“ME VOY PARA QUE NO ME HAGAN NADA”: Escoltado por la policía, un hombre abandona poblado para evitar linchamiento

0
12

CHETUMAL, MX.- El cortador de caña chiapaneco Manuel Pérez Gómez, de 23 años de edad, abandonó la tarde de este viernes el poblado de Carlos Alberto Madrazo bajo un dispositivo de seguridad que la Policía Municipal Preventiva le brindó, a su solicitud, ya que temía por su vida al llegar de nuevo al poblado tras ser detenido el jueves acusado de merodear comercios, ya que está reciente el linchamiento al que sometieron a un ladrón.

El cortador fue custodiado por la policía desde Carlos Alberto Madrazo hasta la terminal de autobuses ADO de Chetumal, donde compró un boleto para regresar a su tierra, con el fin de que no fuera agredido y lastimado por los habitantes, ya que en la comunidad han tomado medidas extremas de protección luego de una ola de robos que derivó en un linchamiento a principios del mes de junio.

La tarde de este viernes, Manuel Pérez Gómez se encontraba encerrado en la cárcel pública municipal de Chetumal, ya que fue llevado desde Carlos Alberto Madrazo por elementos de la Policía Estatal Preventiva durante el jueves, alrededor de las 10:30 de la mañana, cuando fue señalado de estar merodeando sospechosamente un comercio ubicado en la calle Adolfo López Mateos entre Primero de Julio en el centro de la localidad.

Horas antes de cumplir con las 36 horas de cárcel preventiva impuestas por un juez calificador, el chiapaneco solicitó apoyo de las autoridades de la Policía Municipal Preventiva para que lo acompañaran a buscar sus pertenencias a las galeras del poblado de Carlos Alberto Madrazo, en donde vivió desde hace un tiempo cuando llegó a trabajar como cortador de caña.

Una patrulla de la corporación municipal trasladó al hombre hasta el poblado, pero al llegar fue reconocido de inmediato por los habitantes, quienes lo comenzaron a señalar, por lo que rápidamente fue llevado hasta la galera que habitaba, donde tomó sus cosas, y fue trasladado a las celdas del poblado de Ucum en espera del personal preventivo que lo acompañaría de regreso a la capital del estado.

A las 18:00 horas varios uniformados encabezados por el director de la Policía Municipal Preventiva, Diddier Vázquez Méndez, arribaron a la partida de Ucum, donde varios de sus compañeros de galera fueron a verlo para despedirse de él.

Manuel Pérez Gómez fue sacado de la celda esposado de la muñeca a un policía. Iba vestido con una playera blanca y pantalón azul de mezclilla, así como botas industriales de color mostaza y agarrando una pequeña maleta de color azul. Rápidamente fue subido a la batea de una patrulla marcada con el número 0031.

En entrevista exclusiva con el POR ESTO! de Quintana Roo, Pérez Gómez, a quien se notaba exhausto y enfadado, expuso que se iba del poblado por temor a un linchamiento.

“Me iban a bajar de por sí (de la patrulla) cuando me detuvieron, sólo que los policías no dejaron que me jalaran”, expresó. Añadió que ayer llegó a un comercio a ver unas playeras, pero la persona que atendía le dijo que ya estaba cerrando porque le llevaría su lunch a sus hijos, por lo que se fue a comprar un refresco, y al regresar no le abrieron la puerta del lugar. Fue al retirarse que unos vecinos lo detuvieron por andar merodeando el establecimiento.
“Ya que me habían detenido, la gente comenzó a amontonarse y ya me querían bajar. No vi cuantas personas eran, porque me acostaron en la caja de la patrulla para que no me hicieran nada”, relató.

Finalizó diciendo que estaba molesto, porque asegura que no estaba haciendo nada y lo señalaron injustamente, aunque reconoció que sí tenía dos días paseándose por el sitio.
“Me voy por mi seguridad, para que no me hagan nada”, manifestó.

Momentos después, los agentes abordaron la unidad 0031, la cual fue escoltada por la patrulla 0074 y otra sin insignias, mismas que tomaron la carretera federal hacia Chetumal.

Las unidades de la Policía Municipal Preventiva se dirigieron directo hacia la terminal de autobuses ADO, ingresando por la avenida Insurgentes. Al llegar, el chiapaneco ya no tenía las esposas y bajó de un salto hasta la banqueta peatonal, siendo escoltado en todo momento hasta la ventanilla, donde al comprar su boleto fue despedido y los policías se retiraron.

Como se recordará, el jueves por la mañana, la policía recibió el reporte de que en Carlos A. Madrazo los pobladores habían asegurado a un presunto ladrón que robada sospechosamente un establecimiento comercial situado en el centro de la comunidad.

El propietario de la tienda señaló a los uniformados que al sujeto que tenía asegurado lo había observado días atrás actuando de manera sospechosa, puesto que sólo llegaba a su establecimiento y revisaba las prendas de vestir, pero sin comprar nada.

Motivo por el que se les hizo sospechoso y, para evitar ser víctima de los delincuentes decidió pedir apoyo de sus vecinos, a través de mensajes de Wathsapp, por lo que aseguraron a quien dijo llamarse Manuel Pérez Gómez, de 23 años de edad, originario de Chiapas, quien al parecer vive en la galera y se dedica al corte de caña.

Lo señalaron igual de ingresar a otros establecimientos comerciales de Carlos A. Madrazo sin preguntar mucho y menos adquirir artículos.

En esta ocasión, al presunto delincuente detenido los habitantes decidieron entregarlo a la policía, pero al no haber delito que perseguir, los altos mandos determinaron ponerlo a disposición de un juez calificador por faltas administrativas, ya que presuntamente estaba bajo los efectos de alguna droga.

Por ello, fue llevado al calabozo de la Policía Municipal Preventiva, donde cumplirá con un arresto de 36 horas.

Sin embargo, esta situación fue suficiente para que el joven cortador de caña decidiera mejor abandonar la comunidad, para evitar ser blanco de alguna agresión física, luego de que los pobladores han extremado sus medidas de precaución tras haber linchado a un ladrón. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook