COBRAN VIDA LOS PANTEONES: Entre comida, música, nostalgia y olor a incienso transcurre el Día de Muertos en Cancún

Posted on noviembre 02, 2017, 1:04 pm
3 mins

Por Gonzalo Zapata

CANCÚN, MX.- Entre comida, música, nostalgia y olor a incienso, miles de personas acudieron este jueves a los panteones de Benito Juárez, como parte de los festejos de los días de los Fieles Difuntos.

Desde muy temprano, vendedores ambulantes se dieron cita, como cada año, en los dos panteones que hay en Cancún, Los Olivos y Álamos, siendo el primero donde se concentra la mayor cantidad de personas, además de que tiene mayor capacidad de bóvedas con 12 mil.

En el panteón los Olivos se montó un escenario para darle “vida” al lugar, y es que por la tarde el Instituto de la Cultura y las Artes de Benito Juárez, ofreció bailes y la presentación de músicos, como parte del festival que se preparó para estos días.

Mariana Pool fue una de los cientos de personas que acudieron este día al camposanto, “apenas pude venir hoy porque nos dieron el día libre en el trabajo”, comentó mientras lavaba el mausoleo donde descansan los restos de su madre.

Conforme uno se adentraba más al cementerio, las canciones norteñas del grupos del género se podían escuchar a través de las bocinas de aquellos músicos tenían para complacer a los familiares de aquellos que se adelantaron en el camino. Una tras otra canción fueron acompañando a los asistentes en su dolor.

“A diferencia de otros años, éste ha sido malo, casi ya nadie o muy pocos nos piden canciones”, precisó Don Julián al momento que sostenía su bajo sexto. Él junto a su compañero acuden todos los años a los cementerios para ofrecer canciones a los dolientes.

Conforme avanzaba el día, las canciones daban paso a otros géneros.

Los representantes de la iglesia católica ofrecían a los visitantes la oportunidad de anotar el nombre de su familiar ya fallecido para orar por su alma durante las homilías que se llevaron a cabo en la capilla del lugar.

Mientras las personas mayores limpiaban la tumba de aquel ser amado, los pequeños aprovechaban para correr por los pasillos que hay entre cada una, incluso buscaban los charco de agua para mojarse los pies. Las risas y los juegos también fueron parte del día. (Noticaribe)

Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)