a los que la industria mexicana se enfrenta ante Dragon Mart es el contrabando triangulado, que se hace mediante un tercer país que tiene Tratado de Libre Comercio con México.

En ese sentido, Julio Rodríguez, vicepresidente de comercio exterior de la Canacintra, comentó que la “apertura comercial de México en el marco de las negociaciones del Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica (TPP), debe fundarse en tres principios básicos: defensa contra la desgravación en un sólo documento y con los 11 países; defensa de la reserva de mercado para compras del gobierno , y defensa de que los certificados de origen sean para varias naciones ratificadas pos sus autoridades y no emitidas por los importadores”.

A este respecto, Raúl Rodríguez, vicepresidente de Enlace Legislativo se pronunció por un comercio justo que no redite los vicios de los tratados y acuerdos comerciales anteriores y pidió priorizar la defensa del sector productivo nacional.

De acuerdo con las estimaciones de la Concamin, el proyecto generaría la entrada de 150 mil contenedores al año, lo que quiere decir que se importarían 12 mil 500 contenedores o 20 barcos al mes, equivalentes a 300 mil toneladas mensuales.

Si esas 300 mil toneladas de mercancías tuvieran un valor de 10 mil dólares, al mes se estarían importando 3 mil millones de dólares, es decir 36 mil millones de dólares anuales. (Fuente: La Jornada)

Comentarios en Facebook

3 Responses to: Advierte Concamin que se perderían unos 68 mil empleos anuales por la apertura del ‘Dragon Mart Cancún’

  1. Benito

    septiembre 7th, 2013

    Juan
    Me Parece que te olvidas de una cosa, quien esta detras de ese Dragon?
    Todas esas fabricas, todos esos gobernantes que permiten que se exclavize a los chinos para poder hacer lo que tu bien narras, intercambian sus productos, compran sus alimentos, pagan sus rentas , tienen sus ahorros en una cosa que se llama dinero, que obedece a unas reglas, y que hasta donde yo se son reglas que inventaron los banqueros austriacos, y que hasta al banco central chino fueron a poner sus reglas, el dia que el zionismo y los bancos que ayudaron a organizar el banco central chino, hasta donde yo se J.P Morgan y la familia Rotschild, decidan todo ese podrio que acumularon los chinos y todos esos precios que ellos supuestamente aumenteran no estaran mas que alimentando los intereses de los mismos que dirgen hoy los destinos del mundo occidental.
    Pero es solo una idea no lo puedo comprobar
    Saludos
    Benito

    Responder
  2. Juan pueblo

    septiembre 6th, 2013

    375 de 644

    ¡El Dragón de Oriente

    ¡Cómo China dominará al mundo!

    Por Luciano Pires

    Algunos conocidos volvieron de China impresionados.
    Un producto del que Brasil fabrica un millón de unidades,
    China en una sola fábrica, produce 40 millones.
    La calidad es equivalente y la velocidad de distribución impresionante.

    Los chinos colocan cualquier producto en el mercado en cuestión de semanas,
    a precios que son una fracción de los brasileños.

    Una de las fábricas se está trasladando al interior
    porque los salarios de la región en que se halla instalada son demasiado altos: 100 dólares.

    Un obrero brasileño gana 400 dólares mínimo,
    que sumados a los impuestos y otros beneficios equivalen a 800 dólares.

    Cuando los comparamos con los 100 dólares que reciben los chinos
    sin prácticamente ningún otro beneficio.

    nos hallamos frente a una esclavitud amarilla y la alimentamos.
    ¿Horas extraordinarias? En la China . ¡Olvídelas!
    La gente allí está tan agradecida de tener un empleo
    que trabajan horas extras a cambio de nada.

    Detrás de esta \”situación\”
    está la gran trampa china.

    No se trata de una estrategia comercial
    sino de una estrategia de \”poder\” para conquistar el mercado occidental.

    Los chinos están sacando provecho de la actitud de los \”comerciantes\” occidentales,
    que prefieren tercerizar la producción
    quedándose sólo con lo que le agrega valor: la marca.

    Difícilmente podrá usted comprar en las grandes redes comerciales
    de los EEUU algún producto \”made in USA\”.

    Es todo \”made in China\”
    con una marca estadounidense.

    Las empresas ganan riadas de dinero comprando a los chinos por centavos
    y vendiendo luego por centenares de dólares.
    Sólo les interesa el lucro inmediato a cualquier precio.

    Aun al costo de cerrar sus fábricas
    y generar una brutal desocupación.
    Es lo que podría llamarse \”estrategia del precio\”.

    Mientras los occidentales tercerizan sus empresas y ganan en el corto plazo,
    China aprovecha ese enfoque e instala unidades
    productivas de alto rendimiento para dominar en el largo plazo.

    Mientras las grandes potencias mercantiles se quedan con sus marcas,
    con el diseño.. en sus garras,
    los chinos se quedan con la producción,
    asistiéndolos, estimulándolos y contribuyendo
    al desmantelamiento de los escasos parques industriales occidentales.

    Muy pronto ya no habrá más fábricas de zapatillas
    deportivas o de calzados en el mundo occidental.
    Solo existirán en China.

    De modo que en el futuro próximo
    veremos cómo los productos chinos aumentan
    sus precios produciendo un \”shock manufacturero\”
    como sucedió con el shock petrolero en los años 70.

    Y entonces ya será demasiado tarde.
    Entonces el mundo se dará cuenta de que levantar nuevas fábricas
    tendrá costos prohibitivos y deberá rendirse al poderío chino.

    Se dará cuenta de que alimentó a un enorme dragón
    y se convirtió en su rehén.

    Un dragón que aumentará gradualmente sus precios,
    puesto que será quién dicte las nuevas leyes del mercado
    y será luego quién mande pues tendrá el monopolio de la producción.

    Ya que será también el dueño de las fábricas,
    de los stocks y de los empleos y regulará los precios.

    Nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos
    asistiremos a una inversión de las reglas de juego actuales,
    lo que producirá en las economías occidentales
    el impacto de una bomba atómica. china.

    En ese momento cuando el mundo occidental se dé cuenta
    será demasiado tarde.

    Ese día los ejecutivos occidentales mirarán tristemente
    las ruinas de sus antiguas fábricas,
    sus técnicos jubilados jugando a las cartas en las plazas
    y llorarán sobre la chatarra de sus parques fabriles destruidos.

    Y se acordarán entonces, con mucha nostalgia,
    del tiempo en que ganaban dinero comprando
    \”fardos de mercaderías de los esclavos\”
    y vendiendo caras sus \”marcas registradas\” a sus coterráneos.

    Y entonces, entristecidos,
    abrirán sus despensas
    y se comerán sus marcas que ya estarán pasadas de moda
    y que por tanto, habrán dejado de ser poderosas,
    porque todas habrán sido copiadas.

    REFLEXIONEN Y COMIENCEN YA A COMPRAR
    PRODUCTOS DE FABRICACIÓN NACIONAL,

    FOMENTANDO EL EMPLEO EN SU PAÍS,
    POR LA SUPERVIVENCIA DE SU AMIGO,
    DE SU VECINO Y HASTA DE USTED MISMO.
    Y LA DE SUS DESCENDIENTES.

    Piensen además, qué ¡estamos alimentando hoy

    al Dragón que nos comerá en el futuro!

    Responder
  3. cancunense

    septiembre 5th, 2013

    AHÍ SE VE LOS RESULTADOS DE MAESTROS INEPTOS Y UNA EDUCACIÓN ESCOLAR QUE DEJA MUCHO QUE DESEAR:

    CITADO: \”La Canacintra ha documentado los efectos nocivos que han llevado a cabo estos proyectos en países como Varsovia, Budapest, Italia, Bucarest, Praga, San Petesburgo, por citar algunos.\”

    DESDE CUANDO VARSOVIA, BUDAPEST, BUCAREST, PRAGA Y SANKT PETERSBURG SON PAÍSES ???????????

    DIOS MIO!!!!!! HASTA EN LA CANACINTRA NO TIENEN LOS MÍNIMOS CONOCIMIENTOS EN GEOGRAFÍA!!!!!!!!!!

    Responder

Leave a Reply

  • (not be published)