Ventilan presunta negligencia en el hundimiento de barco camaronero

0
16

CANCÚN, MX.- El barco “Fipesco 137” que se accidentó el pasado jueves entre Punta Sam e Isla Mujeres y que tuvo como consecuencia que un tripulante identificado como Rafael Rodríguez Poot perdiera la vida, ya había tenido por lo menos dos percances más sin que la Capitanía Regional de Puerto hiciera algo al respecto, y uno de estos como prueba de que no existe una adecuada revisión de los responsables tanto de inspección naval como del resguardo marítimo, hace dos años se estuvo hundiendo aún amarrado al muelle camaronero de Puerto Juárez, por una grieta dentro del mismo casco y que fue gracias a la intervención de otros barcos que se le pegaron inmediatamente, que el caso no pasó a mayores.

De acuerdo al relato de pescadores y tripulantes de otros barcos camaroneros que pegan en el muelle de concreto de Puerto Juárez, esta era la tercera ocasión en un lapso de dos años en que este barco “Fipesco 137” se accidentaba, y que la última ocasión fue en el propio muelle pesquero donde se estuvo hundiendo aún amarrado a los pilotes del muelle.

“En esa ocasión hasta derramó combustible y no se hundió más porque otros barcos se pegaron para apoyarlo y sacarle combustible porque el barco ya estaba a punto de zarpar a la mar”, señalaron.

Incluso, esta información fue confirmada con el personal de seguridad que se encuentra en el muelle, quienes explicaron que todo se encuentra asentado en bitácoras, incluso en los propios registros de la Capitanía Regional de Puerto.

En cuanto a lo ocurrido nuevamente con el “Fipesco 137”, los pescadores y más gente con la que se pudo platicar, volvieron a insistir en la negligencia que incurrió tanto el encargado del resguardo marítimo, Miguel Flores como el de inspección naval, cuya responsabilidad es verificar el estado físico de todas las embarcaciones de manera periódica.

“Sería bueno que la Capitanía de Puerto diera a conocer cuándo fue la última vez que revisaron este barco que se accidentó”, cuestionaron los pescadores y tripulantes de otras naves, que a la vez aseveraron que personal de la Capitanía entre ellos el mismo Miguel Flores acude a “visitar” a los capitanes de barcos pero sólo para recoger su mochada para dejarlos operar en esas condiciones como estaba el mismo Fipesco 137 que derivó en un percance con saldo de un muerto que lamentar y en el que es el responsable directo junto con el jefe de inspección naval.

De hecho, resaltaron que cuando un barco es subido a varadero para mantenimiento general, inmediatamente antes de ponerlo a flote, este navío debe de ser revisado e inspeccionado por Capitanía de Puerto, ya que por obligación deben de contar en sus costados con placas de zinc para que estos absorban la electricidad que genera el barco al navegar, ya que esto hace que la placa se vaya desgastando y si no cuentan con esto, no se les debe de permitir operar.

“Si la Capitanía viene y revisa como debe de ser, muchos de estos barcos que son muy viejos no lo tienen y el casco del mismo ya se encuentra demasiado delgado, siendo este el motivo porque con el mínimo golpeteo con el agua, exista el riesgo de desfondarse”, agregaron.

Prueba de lo anterior, es lo que pasó con el “Fipesco 137” que con un clima normal como vientos del sureste de sólo 10 a 15 kilómetros por hora y un oleaje de sólo un pie permitió que el barco camaronero se desplazara a una velocidad de seis nudos solamente y esto, se desfondara parte del casco donde está el cuarto de máquinas. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook