“QUÉDATE EN MÉXICO…” TE LO PIDE TRUMP: Presidente de EU quiere que solicitantes de asilo permanezcan en nuestro país hasta que les resuelvan situación migratoria

Posted on noviembre 22, 2018, 6:51 pm
7 mins

WASHINGTON.– El presidente Donald Trump, pretende implementar un plan al que llamarán “Quédate en México”, bajo el cual los migrantes centroamericanos que soliciten asilo en Estados Unidos deberían permanecer en territorio mexicano y no en el estadunidense, mientras se procesa su caso y se determina la validez de su petición.

De acuerdo con el periódico estadunidense The Washington Post, que reveló el nuevo proyecto de Trump para contener al flujo de migrantes centroamericanos que llegaron a Tijuana como parte de las caravanas que viajan por el territorio mexicano, el nuevo plan de la Casa Blanca podría iniciar a implementarse este viernes 23.

“De acuerdo con memorandos del Departamento de Seguridad Interior”, que obtuvo el Washington Post, “los centroamericanos que no puedan demostrar una causa razonable de miedo o persecución en México no se les permitirá entrar a los Estados Unidos y se serán regresados a la frontera”, destaca el despacho del diario capitalino y uno de los más importantes e influyentes de Estados Unidos.

El nuevo proyecto de Trump, es otra de las estrategias que pretende implementar su gobierno luego del revés que sufrió tras la orden de la Corte Federal de Apelaciones del Noveno Circuito en San Francisco, California, que anuló la instrumentación de la proclama que firmó el mandatario el pasado 8 de noviembre y que congelaba la aceptación de peticiones de asilo de parte de los migrantes centroamericanos.

“El plan llamado ‘Quédate en México’ representa un quiebre mayor con los actuales procedimientos de escrutinio que, generalmente permiten a todos aquellos que establecen una causa creíble de miedo para regresar a sus países de origen; eviten la deportación inmediata y permanecer en los Estados Unidos”, matiza el Washington Post.

Desde que Trump ha magnificado la situación y realidad da la peregrinación de caravanas centroamericanas que viajan a la frontera sur de Estados Unidos por México, el mandatario ha buscado métodos de contención y disuasión a través de acciones anticonstitucionales y militares, como la proclama con la que buscaba anular los procesos de solicitudes de asilo y el despliegue de unos cinco mil 800 elementos del Pentágono en la zona limítrofe.

El Washington Post, que además consiguió documentos internos del Departamento de Seguridad Interior sobre el plan “Quédate en México” y habló con funcionarios familiarizados con el tema, apuntó que no se sabe si la Casa Blanca ha consultado con el próximo presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, o su equipo, la intención de mantener en el territorio mexicano a los peticionarios de asilo.

Bajo las leyes estadunidenses de asilo, todo peticionario tendría que quedarse en Estados Unidos mientras su analiza y determina su caso.

La proclama que firmó Trump el pasado 8 de noviembre definía que, sólo aceptarían solicitudes de asilo de peticionarios que ingresaran “legalmente” a los Estados Unidos por los puertos de ingreso migratorios en la frontera con México y que estos se quedarían en centros de detención y no serían liberados todo el tiempo que tomará el procedimiento de su caso ante las cortes de inmigración.

La proclama determinaba que serían deportados a México todos los solicitantes de asilo que ingresaran como inmigrantes indocumentados a Estados Unidos, sin embargo, la intervención de la Corte Federal de San Francisco congeló la orden ejecutiva de Trump.

El rotativo capitalino apunta en su despacho publicado en la primera plana de su edición impresa de este jueves que es Stephen Miller, el principal asesor de Trump, el patrocinador del plan “Quédate en México”.

La nota de primera plana acota que hay cierto desasosiego en la Casa Blanca, debido a la problemática para implementar el proyecto por la sensibilidad de las negociaciones con el gobierno mexicano.

El gobierno de Trump no ha cesado en insistir en concretar con México un acuerdo para delegar en las autoridades mexicanas el proceso de peticionarios centroamericanos de asilo en Estados Unidos y su deportación.

En un principio Trump quería concretar con el gobierno saliente de Enrique Peña Nieto, el acuerdo de convertir a México en un Tercer País Seguro.

Bajo este compromiso, rechazado por la intervención directa de Marcelo Ebrard, próximo canciller mexicano en el gobierno de López Obrador, Trump pretendía que todos los centroamericanos o ciudadanos de otros países que pidieran asilo e Estados Unidos, primero lo hicieran en México y que, bajo la determinación tomada en ese país de su caso, posteriormente se canalizara a Estados Unidos.

Sobre la deportación de los migrantes centroamericanos a quienes se les rechazará la aceptación de su petición o el asilo, el gobierno de Trump asignó 20 millones de dólares a la llamada Iniciativa Mérida, para que el gobierno mexicano cubriera con ello el costo del regreso a sus países de origen de las personas rechazadas por el sistema de inmigración de los Estados Unidos, sin embargo, nuevamente por la intervención de López Obrador y su equipo, se rechazó la medida unilateral.

Katie Waldman, la vocera del Departamento de Seguridad Interior, y luego de que se diera a conocer el despacho del Washington Post, emitió la noche del miércoles un comunicado de prensa para indicar que no hay planes inmediatos para instrumentar el proyecto “Quédate en México”.

“El Departamento de Seguridad Interior no implementará esta semana dicho programa”, indica el comunicado de prensa de Waldman. (Fuente: Proceso)

Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)