Balas decomisadas a ‘Pelones’ en Xul-Ha también serían de la policía estatal

Posted on agosto 13, 2013, 11:52 pm
3 mins

img_1376377014_e4fda016f44658327c28
CHETUMAL, MX.- Las alrededor de mil balas calibre nueve milímetros de la marca “Águila”, decomisadas en el rancho ubicado en las inmediaciones de la comunidad de Xul-Ha, donde fueron encontrados dos cuerpos, son del tipo de municiones que usa la Secretaría de Seguridad Pública, por lo que aumenta más la sospecha de que algunos agentes preventivos corruptos vendían los cartuchos al grupo criminal “Los Pelones” para ejecutar a chapulines y hasta a policías.

Y es que, con el aseguramiento de los alrededor de mil cartuchos de la marca “Águila”, como los que usan los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, quedó en evidencia que el grupo criminal “Los Pelones” tiene relación con algunos elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, mismos que les surte de municiones.

Las cuales son utilizadas por los sicarios de ese grupo criminal para ejecutar a los llamados “chapulines” e inclusive a policías que no se alineen con ellos, todo esto bajo la complicidad de algunos agentes preventivos corruptos que brindan todo tipo de información a los delincuentes, que así evitan ser detenidos.

Con ese aseguramiento de más de mil balas, que se presume el grupo criminal “Los Pelones” compró a alguien de la Secretaría de Seguridad Pública, la Procuraduría ha ampliado la investigación de los hechos para saber quiénes son los agentes preventivos que están coludidos con los sicarios.
Hasta donde se sabe, las investigaciones van muy avanzadas para el esclarecimiento total de los hechos.

Como se recordará, este fin de semana, la Procuraduría General de Justicia del Estado aseguró en el rancho “El Paraíso”, ubicado a cinco kilómetros del poblado Xul-Ha, municipio de Othón P. Blanco, alrededor de mil balas calibre 9 milímetros de la marca “Águila”, como las que usan los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública.

En ese mismo rancho, fueron localizados los cuerpos de Victoria Ileana Cano Rodríguez y su hijo José Carlos Negrón Cano, en una narcofosa, así como seis kilos de marihuana, 2 mil 660 cartuchos útiles calibre .223, chalecos antibalas, 13 placas antimotines (para los chalecos), 13 camisas de la Secretaría de Seguridad Pública, 3 pantalones tácticos policíacos, un vehículo Honda Civic color blanco y una camioneta Ford F150 blanca de cabina y media.

Todo este aseguramiento se dio luego de la detención de Eliseo Ramírez López y de Humberto Arellano Gómez, presuntos responsables de la ejecución del narcomenudista Carlos Castillo Encalada en la comunidad de Calderitas. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook