Planeaban secuestar a hija de libanés en Cancún

0
24

CANCÚN, MX.- Dos millones de pesos pedirían por el secuestro y rescate de la hija del libanés dueño del domicilio de la Supermanzana 2-A, hasta donde llegó la banda de asaltantes el pasado domingo. Así consta en la declaración de Elmer Espinoza Velázquez (a) “El Chino”, quien rindió su declaración preparatoria en el juzgado primero de lo penal.


Una ex empleada doméstica de la casa del libanés, fue el enlace con la banda de delincuentes.
En la declaración ministerial, Espinoza Velázquez dio nombres de sus cómplices, con quien cometió varios atracos.
Ayer sería consignado el expediente del robo del ex director de Tránsito municipal, Juan José Montiel Solís.
Después de haber sido consignado al juzgado primero de lo penal, Elmer Espinoza Velázquez rindió su declaración preparatoria en la rejilla de prácticas del juzgado.
Una vez en la rejilla, el inculpado escuchó la declaración que hizo ante el Ministerio Público del Fuero Común, en donde reveló entre otras cosas, nombres y apodos de sus cómplices y cómo fue que se planeó la incursión en el domicilio de la Supermanzana 2-A el pasado domingo.
En dicha declaración, Espinoza Velázquez dijo ser originario del municipio de Arriaga, Chiapas y que llegó a la delegación Alfredo V. Bonfil desde hace año y medio.
Fue desde hace seis meses cuando Espinoza Velázquez conoció a Loy Rafael Navarrete Molina (a) “El Cubano” y a Jorge Ramos (a) “El Chilango”, a través de un sujeto del que sólo mencionó el nombre de Salomón.
Estos dos sujetos se dedicaban ya al robo a casas habitación y el producto de lo robado era vendido en Bonfil.
Dos meses después de conocerlos, “El Chino” comenzó a participar en los robos a casas habitación y comercios, mencionando que participó en el robo a un domicilio del fraccionamiento Las Américas en la calle Guayacán; un robo en un domicilio de la Supermanzana 11 propiedad de un notario, en la casa del ex director de Tránsito municipal, Juan José Montiel Solís, en la Empresa de Huevos Crío, un domicilio en residencial Santa Fe y contradiciéndose en el tiempo que dijo conocer a los demás sujetos; dijo haber participado también en el robo de la nómina de un millón de pesos del hotel “Continental Xcaret.
Organización
Para cometer los atracos, cada uno de los integrantes de esta banda, tenía una función específica.
El sujeto del que sólo se conoce el nombre de Salomón, realizaba funciones de “poste”, es decir, era quien se encargaba de cuidar los alrededores del lugar a atracar y avisar si se aproximaba alguna patrulla de la policía.
“El Cubano” era quien se encargaba de entrar a las casas o comercios elegidos y se encargaba de sacar los objetos de valor y dinero.
“El Chilango” era el que se encargaba de conducir los vehículos, utilizando una camioneta tipo Hilux que robaron en la calle Guayacán.
“El Chino” también fungía dentro de la banda como “poste” junto con Salomón, encargándose de vigilar los alrededores de los lugares elegidos.
Producto de lo robado, los delincuentes compraron un vehículo tipo Tracker de color gris, así como dos pistolas tipo escuadra calibre .25 milímetros y quienes portaban armas de fuego eran “El Chilango” y “El Cubano”.
Planeación del secuestro
Fue desde la semana pasada, cuando “El Chilango” se comunicó con “El Chino” diciéndole que iba a haber un robo y que se tenían que reunir para planearlo.
“El Chilango” consiguió una camioneta de Honda CRV negra y contactó a otros sujetos de los que sólo se sabe uno se llama Arturo y otro apodado “El Pelón”.
Los cinco sujetos se fueron hasta la Supermanzana 2-A en donde “El Chilango” les señaló a todos la casa del libanés ubicada frente al parque y les indicó que “el tiro” sería el domingo pasado.
El contacto con la banda de asaltantes, fue una mujer que trabajó en la casa del libanés diciéndoles que tenía mucho dinero.
Los delincuentes estudiaron el lugar y las probables rutas de escape, retirándose con la idea de dar el golpe el domingo pasado.
Los hechos
El día de los hechos minutos antes de las siete de la noche, todos salieron de Bonfil a bordo de una camioneta tipo Lobo de color rojo y una camioneta tipo Winstar de color verde olivo.
En el camino, “El Chilango” informó a sus cómplices que ya no cometerían un robo, sino que secuestrarían a la hija del libanés y que pedirían dos millones de pesos de rescate.
La joven sería llevada al departamento de “El Cubano” en Bonfil, atrás de la casa Ejidal.
Al llegar al parque que se encuentra frente a la casa del libanés, “El Chilango” ordenó al “Chino” que se bajara de la camioneta para que se quedara en el parque, dándole un radio de frecuencia para comunicarse entre sí.
La camioneta Winstar fue estacionada a un costado de la casa del libanés, mientras que la camioneta tipo Lobo color rojo se retiró del lugar, ya que la idea era que “El Pelón”, “El Cubano” y Arturo, entrarían a la casa del libanés para secuestrar a su hija y una vez que la joven estuviera en su poder, “El Chilango” llegaría con la camioneta Lobo para escapar hacia Bonfil.
En su función de “poste”, “El Chino” se quedó en el parque y fue cuando policías municipales se le acercaron al verlo sospechoso, descubriendo que portaba un radio de frecuencia.
En ese momento, “El Chilango” se comunicó con “El Chino” diciéndole: “Chino, Chino, ¿en dónde estás?, ¿está todo bien?”, por lo que los policías lo subieron a la patrulla.
De nueva cuenta, “El Chilango” se comunicó con su cómplice diciéndole: “Ya estoy estacionando la camioneta roja para subir a la persona que vamos a secuestrar” escuchándose el golpe en la puerta y después dos disparos; por lo que los policías comenzaron a pedir refuerzos.
Una vez detenido, “El Chino” informó a la policía donde se encontraba el domicilio donde se escondían sus cómplices que se habían escapado sin poder cometer el secuestro que tenían planeado.
De esta forma, elementos de las diferentes corporaciones policiacas se trasladaron hasta la calle Lázaro Cárdenas con Plutarco Elías Calles, manzana 35, lote 1, donde “El Cubano” cayó muerto tras enfrentarse a tiros con la policía.
El Ministerio Público del Fuero Común consignaría el día de ayer, el expediente del robo cometido en la casa del ex director de Tránsito municipal, Juan José Montiel Solís.
Después de rendir su declaración preparatoria, la defensa del inculpado solicitó ampliación del término constitucional, por lo que será hasta el próximo sábado cuando se sepa si es declarado formalmente preso o es dejado en libertad. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook