Investigan ejecución en Tulum

0
11

TULUM, MX.- A pesar de contar con 22 años de edad, el tabasqueño Eusebio Joaquín Ara Poot, torturado y ejecutado durante la madrugada del martes en este destino turístico, resultó ser un consumado narcotraficante, ya que durante su presencia en el municipio fue detenido en varias ocasiones por diversos delitos, entre los que se destaca posesión de semillas de marihuana e intento de quemar vivo a uno de sus compañeros por no entregar la cuenta de la venta de estupefacientes.


Al parecer, el tabasqueño, quien se paseaba en los últimos meses por el municipio acompañado de jóvenes mujeres y gastando importantes cantidades de dinero en bares y restaurantes, decidió abandonar a la organización criminal “Los Pelones”, ya que derrochó el dinero de la cuenta por la distribución de los enervantes y se alió con el grupo antagónico de “Los Zetas” para que lo protegieran y continuar distribuyendo cocaína en el municipio, especialmente entre los bares ubicados sobre el Bulevar Tulum y los hoteles y cabañas de la zona costera, donde era común ubicarlo a cualquier hora del día.
Sin embargo, “Los Pelones” no le perdonaron la afrenta, ya que de acuerdo con sus códigos de operación, los “chapulines” tienen que morir para no pasar información a sus enemigos, la cual utilizan para apoderarse de los centros de distribución, razón por la cual fue sacrificado para callarlo y que sea una advertencia para quienes intentan salirse de las filas del grupo.
Con base en el historial delictivo de Eusebio Joaquín Ara Poot, se sabe fue detenido el pasado 8 de julio, ya que por órdenes de “Los Pelones”, grupo al que pertenecía, secuestró a Oseas Hernández Chan, alias “El Taco”, a quien llevaron al predio ubicado a la altura del kilómetro 7 + 500, de la zona costera, frente al hotel “Las Ranitas” y lo estaban preparando para rociarlo con gasolina y prenderle fuego.
Sin embargo, el distribuidor de droga, quien no pagó la mercancía que le entregaron sus proveedores alcanzó a gritar, lo cual fue escuchado por un taxista y trabajadores de la zona, quienes avisaron a la Policía Municipal, los cuales llegaron a los pocos minutos al sitio, por lo tanto, con los datos que les proporcionó el secuestrado, los ubicaron y detuvieron minutos después sobre el Bulevar Tulum, en donde Ara Poot, quien conducía el auto Crysler tipo Spirit, placas de circulación YXZ-35-30 del estado de Yucatán, indicó que había recibido órdenes para ejecutarlo.
Por lo tanto, junto con dos de sus cómplices fueron turnados ante el juez de Primera Instancia con sede en Playa del Carmen; sin embargo, el grupo que lo protegía compró a abogados y autoridades judiciales, de tal manera que a los 15 días obtuvo su libertad y continuó operando con toda impunidad en el noveno municipio, sin embargo, cometió el error de cambiarse de bando, lo cual le costó la vida.
Cabe señalar que el pasado 19 de mayo, un día después que se presentó una balacera al interior de las instalaciones de la Dirección General de Seguridad Pública, Tránsito y Bomberos, elementos de la Policía Municipal detuvieron al ahora occiso durante una revisión de rutina, quien circulaba por el Bulevar Tulum en un vehículo Chevrolet negro, con vidrios polarizados, en el cual durante una revisión de rutina, le encontraron semillas de marihuana y cervezas, aunado a que estaba bajo los efectos de algún enervante, por lo que fue puesto a disposición del juez cívico.
Los policías explicaron que al realizar la revisión del vehículo Chevrolet, negro, placas de circulación YZX-35-30, del estado de Yucatán, detectaron varias bolsitas con semillas de mariguana, así como cervezas, aunado a que el conductor al encontrarse bajo los efectos de alguna droga se negaba a cooperar en el operativo.
Sin embargo, a las 24 horas obtuvo su libertad para continuar con su ascendente carrera delictiva, la cual no pudo manejar adecuadamente por el ritmo de vida que llevaba, ya que al brincar de una organización criminal para trabajar con los enemigos, los altos mandos decidieron sacrificarlo, toda vez que representaba un mal antecedente para la organización en Tulum. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook