Pruebas rápidas adquiridas en redes o en la calle podrían desencadenar contagios de COVID-19

0
98

CIUDAD DE MÉXICO, MX.- Conseguir una prueba para COVID-19 es tan fácil como buscar en Facebook, donde se venden pruebas individuales con precios desde 130 hasta 300 pesos, así como cajas con 10 tests que oscilan entre los 1,000 y los 1,800 pesos, publicó Expansión Política.

“Entregamos en estación del Metro a tu elección”, indica uno de los cientos de anuncios visibles en Marketplace.

Fuera del mundo digital también es sencillo conseguir las pruebas, pues estas son ofrecidas en locales del Centro Histórico. En la calle José María Izazaga, se ponen a la venta entre cajas de cubrebocas, litros de gel antibacterial, juguetes, peluches, baterías para celular y bocinas.

La venta irregular de pruebas para detectar si una persona tiene el virus SARS-CoV-2 se da mientras la Ciudad de México atraviesa por su cuarta ola de contagios. Actualmente, hay más de 120,000 casos activos ubicados y, después de estar en niveles mínimos, las hospitalizaciones han crecido a 2,406 pacientes, de los cuales 1,898 se encuentran en camas generales y 508 con ventilador, de acuerdo con el informe diario publicado este viernes por el Gobierno de la CDMX.

Los macrokioscos y centros comerciales donde el gobierno capitalino realiza pruebas rápidas de forma gratuita han recibido una demanda creciente. En lo que va del año, en esos puntos se registran largas filas donde, según estimaciones oficiales, al menos el 30% de las personas formadas busca poder comprobar en sus empleos que sufrió un contagio.

Ante esa saturación en los sitios con tests ofrecidos por las autoridades, ciudadanos contemplan como opción las pruebas caseras, pero aquellas vendidas de forma irregular —sin la aprobación de instancias sanitarias— representan un riesgo ante la posibilidad de presentar resultados erróneos, en especial falsos negativos, advierte Rafael Bojalil Parra, investigador del Departamento de Atención a la Salud de la UAM Xochimilco.

“Estas pruebas se prestan mucho a fraude porque en realidad no están los elementos para saber que han aprobado los estándares de la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos, por sus siglas en inglés) en Estados Unidos o la Cofepris (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios) en México, que tienen la suficiente capacidad para discernir si tienen algún defecto o son confiables”, dice en entrevista.

“El riesgo es tener resultados falsos, sobre todo resultados negativos, y es más fácil que se tenga un falso negativo a un falso positivo, pero si no conocemos la calidad de la prueba, en realidad no sirve”, subraya Bojalil.

En Facebook, la marca más popular es Realy, que no ha sido aprobada por la Cofepris, según ha informado la Agencia de Protección Sanitaria de la Ciudad de México.

El especialista de la UAM considera que el uso de estas pruebas puede provocar un aumento de los contagios.

“Si uno se hace una prueba y resulta que es un falso negativo, lo cual quiere decir que en realidad sí estás infectado pero no salió en la prueba, una persona se puede confiar e ir con su familia, a un viaje o una fiesta y contagiar a los demás; ese es el principal problema de los falsos negativos”, señala Bojalil.

La Agencia de Protección Sanitaria de la CDMX realizó un operativo este miércoles. En él, fueron decomisadas 459 pruebas rápidas en cuatro establecimientos, tras revisar un total de 28 locales en las plazas comerciales ubicadas en Izazaga 38 y 89, en el Centro Histórico.

En un recorrido realizado por Expansión Política en estas plazas, se observó cómo locatarios pausaron la venta de pruebas ante la posibilidad de que hubiera más decomisos.

“Apenas hubo operativo; entonces, casi nadie está vendiendo, se llevaron cajas y cajas de pruebas, los que lograron salvar su mercancía la tienen guardada mientras. Regresa el fin de semana, igual ya se calmaron las cosas y puedes conseguirlas”, comentó una vendedora del piso 5 de la Plaza Izazaga, en el número 89 de esa calle.

En contraste, a través de Facebook, los anuncios de venta continúan activos, con vendedores ubicados a lo largo y ancho de la ciudad. Los hay en las alcaldías Gustavo A. Madero, Cuauhtémoc, Tlalpan, Iztacalco y Álvaro Obregón, por ejemplo.

Cuidado con estas pruebas vendidas en Facebook

La Agencia de Protección Sanitaria alertó sobre la venta de las siguientes pruebas a través de redes sociales, ya que estas no cuentan con aprobación de la Cofepris:

Realy Novel Coronavirus (SARS-CoV-2). Antigen rapid test cassette (swab). Fabricante: Hangzhou Realy Tech Co., Ltd.

Kit de detección de antígenos (antígeno/fronto nasal). Fabricante: Szybio Life Origin Biotech.

  • Prueba rápida de antígenos SARS-CoV-2. Fabricante: Amunet.
  • SARS-CoV-2 Igg/Igm. Rapid test. Fabricante: Zhuhai Langfeng Biotech Co., Ltd.
  • Fastep: Covid19 Igg/Igm. Rapid test device. Fabricante: Assure Tech (Hangzhou) Co., Ltd.
  • Vivadiag: SARS-CoV-2 Ag. Saliva rapid test. Fabricante: Vivachek Biotech (Hangzhou) Co., Ltd.
  • Hotgen COVID-19. Antigen Schnelltest Ve1 (sellbest). Fabricante: Beijing Hotgen Biotech Co., Ltd.
  • One step test for SARS-CoV-2. Antigen. Fabricante: Getein Biotech, Inc.

(Fuente: Expansión Política)

Comentarios en Facebook