Denuncian ejidatarios de Ucú, Yucatán, venta de tierras con ‘asambleas fantasmas’

Posted on octubre 09, 2018, 8:19 am
5 mins

YUCATÁN, MX.- Felipe Quintal Dzul, líder de un grupo mayoritario de ejidatarios de Ucú, acusó que se han vendido ilegalmente cientos de hectáreas de ese ejido, mediante asambleas “fantasmas” y actas falsificadas, publicó Diario de Yucatán.

Es por ello, que exige la remoción del actual comisario Erick Martín Dzul Matú, por ser “títere” del excomisario Géner Pech León, y por aliarse con varios funcionarios y exfuncionarios del Registro Agrario Nacional y de la Procuraduría Agraria, así como de un grupo de empresarios, para llevar a cabo sus fines.

Quintal Dzul señala a uno de esos exfuncionarios como responsable de desaparecer las actas ejidales mediante las cuales el gobierno de Ivonne Ortega Pacheco adquirió más de 4,000 hectáreas en 2008, de las cuales “por lo menos 1,300 no sabemos dónde están”, dice.

El dirigente —que hasta el año pasado no participaba en la política ejidal— se presentó como candidato a comisario en los comicios del 28 de marzo, para enfrentar la falta de transparencia y el autoritarismo de Pech León.

“Decidí lanzarme sin asesoría, sin dinero, sin saber gran cosa del ejido, porque no me gustaba la actitud de Géner Pech de amenazar y castigar a quienes no estaban de acuerdo con él”.
“Una vez le dije que no quería vender mi tierra y me empezó a insultar y a amenazar: ‘para que puedas tener posesión de tu tierra pasarán siete años. ¡Estás loco chamaco, no sabes lo que haces!’, eso es lo que más coraje me dio”, afirma.

Quintal Dzul perdió las elecciones por 17 votos, en una jornada, denuncia, “amañada, en la que se impidió el voto a más de 120 ejidatarios”.
Dzul Matú es “títere y tapadera” de Pech León, comisario de 2015 a 2018 y quien, según Quintal Dzul, ha vendido cientos de hectáreas del ejido a un grupo de empresarios, con la ayuda de dependencias del gobierno federal.

Por este motivo, en dos ocasiones él y sus partidarios solicitaron la celebración de una asamblea para pedir la remoción de Dzul Matú, pero la Procuraduría Agraria (PA) lo impidió con argumentos “legaloides”.

“Ya estamos cansados de la corrupción del grupo de Pech León y por eso”, afirma, “estamos convocando a otra asamblea de remoción por tercera ocasión, para el próximo domingo”.

De presentarse otra vez las argucias legales de la Procuraduría, “podría desatarse la inconformidad de la mayoría de los ejidatarios y del pueblo, porque esto ya es un problema social en Ucú”, advierte el denunciante.

Quintal Dzul señala como responsable de estas artimañas a la delegada de la Procuraduría Agraria, Rita Candelaria Chuil Gómez, y específicamente al visitador agrario, Juan Heredia Ku, quien el día de las elecciones no intervino, pese a las evidentes irregularidades.

También acusa de las artimañas legales a Gaspar Loría Avilés, exsubdelegado jurídico de la Procuraduría y actual asesor de los empresarios que patrocinan al grupo de Pech León, así como al delegado del RAN, Cástulo Ramírez García, por esconder las actas de asamblea en las que presuntamente Pech León transfirió cientos de hectáreas a particulares, sin informar al ejido.

Ante los atropellos, Quintal Dzul y sus seguidores visitaron al próximo coordinador de Programas de Desarrollo del Gobierno Fede ral, Joaquín Díaz Mena, quien les sugirió buscar asesoría con el exdelegado de la PA, Jacinto Sosa Novelo.

Éste, dice, nos comentó que las actas de asamblea que autorizan la venta de más de 4,000 hectáreas del ejido al gobierno de Ivonne Ortega en 2008, las desapareció Loría Avilés.

“Sabemos que al ISSTEY le dieron como 2,700 de esas hectáreas —que aún no sabemos dónde están físicamente—, pero ¿y el resto, dónde están, quién las tiene?”. (Fuente: Diario de Yucatán)

Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)