Mujer asesinada y calcinada en Cancún podría ser una bailarina; buscan confirmar identidad con prueba de ADN

0
5

CANCÚN, MX.- Jennifer Lizzet Tun Lira, de 20 años de edad, bailarina en los bares “Otro Rollo” y “Mi Oficina”, podría ser la identidad de la mujer que fue asesinada y después calcinada en la colonia “Del Sol” el pasado 30 de abril. La madre de esta joven se presentó ante el Ministerio Público del Fuero Común, pues desde el 27 de abril no saben nada de ella y cree que los restos calcinados puedan ser los de su hija.

Sin embargo, las autoridades tendrán que realizar una prueba de ADN para confirmar que se trata de la misma persona y eso podría tardarse más de un mes.

El viernes por la tarde se presentó ante el Ministerio Público del Fuero Común Bernabé Lira Moreno, quien dijo a las autoridades que cree que la mujer que apareció calcinada el pasado martes en la colonia “Del Sol” es su hija Jennifer Lizzet Tun Lira, de 20 años de edad.

La mujer dijo que su hija tenía su domicilio en la Región 231 y que desde los 17 años de edad quedó embarazada cuando vivían en Valladolid.

Agregó que después de tener a su hijo, Jennifer Lizzet comenzó a trabajar en un ciber café, pero después se mudó a Ciudad del Carmen, Campeche; en donde empezó a trabajar como bailarina en un bar, invitada por una amiga.

Ahí estuvo hasta el mes de marzo que regresó a Cancún con su hermano Víctor Manuel, y fue cuando la madre de la joven se enteró que su hija trabajaba ahora como bailarina en el bar “Otro Rollo”, ubicado en la supermanzana 65 sobre la avenida José López Portillo.

Después, se salió de ese lugar, para empezara trabajar como bailarina en el bar “Mi Oficina” ubicado sobre la avenida Talleres, en donde comenzó a tener una relación amorosa con el presunto dueño de ese bar.

Bernabé Lira Moreno explicó que su hija trabajaba de lunes a sábado de las 16:00 horas a tres de la madrugada y que el sábado 27 de abril, fue la última vez que supieron de ella.

Fue su hermano Víctor Manuel, la última persona que habló con ella, pues se comunicó vía telefónica con la joven y la notó “muy rara”.

Dijo que su hermana estaba alcoholizada y sólo le pidió que cuidaran a su hijo.

A partir de ese momento ya no supieron nada de ella y por ello denunciaron su desaparición el lunes 29 de abril porque cuando le marcaban a su teléfono ella ya no contestaba.

La mujer rindió su declaración ministerial, pero hasta el momento no se ha podido confirmar de manera oficial que los restos calcinados encontrados el pasado martes, sean los de Jennifer Lizzet Tun Lira, pues se necesita una prueba de ADN para ratificar que se trate de la misma persona.

La Procuraduría de Justicia del Estado no cuenta con laboratorio de genética, por lo que este trámite podría llevarse más de un mes, toda vez que las muestras deben enviarse a la ciudad de México.

Los restos calcinados de la mujer que aún no ha sido identificada oficialmente fueron encontrados la tarde del 30 de abril en un paraje solitario de la colonia “Del Sol”.

La necropsia determinó que la causa de la muerte de dichos restos, fue asfixia por sofocación y que posteriormente el cuerpo fue abandonado en ese sitio, en donde le prendieron fuego para no dejar evidencias.

La Policía Judicial del Estado (PJE) ya investiga el círculo familiar y laboral de Jennifer Lizzet Tun Lira, para determinar si se podría tratar de la misma joven y dar con el o los asesinos. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook