Trabajo sexual es considerado como “ataque a la dignidad de las personas” en Mérida

0
181

Por Itzel Chan

MÉRIDA, MX.- El Reglamento de Policía y Buen Gobierno de Mérida ha propuesto leyes que sancionan el trabajo sexual debido a que lo consideran como “ataque a la dignidad de las personas”, por lo que integrantes de asociaciones civiles consideran que es una norma estigmatizadora y representa una discriminación que vulnera el derecho al trabajo.

Luego de las demandas hechas por trabajadoras sexuales en el Centro Histórico de Mérida, quienes también se ampararon por las normas impuestas, el Tribunal Colegiado en Materias Civil y Administrativa del Decimocuarto Circuito, con sede en Mérida, confirmó la inconstitucionalidad del Reglamento de Policía y Buen Gobierno.

El resolutivo en relación a la norma que se encuentra en la fracción VI del Artículo 15 del Reglamento municipal, indica que es “es una norma estigmatizadora, porque proyecta un mensaje discriminatorio contra cierta categoría”.

De esta manera, personas activistas han dejado claro que con este tipo de normas sólo se genera discriminación hacia las personas que se dedican al trabajo sexual de manera voluntaria.

Las asociaciones tales como Indignación y la Unidad de Atención Sicológica, Sexológica y Educativa para el Crecimiento Personal (Unasse), han solicitado a las autoridades municipales que la fracción VI del Artículo 15 del Reglamento de Policía y Buen Gobierno sea eliminado.

Hay que mencionar también que la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey), emitió una medida cautelar a los elementos policiacos para abstenerse de realizar acciones que vulneren dichos derechos de las personas trabajadoras sexuales.

De esta manera, activistas proponen que en lugar de discriminar a quienes se dedican a esta labor, las autoridades municipales deberían crear políticas públicas desde una perspectiva de respeto a los derechos humanos.

Durante 2020, diversos colectivos en Yucatán denunciaron que el Estado ha violado los derechos de las personas que ejercen el trabajo sexual en el Centro Histórico de Mérida, ya que la Policía Municipal ha realizado detenciones arbitrarias, persecución, extorsión, amenazas, hostigamiento, robo e incluso actos que podrían ser considerados como tortura. (Noticaribe)

Comentarios en Facebook