RELEVO EN LA CÁRCEL DE CANCÚN: Sale cuestionado alcaide Salvador Reyes y llega General en retiro, Manuel Virgilio Morales Herrera

1
55

img_1392707323_a0240702e80977eef08c
CANCÚN, MX.- Fuera de la cárcel quedó Salvador Reyes Muñiz, su renuncia como director general deja a su paso una cadena de corrupción, en donde enfrenta 4 denuncias en la Subprocuraduría General de Justicia en la Zona Norte. Y junto con él se va también el subdirector general, interino, Lucrecio Velázquez Ramírez

En su lugar asume el cargo Manuel Virgilio Morales Herrera, General Brigadier en retiro, excomandante de la guarnición militar de esta ciudad.

Aún no es oficial el nombramiento del general brigadier en retiro, cuya figura reemplaza a otro militar también retirado.

Y a un año y tres meses, Salvador Reyes Muñiz, capitán de la Fuerza Aérea Mexicana, retirado, (FAM) como director general del Centro de Reinserción Social, (Cereso) y Lucrecio Velázquez Ramírez, como subdirector general, quedan fuera de una vez por todas de las instalaciones, pero con ello dejan a la población carcelaria sumidad en un espiral de calamidades, desde el abuso sexual, la tortura a los presos, y las extorsiones y el chantaje que padecen los familiares de la población carcelaria.

Fue en el mes de noviembre del 2012, cuando el capitán segundo de la Fuerza Aérea Mexicana, (FAM) Salvador Reyes Muñiz, fue nombrado director de la cárcel estatal, en sustitución del también militar retirado, Ernesto Hernández Morales, capitán segundo de Infantería (del Ejército) quien fue cesado por conducta inapropiada.

Y de Reyes Muñiz, se esperaban cambios reales, hubo gran expectativa, pero nada cambió, y lo grave es que aumentó la extorsión, el chantaje así como el maltrato y la tortura para las internas y contra los presos.

Cabe señalar que el cambio de Ernesto Hernández Morales, como anterior director de la cárcel fue debido a que el gobierno estatal antepuso cero tolerancia a conductas inapropiadas de los servidores públicos.

El cese de Hernández Morales ocurrió a 49 días de haber asumido el cargo y tras haber tenido una conducta inapropiada en el interior de la cárcel.

El nombramiento de Reyes Muñiz

Se desempeñaba como oficial de operaciones en el aeropuerto internacional ‘Plan de Guadalupe’, en la ciudad de Saltillo, Coahuila y fue subdirector de Tránsito y Vialidad en la policía municipal de Ramos Arizpe, igualmente de Coahuila.

Entre 1985 y 2005, Reyes Muñiz perteneció a varias unidades de las Fuerzas Armadas en diferentes lugares del país y se retiró con el grado de capitán segundo aerologista de la Fuerza Aérea Mexicana.

Y fue en Cancún, como director del Centro de Reinserción Social, (Cereso) donde perdió las directrices de confiabilidad y honestidad, pues solapó todo tipo de conductas que laceraron a la población carcelaria y que además desató una serie de denuncias de familiares de los presos que padecen las extorsiones y chantajes de los miembros de “La Comitiva” que es conformada por delincuentes ligados a las narcocélulas del crimen organizado y que controlan la cárcel, por encima de la cúpula directiva que les brinda impunidad.

El negro historial de Reyes Muñiz como director del Cereso

A lo largo del 2013, Salvador Reyes Muñiz, como director del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Cancún fue relacionado con cuatro averiguaciones previas que fueron iniciadas por hechos delictivos que ocurrieron dentro del penal a su cargo, sin que hasta el momento alguna de ellas haya prosperado.

Esto propició que la violencia en el penal fuera interminable y que las amenazas en contra de Reyes Muñiz fueran cada vez más evidentes y agresivas.

En el 2013 Reyes Muñiz recibió amenazas directas en tres narcomantas, en las cuales lo amenazaron por permitir que dentro del penal se llevaran a cabo una serie de abusos que mantienen a los presos al borde de la desesperación y a punto de amotinarse.

De acuerdo con las autoridades ministeriales, el director del penal de Cancún se ha dado a conocer más por los escándalos en los que se ha visto envuelto y los actos de corrupción que se sabe se dan al interior del penal, bajo la complacencia de las autoridades carcelarias.

Las autoridades ministeriales señalan que Reyes Muñiz está vinculado por lo menos con cuatro averiguaciones previas; entre las que destacan dos fugas, así como una riña donde nueve internos resultaron lesionados.

Salvador Reyes Muñiz, también fue citado a comparecer ante el agente del Ministerio Público del Fuero Común, (MPFC) a causa de la golpiza que sufrieron nueve reos del llamado “Cártel del Golfo” por parte de policías estatales, así como por internos del grupo de “Los Zetas” al interior del penal.

En ese caso, el agente del MPFC inició la averiguación previa 3833/2013 por el delito de lesiones en riña, en la que declararon los reos Héctor Manuel Cacique Fernández, (a) “El Diablo”; Humberto Ramírez López, (a) “El Chilango”; Juan Ramón Méndez González, de sobrenombre “La Shakira”; Erick Damián Tejera Rodríguez, alias “Gordo” y/o “Bubu”; Carlos Alberto Torres Huesca, como “El Vaquero”; Héctor Hehiel Román Palafox, “Rizos” y/o “Búho”; Víctor Raúl Rodríguez Ojeda,“Dante” y/o “Liro”; Obed Andrey Alpuche Correa, “El Cubo”, y Julio César Mancera Zamudio “Zamudio”; todos integrantes del Cártel del Golfo, quienes aseguraron haber sido víctimas de los elementos policíacos y de custodios del penal.

Reyes Muñiz se mantuvo en la mira de las autoridades al iniciarse la averiguación previa por el delito de lesiones en agravio de 27 internos del penal de Cancún.

Tras estas graves irregularidades, Salvador Reyes Muñiz comenzó a ser señalado por solapar el ingreso de drogas y armas, la violación de reclusas y torturas a internos para obligar a sus familiares a pagar las extorsiones impuestas por la autodenominada “Nueva Comitiva”, (que es el llamado -Autogobierno- que controla la cárcel) lo que provocó el disgusto de cientos de personas, familiares de los presos.

Esto quedó en evidencia el pasado 14 de octubre del 2013, cuando una pequeña narcomanta fue hallada en la Región 230, en donde se leía un mensaje dirigido contra Salvador Reyes Muñiz.

El mensaje señalaba textualmente: “Este narco mensaje va para el director del Cereso de Cancún, tiene 24 horas para sacar al perro del Pipo del penal o usted pagara las consecuencias. Atentamente El Chino. 1º aviso el próximo será personal”.

En ese caso el agente del Ministerio Público del Fuero Común inició en esa ocasión un acta circunstanciada por el hallazgo, sin que tuviera mayores repercusiones.

Días después -el 21 de octubre- del mismo año, se encontró una manta de mayor tamaño en el portón de una tapicería ubicada en la Región 227, en la que de nueva cuenta se le amenazaba de muerte junto a Choky, Muñeco, Campeche y Pipo, misma que estaba firmada por el “Comandante Muerte”.

Al igual que en este último mensaje, la “narcomanta” encontrada, en la Región 227, en la pared de la escuela primaria “Efraín Santana Sánchez”, sin embargo, quienes escribieron este mensaje se adjudican la ejecución de Fernando Martínez Santos, quien se encargaba de surtir droga en el penal de esta ciudad y que era tío precisamente de Reinier Martínez García (a) “El Pipo”. Uno de los líderes de “La Comitiva” que controla y opera en el interior del penal.

A pesar de todo ello, las autoridades de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) no han puesto atención en los expedientes en los cuales se encuentra involucrado Reyes Muñiz, quien desató en la cárcel un peligroso escenario de impunidad y encubrimiento de las acciones de “La Comitiva” o “Autogobierno” que se adueñó de la cárcel, bajo la complacencia del ahora exdirector general Salvador Reyes Muñiz. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook

1 COMMENT

Comments are closed.