Sigue desaparecido propietario de “giros negros” en Playa del Carmen

0
109

PLAYA DEL CARMEN, MX.- La violenta intromisión de “Los Zetas” en la plaza de Playa del Carmen, para obtener el control de la distribución de drogas que ostenta el Cártel del Sinaloa, empieza a provocar el cierre de los negocios conocidos como “giros negros”; tal es el caso del antro “Malibú de Charly del Valle”, que su propietario optó por no laborar desde el jueves 3 de este mes, misma medida que tomó con sus otras dos cantinas, debido a que los sicarios que lo “visitaron” le exigieron que deje vender estupefacientes a sus “tiradores” o de lo contrario tendría que pagar cuota de 30 mil pesos mensuales por cada uno de los tres establecimientos.


En su edición del sábado 4 de octubre, este diario informó que poco después de las 17:00 horas del jueves 2 de octubre, un grupo de cuatro sicarios con armas de grueso calibre en mano, llegaron a bordo de una camioneta Linconl color negra, irrumpieron violentamente en el antro de vicio “Malibú de Charly del Valle”, localizado en el “Bulevar Playa del Carmen” con calle 2 en la colonia Ejidal, sacando primeramente a parroquianos y empleados para hablar en “privado” con su propietario, y así no hubieran testigos; sin embargo, trascendió el contenido de la misma.
La violenta acción atribuida a los “Zetas” sicarios al servicio del Cártel del Golfo, fue reportado al número de emergencias 066 por un testigo presencial, dándose aviso a la Policía Municipal Preventiva (PMP), a la Policía Judicial del Estado (PJE), así como a las autoridades federales de la Unidad Mixta de Atención al Narcomenudeo (UMAN), quienes se trasladaron al antro, encontrándose con la sorpresa que el propietario del mencionado antro de vicio, se negó a colaborar, argumentando que no había ocurrido nada de lo informado, aunque el negocio estaba vacío.
Desde la tarde del jueves 2 de octubre, cuando el propietario de “Malibú de Charly del Valle”, cerró sus puertas, ya que, “Los Zetas” sacaron violentamente a sus clientes y empleados, no ha abierto nuevamente, al igual que sus otros dos antros “La Papaya” ubicada en la avenida Andrés Quintana Roo entre la avenida Benito Juárez y la calle Primera Sur y “Bar Tolos” localizado en la calle Primera Sur entre las avenidas 40 y 45.
Al parecer lo que motivó el cierre de los tres antros vicios, es porque no hubo un acuerdo entre su propietario y sicarios al servicio del Cártel del Golfo, que le exigían que permitiera que sus “tiradores” vendieran droga, cocaína en polvo y crack en sus antros, o de lo contrario tendría que pagar una cuota de 30 mil pesos mensuales por negocio; incluso el empresario del alcohol se encuentra desaparecido, es insistente el rumor que podría estar “levantado”, porque en la noche del viernes se filtró el rumor que había sido ejecutado, y que su cadáver estaba tirado en el fraccionamiento El Tigrillo, por lo que, la PMP y la PJE desplegaron un operativo de búsqueda sin resultado alguno. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook