Macario Gómez: de ejidatarios a “agentes inmobiliarios” y turisteros

0
51

MA­CA­RIO GO­MEZ, TULUM.- To­da­vía no se con­cre­ta el pro­yec­to del ae­ro­puer­to y los eji­da­ta­rios de es­ta co­mu­ni­dad ya em­pe­za­ron a re­ci­bir los be­ne­fi­cios. A la zo­na le fal­ta un pro­gra­ma de de­sa­rro­llo que or­de­ne el cre­ci­mien­to, lo cual es apro­ve­cha­do por los es­pe­cu­la­do­res de tie­rras.


El pa­go rea­li­za­do por el Go­bier­no es­ta­tal por sus tie­rras no fue lo es­pe­ra­do, sin em­bar­go, tie­nen pa­ra no pa­sar­la mal en es­tas fies­tas.
Pe­ro la bo­nan­za que se ave­ci­na, pro­pi­cia que los eji­da­ta­rios cam­bien de ac­ti­vi­da­des.
La gen­te de fue­ra, in­te­re­sa­da en que el pro­yec­to del ae­ro­puer­to se ha­ga rea­li­dad, em­pie­za a asen­tar­se, o bien re­cu­rre a la com­pra de pre­dios.
La ren­ta pa­ra es­ta­ble­cer ne­go­cios o ven­ta de los pre­dios es un una ac­ti­vi­dad en la que in­cur­sio­nan quie­nes fue­ron la ge­ne­ra­ción que les an­te­ce­dió, hom­bres de cam­po. Na­za­rio Chan es uno de los eji­da­ta­rios de la lo­ca­li­dad que ren­ta su par­ce­la a gen­te que ofre­ce va­rios ser­vi­cios.
La pro­duc­ti­vi­dad de las tie­rras nun­ca les pro­du­jo tan­tos be­ne­fi­cios co­mo la ren­ta­bi­li­dad en ma­te­ria de bie­nes raí­ces.
La pro­duc­ción agrí­co­la y ga­na­de­ra fue mas bien una prác­ti­ca de sub­sis­ten­cia, aun­que va­rios Go­bier­nos, cuan­do for­ma­ban par­te de So­li­da­ri­dad, in­ten­ta­ron apli­car pro­yec­tos co­mo el cul­ti­vo de hor­ta­li­zas, o la in­dus­tria­li­za­ción de la miel, sin el éxi­to es­pe­ra­do.
Los lo­tes ubi­ca­dos a ori­lla de la ca­rre­te­ra es­ta­tal Tu­lum-Co­bá, an­tes bal­díos o con pre­ca­rias vi­vien­das, se trans­for­man y con­vier­ten en lo­ca­les pa­ra co­mer­cio, o al­gún ser­vi­cio que re­quie­ra el tu­ris­mo.
La ofer­ta de lo­tes sal­ta a la vis­ta al tran­si­tar por la ca­rre­te­ra es­ta­tal. Los pre­dios es­tá a la ven­ta, ya sea di­rec­ta­men­te con el in­te­re­sa­do, o bien a tra­vés de ne­go­cios de bie­nes raí­ces.
Hay in­clu­so ofer­ta de tie­rras que ofre­cen co­mo atrac­ti­vo “ce­no­te in­clui­do”, pa­ra los de­sa­rro­lla­do­res.
En los úl­ti­mos cin­co años, el cre­ci­mien­to de la ac­ti­vi­dad co­mer­cial va de la ma­no con la del tu­ris­mo, aun­que in­ci­pien­te, que se lle­va a ca­bo a tra­vés de los ce­no­tes cer­ca­nos a es­ta co­mu­ni­dad, ubi­ca­da al pa­so de los tu­ris­tas que vi­si­tan la zo­na ar­queo­ló­gi­ca de Co­bá.
La co­mu­ni­dad ape­nas cuen­ta con mil ha­bi­tan­tes. Una de­le­ga­ción se cons­tru­yó ha­ce una dé­ca­da, y dis­po­ne de una es­cue­la pri­ma­ria, jar­dín de ni­ños y una te­le­se­cun­da­ria.
La cer­ca­nía con Tu­lum per­mi­te a los jó­ve­nes lle­var a ca­bo es­tu­dios de ni­vel me­dio su­pe­rior; una uni­dad mó­vil lle­va a la po­bla­ción los ser­vi­cios de sa­lud, de ma­ne­ra es­po­rá­di­ca.
Un par­que es­tá a me­dio cons­truir. La can­cha de usos múl­ti­ples es­tá de­te­rio­ra­da y hay un es­pa­cio bal­dío jun­to a es­tas can­chas, em­plea­do por los jó­ve­nes co­mo can­cha de fút­bol, con im­pro­vi­sa­das por­te­rías. (Fuente: Diario de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook