La Otra Mirada – Quintana Roo, en estado policiaco – Por Oscar Meza

0
19

La obsesión de recuperar los municipios perdidos a manos de la oposición, en especial el de Benito Juárez, cabecera de Cancún y el más exitoso destino turístico del Caribe, concluyó de la mejor manera posible para el nuevo PRI; los diez ayuntamientos de la entidad ganados y con la mayoría de diputados priistas en el congreso del estado.

La alianza “Para que tu ganes más” que integraron el PRI, Partido Verde y Nueva Alianza, solo perdió una de las 15 diputaciones, de manera sospechosa la del Distrito VI, asentado en tierra de mandatarios estatales y de su excelentísimo señor licenciado, Don Roberto Borge Angulo, más dueño que nunca de las instituciones, poderes y medios de comunicación del estado.

Con ésta pérdida a manos de la panista Perla Tun y el registro de la priista Marcia Fernández como candidata del Verde, el PRI logró también tres diputaciones plurinominales, una de ellas para su belicoso líder estatal , Pedro Flota.

Entre los candidatos perdedores queda para la incipiente historia democrática de Quintana Roo, algo que hasta al propio Mario Villanueva Madrid, preso por lavado de dinero en Estados Unidos y famoso por su célebre frase “tranca viene de tranquilidad”,  lo habría tomado por sorpresa; el inmenso derroche de recursos, cuyo origen se desconoce, pero aún más el desmedido uso de la fuerza pública no solo para inhibir el voto, si no para detener y golpear a los líderes de oposición que aguantaron los “cañonazos” de dinero”.

El uso de “los periódicos comprometidos contigo” y de la radio estatal para denigrar de manera permanente a los candidatos de la penosa alianza PAN-PRD, así como al alcalde de Cancún, Julián Ricalde, y en contraparte la magnificación de las campañas de los candidatos del priismo, fue un elemento decorativo del “estado policíaco”  en el que incluso intervino la Armada de México, en el que se convirtió Quintana Roo el pasado siete de julio y que amenaza con continuar.

En la memoria de los militantes que aguantaron los “cañonazos” de dinero, dos días antes de la elección, hasta 25 mil pesos se ofreció a los líderes de colonias, queda la participación delincuencial del secretario estatal de Seguridad Pública, Bibiano Villa, y de policías judiciales quienes a punta de pistola los golpearon y sacaron de sus viviendas para amedrentarlos.

En contraste, las ejecuciones, secuestros y extorsiones telefónicas, y la bomba de tiempo en que está convertida la cárcel de Cancún, no fueron obstáculo para que el general Bibiano Villa acudiera de manera personal a rescatar delincuentes electorales en Cancún y la zona continental de Isla Mujeres.

Por cierto, con el apoyo de más de 30 hombres fuertemente armados, el secretario estatal de Seguridad Pública mantuvo por 45 minutos encerrado, en su propia oficina, al sub director de la policía isleña, para “convencerlo” que dejara en libertad a tres mujeres que traían en su poder un buen número de credenciales de elector.

Como parte de sus actividades gansteriles, agentes judiciales y policías estatales también custodiaron a los hombres de guayabera blanca del Estado de México que arribaron en avionetas privadas al FBO del aeropuerto internacional de Cancún, con maletines llenos de dinero para comprar a votantes que, con o sin necesidad, vendieron la credencial de elector.

Por cierto, un plantón de apenas unos 100 perredistas, encabezados por  la ex candidata de la alianza PAN-PRD, Graciela Saldaña que se llevó al cabo en el Distrito VIII, en el centro de este centro vacacional, fue vigilada inusualmente por la Armada de México.

De esta manera, a través de la delincuencia policial y con carretadas de dinero, el nuevo PRI que encabeza el presidente Enrique Peña Nieto, aseguró que Borge Angulo no volviera a perder una nueva elección en Quintana Roo y de paso deshacerse temporalmente de Julián y Alicia Ricalde Magaña, los principales dirigentes de la oposición en el estado.

Entre corruptos te veas.

Don Antonio Cervera logró convencer a más de 13 mil cancunenses con su candidatura“ciudadana” y con su famoso slogan; Cancún es uno y para todos, y lo queremos sin políticos corruptos.

Ahora que ganó el priista Paul Carrillo, seguramente en un acto de congruencia y honestidad, Don Toño no asumirá la regiduría, pues durante su campaña aseguró de manera permanente que Cancún estaba harto de “partidotes” y de políticos corruptos.

Comentarios en Facebook