ALTAVOZ | Puñetazos a la impunidad o apenas un aliciente para la justicia que no llega

Posted on octubre 09, 2017, 12:22 pm
4 mins

Desde hace mucho, el titular de la Secretaría de la Contraloría, Rafael del Pozo, anticipó que el actual gobierno no procedería contra Félix González Canto pues los delitos habían prescrito.

Aunque respecto a integrantes del gobierno inmediato anterior, tampoco hay buenas noticias para los quintanarroenses que votaron contra la corrupción y la impunidad.

Sólo están detenidos cuatro, y si  bien Roberto Borge figura en esta selecta lista, hay quienes aseguran que su caso está sostenido con alfileres.

Por si fuera poco, se cayeron algunas de las denuncias contra el ex secretario del Ayuntamiento de Othón P. Blanco, Jorge Aguilar Cheluja, y otros peces gordos, como Mauricio Góngora, Juan Pablo Guillermo Molina y  Eliezer Villanueva Lanz, están en otros países disfrutado de su botín.

Frente a este panorama, también se ve muy lejos el día en que sean reintegrados (cubrir la reparación del daño) los 11 mil o 12 mil millones de pesos que suman las denuncias interpuestas contra Roberto Borge y sus secuaces.

La percepción es que está lejos, muy lejos de que sea cumplida la oferta de encarcelar a los corruptos, ya no de ‘oncena trágica’, sino al menos del quinquenio ‘borgista’.

En medio de esta desazón, el perredista Julián Ricalde le propinó algunos golpes a Félix González Canto como colofón de un ‘tuit’ de protesta del perredista  por la presencia del emblemático ex Gobernador en los festejos del 43 aniversario de la creación del estado de Quintana Roo.

Respecto a Roberto Borge, Félix y Julián tiene dos situaciones totalmente opuestas. El ex gobernador fue creador de ‘Beto’, mientras que Julián pasó las de Caín con el ahora ‘preso de Panamá’, quien mantuvo una larga y costosa campaña de difamación y calumnias por todo tipo de medios.

Tras el episodio ocurrido al finalizar el desayuno de la clase política por  el 43 aniversario de la creación del estado, se dejó venir  una avalancha de reacciones.

Obvio,  de inmediato a la prensa cebada por el ‘felixismo-borgismo’ pidió la salida de Ricalde de la Secretaría de Desarrollo Social y, por otro lado, las buenas conciencias se desgarraron las vestiduras por “el bochornoso espectáculo”.

Pero el perredista terminó siendo aclamado por las mayorías. De alguna manera, los puños de Julián atendieron la exigencia de castigar  a los culpables de 11 años de saqueo.

El ex alcalde de Cancún hizo ver mal a quien muchos consideran al ‘padrino’ de un grupo de políticos insaciables, que además iba por otros seis años de saqueo con Mauricio Góngora.

La exigencia de justicia, que aún no  llega en el actual gobierno, fue mitigada con los golpes propinados por un integrante del actual Gobierno al creador de ‘Beto’ Borge.

Aunque, en realidad, los golpes de Julián a Félix son solo un aliciente para los que están hartos de la corrupción y la impunidad, pues más temprano que tarde la realidad se impondrá con toda su crudeza.

Y como dice la canción ‘La Fiesta’ de Serrat:

“Y con la resaca a cuestas / vuelve el pobre a su pobreza, / vuelve el rico a su riqueza/ y el señor cura a sus misas”.

“Vamos bajando la cuesta que arriba en mi calle se acabó la fiesta”.

 

INÉDITO | EX GOBERNADOR Y EX ALCALDE SE LÍAN A GOLPES: Protagonizan Félix González y Julián Ricalde riña a bofetadas y trompadas en Chetumal… por un tuit

Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)