Por ejecución en Calderitas, giran orden de aprehensión contra jefe de ‘Pelones’

Posted on agosto 13, 2013, 11:52 pm
6 mins

paloa capo deCHETUMAL, MX.- La noche del martes fue notificada una orden de aprehensión, por el delito de homicidio calificado, a Eliseo Ramírez López, presunto integrante de la banda de “Los Pelones”, quien es uno de los cuatro implicados en el asesinato de Ramón Castillo Encalada, ocurrido la semana pasada en la comunidad de Calderitas.

Este sujeto también enfrenta la averiguación previa 574/8-2013, por el delito de ultrajes a la autoridad, por el cual fue consignado al Juzgado Penal, ya que no se había podido detener en flagrancia, pero se comprobó su participación en el artero asesinato.

Ramírez López fue detenido junto con Humberto Arellano Gómez, Suemi Argelia Pacheco Pisté y Rosalía Silvestre Camposeco, durante un operativo desplegado por efectivos de la Policía Judicial del Estado (PJE), todos están relacionados a la averiguación previa AP/ZS/CHE/01/SD/3185/8-2013, por el delito de homicidio calificado.

Esta misma semana, las autoridades ministeriales informaron sobre el esclarecimiento de cuatro homicidios, en casos diversos suscitados en el Sur de la entidad, confirmando la detención de los responsables, además de dar a conocer que uno de los implicados operaba como jefe de sicarios de “Los Pelones”.

Derivado de los hechos acontecidos en Calderitas, se inició la averiguación previa 3185/2013, tras el homicidio de Castillo Encalada, de 67 años de edad, quien habría sido lesionado, pero falleció más tarde en el Hospital General.

Posteriormente detuvieron a Humberto Arellano Gómez, de 39 años de edad, originario del municipio de Tenosique, Tabasco, a quien se le encontró un arma calibre nueve milímetros y un envoltorio con crack. En otro de sus vehículos, un Seat tipo León, fue ubicada otra arma calibre nueve milímetros y otro envoltorio con crack.

El detenido reconoció haber participado en el homicidio, junto con Eliseo y un tal “Raúl”; el motivo, supuestamente fue porque “Ramón” (occiso), a quien señalan como vendedor, no se “alineó” al grupo delictivo.

Luego se logró la detención de Ramírez López, alias “El Grande”, de 45 años de edad, originario de Huimanguillo, Tabasco. Ambas personas afirman pertenecer al grupo delictivo “Los Pelones” y refieren que llevan más de seis meses en la Zona Sur de Quintana Roo y que su intención es “dominar la plaza”.

Señalan que Humberto Arellano Gómez es el jefe de sicarios del grupo y Eliseo es un sicario, en el caso del homicidio de Ramón Castillo dicen que lo llevaron a cabo por orden de quien refieren es el jefe de la plaza y llaman “Javier”.

Por ese homicidio, Humberto recibió 25 mil pesos y Eliseo, 15 mil; adicionalmente al sueldo que tienen al interior del grupo, fue “Javier” quien les entregó la motocicleta y las armas para cometer el crimen, mismas que recuperó la autoridad.

Estas personas hoy detenidas afirmaron haber participado en el homicidio de Luis Alberto Tun Avila, alias “El Cachetes”, por órdenes de “Javier”, porque él era un vendedor independiente muy fuerte y la intención era “quitarlo de en medio”.

Los detenidos dijeron haber participado en el secuestro en el poblado de Limones y posterior homicidio de una mujer y un menor de edad, hechos que constan en la averiguación previa BAC458/2013 en donde Carlos Ramos Negrón denunció el secuestro de su familia.

Refirieron que el motivo fue que esta persona había vendido 20 kilos de cocaína, que había recalado en un rancho que cuidaba en Mahahual, por lo que lo fueron a buscar a su domicilio pero sólo encontraron a su familia y a manera de presión los secuestraron, sin embargo, al no acceder Ramos Negrón a entregarles el dinero producto de la venta de la droga, procedieron a asesinar a los secuestrados.

Ramírez López habría sido consignado ante el juez penal, por el delito de ultrajes a la autoridad; sin embargo, al consignar el expediente del homicidio, un juez penal giró el mandamiento judicial, en base a la causa penal 284/2013. Sería en las próximas horas de hoy, cuando el detenido rinda su declaración preparatoria, en las rejillas de prácticas.

Recordemos que este delincuente fue detenido por efectivos de la Policía Estatal Preventiva (PEP), durante el mes de febrero del año 2007, ya que tenía en su poder un kilo de cocaína base; en ese entonces él era empleado de la Secretaría Estatal de Desarrollo Agropecuario, Rural e Indígena (SEDARI).

Sin embargo, antes de eso, había estado en el Centro de Reinserción Social (CERESO), por un delito de violación a la Ley General de Población, luego de ser detenido en la ribera del Río Hondo cuando transportaba a varios indocumentados oriundos del país de Guatemala. (Fuente: Diario de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook