Yucatán Turístico – Yucatán en el mapa del turismo sexual infantil – Por José Cortazar Navarrete

0
19

La denuncia ofrecida por la presidenta de la Asociación Civil Protégeme AC, Verónica Acacio Trujillo es demoledor: México es el primer lugar mundial en turismo sexual infantil, superando ya a Tailandia, India, Republica Dominicana entre otros sitios.

Y es que las cifras no engañan, según revelan fuentes como el periódico ABC de España, anualmente unos 64 mil españoles viajan a América y Asia por turismo sexual infantil y en el caso de América, México es el blanco del arribo de miles de viajeros que buscan y consiguen los favores de menores de edad, sin que la autoridad haga algo por detener este impacto brutal contra los niños y niñas de este país.

Las cifras son alarmantes, no solo son los viajeros europeos quienes vienen de paseo y buscar contacto con menores, también estadounidenses y canadienses y solo se conoce un caso en Chetumal de la detención de un extranjero que aún permanece en la cárcel tras ser encontrado infraganti con una menor de 12 años.

En su caso Yucatán no es la excepción, Mérida y al menos siete municipios viven este flagelo, pero las autoridades no tienen ningún interés en modificar las condiciones de seguridad para combatir este delito.

En Mérida han sido “sonados” los casos de crímenes contra extranjeros, el último en el rumbo de San Sebastián donde 4 personas, entre ellos un menor de edad, dieron muerte a un anciano estadounidense homosexual, los destazaron y lo enterraron en su misma casa para robar enseres y muebles.

El silencioso, pero a la vez escandaloso problema arrastra a decenas de jovencitos y muchachitas que viven graves carencias económicas y sociales, han sufrido violencia intrafamiliar y sobreviven en los barrios marginales del sur de la ciudad de Mérida y en los municipios de la periferia.

En su caso Yucatán sufre el embate de dos graves corrientes que se entre mezclan para diluirse y no ser debidamente perceptibles, el turista nacional y el internacional.

Esto es, que los viajeros de ocupación transportista federal en ruta hacia Quintana Roo, comerciantes, agentes viajeros, conductores de transporte público, son parte de la corriente que confluye al turismo sexual infantil, de esta manera, los parques centrales de municipios como Umán, Maxcanú, Motul, Izamal, Valladolid y Progreso, son los sitios en donde se frecuenta y contacta a estos menores de edad.

Para el caso, la ciudad de Mérida tiene sitios exclusivos y notorios que se incluyen en la guía gay internacional para contactos con menores de edad, de esta manera plazas comerciales, las zonas del Mercado Lucas de Gálvez, el centro histórico y los parques periféricos, como San Juan, Santa Lucia, Santa Ana y hasta Mejorada y Santiago son puntos de referencia para extranjeros, los ciber-cafés en la periferia del Palacio Municipal y Estatal, se agregan a estos puntos.

Según cifras del Inegi en nuestro estado al menos 77 mil jóvenes no estudian ni trabajan, es decir son del grupo llamado “ninis”, un 60 por ciento de estos 77 mil son menores de edad, mucho más varones, que mujeres, el impacto es brutal.

Las cifras suenan a escándalo, pero ni los grupos asistenciales, ni tampoco las autoridades estatales, municipales han hecho caso de este problema que crece de manera vertiginosa.

En 2009 la Procuraduría General de la República lanzó un programa denominado “Balam” para atender este problema, va dirigido a organismos no gubernamentales e instituciones que monitorean este fenómeno, sin que conozcan cifras concretas de estos avances o de la detención de turistas que viajan por sexo infantil.

El daño crece, debido a que las condiciones de desigualdad se acentúan ante la parálisis económica que sufre Yucatán y las redes sociales y diferentes plataformas cibernéticas aumentan las condiciones de sigilo y discreción para que se mantenga el flujo de crímenes, pero no se pueda detener a los criminales.

¿Será que éste sea el turismo que Yucatán necesita?, ¿será que la autoridad estatal y federal desconozca los alcances de este problema? Cuántos jóvenes yucatecos tendrán que vender su dignidad para superar la pobreza?, ¿habrá alguna autoridad que le importe el daño que están ocasionando a la sociedad y que los destinos turísticos del país sean conocidos como puntos de presencia de delincuentes sexuales?

El DF, Acapulco, Cancún, Monterrey y muchas ciudades del país están en la lista de las ciudades donde se masifica el turismo sexual infantil, pero Mérida también es parte de ese mapa y la autoridad debe de hacer algo para detener este problema, para darle un rostro diferente a las condiciones de seguridad al ciudadano, pero fundamentalmente para vigilar la condición del turismo y tener políticas públicas preventivas y punitivas ante esta condición, de otra forma nuestro estado se mantendrá en la esfera y condición de ser un destino sexual infantil.

Comentarios en Facebook