Asesinan a joven por lío de amores

Posted on enero 17, 2009, 11:45 pm
14 mins

CHETUMAL, MX.- En un arran­que de ce­los, Isau­ro Ga­lle­gos Pé­rez in­ten­tó ma­tar a un su­je­to del cual sos­pe­cha­ba que te­nía una re­la­ción ín­ti­ma con su ex con­cu­bi­na, aun­que el ata­que no re­sul­tó co­mo es­pe­ra­ba y ter­mi­nó ma­tan­do al más jo­ven de sus ex cu­ña­dos, por lo que hu­yó del si­tio, pe­ro fue de­te­ni­do mi­nu­tos des­pués por ele­men­tos de la Po­li­cía Es­ta­tal Pre­ven­ti­va.

Advertisement


Una lla­ma­da de au­xi­lio rea­li­za­da al nú­me­ro de emer­gen­cias 066 a eso de las cin­co de la tar­de de ayer, pro­vo­có in­ten­sa mo­vi­li­za­ción po­li­cia­ca, pues in­for­ma­ba so­bre un su­pues­to asal­to ocu­rri­do en una bre­cha a es­ca­sos cin­co ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Ba­ca­lar, en el cual una per­so­na ha­bía si­do ase­si­na­da de un es­co­pe­ta­zo a que­ma­rro­pa.
El se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, Sal­va­dor Ro­cha Var­gas, en­ca­be­zó el ope­ra­ti­vo pa­ra aten­der el lla­ma­do, por lo que po­co más de 30 ele­men­tos es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les fuer­te­men­te ar­ma­dos acu­die­ron al lu­gar a bor­do de 10 pa­tru­llas, acom­pa­ña­dos por una am­bu­lan­cia de la Cruz Ro­ja Me­xi­ca­na.
Los es­pe­cia­lis­tas en aten­ción mé­di­ca in­ten­ta­ron rea­ni­mar a un mu­cha­cho de nom­bre Ar­man­do Gó­mez Mo­re­no, de 29 años de edad, el cual es­ta­ba ten­di­do, bo­ca arri­ba, a la ori­lla de la bre­cha, mis­mo que te­nía po­co más de 13 he­ri­das pe­ne­tran­tes a la al­tu­ra del pe­cho, las cua­les fue­ron cau­sa­das por los per­di­go­nes de una es­co­pe­ta que le qui­ta­ron la vi­da.
En el lu­gar se ha­lla­ban tres per­so­nas más, los her­ma­nos de la víc­ti­ma, Fran­cis­co y Pe­dro Gó­mez Mo­re­no, y Fe­li­pe Be­ní­tez Mun­do, quien di­jo a los ofi­cia­les que mi­nu­tos an­tes los ha­bía in­ter­cep­ta­do un su­je­to ar­ma­do con una es­co­pe­ta ca­li­bre 20 mi­lí­me­tros, quien ase­si­nó a Ar­man­do de un so­lo ti­ro.
Agre­gó que el ase­si­no le apun­tó y rea­li­zó dos dis­pa­ros más, tras lo cual hu­yó y se es­con­dió en­tre el mon­te.
Pe­dro Mo­re­no co­men­tó que él y su her­ma­no se re­fu­gia­ron de­ba­jo de una ca­mio­ne­ta Ford, ti­po pick up, co­lor ca­fé, con pla­cas SZ-78-221, en la cual via­ja­ban an­tes de ser em­bos­ca­dos.
De acuer­do con los da­tos re­ca­ba­dos por el re­por­te­ro, el ase­si­no res­pon­de al nom­bre de Isau­ro Ga­lle­gos Pé­rez, ori­gi­na­rio de Chia­pas, quien des­de ha­ce dos años y has­ta ha­ce una se­ma­na vi­vió en unión li­bre con Mi­chae­lla Gó­mez Mo­re­no, her­ma­na del aho­ra oc­ci­so; sin em­bar­go, el su­pues­to ho­mi­ci­da so­lía gol­pear a la mu­jer, la cual de­ci­dió aban­do­nar­lo y co­men­zar una nue­va re­la­ción con Fe­li­pe Be­ní­tez.
El aban­do­no de su pa­re­ja creó un gran re­sen­ti­mien­to en­tre Isau­ro Ga­lle­gos y Fe­li­pe Be­ní­tez, mis­mo que fue acre­cen­tán­do­se con el pa­sar de los días, has­ta el día de ayer cuan­do el chia­pa­ne­co de­ci­dió to­mar una es­co­pe­ta y aguar­dar en la bre­cha has­ta que pa­sa­ra su ri­val por el si­tio.
Des­pués de la lle­ga­da de los po­li­cías arri­bó al si­tio Mi­chae­lla Gó­mez en com­pa­ñía de sus hi­jos Pe­dro y Ka­ren, de cin­co y sie­te años de edad res­pec­ti­va­men­te, y en el mo­men­to en que es­ta­ba lle­gan­do a la es­ce­na del cri­men re­ci­bió un men­sa­je en su te­lé­fo­no ce­lu­lar, el cual de­cía: “Por tu cul­pa pa­só es­to, to­do es por tu cul­pa y no des­can­sa­ré has­ta ver­lo muer­to”.
Pos­te­rior­men­te la mu­jer re­ci­bió una lla­ma­da de Isau­ro Ga­lle­gos, quien le di­jo que ella te­nía la cul­pa de lo ocu­rri­do, de­bi­do a que lo ha­bía aban­do­na­do por un hom­bre que, se­gún él, no va­lía la pe­na; sin em­bar­go, el ase­si­no no sos­pe­chó en nin­gún mo­men­to que la con­ver­sa­ción es­ta­ba sien­do es­cu­cha­da y gra­ba­da por los ele­men­tos de la Po­li­cía Es­ta­tal Pre­ven­ti­va.
Ro­cha Var­gas le di­jo a la mu­jer que de­bía man­te­ner la cal­ma y que con­tes­ta­ra las lla­ma­das del de­lin­cuen­te, que in­ten­ta­ra ave­ri­guar dón­de se en­con­tra­ba.
Apro­xi­ma­da­men­te a las 5:40 de la tar­de, el ho­mi­ci­da rea­li­zó una nue­va lla­ma­da a su ex mu­jer y le di­jo que se di­ri­gía al lu­gar del ase­si­na­to pa­ra re­co­ger­la jun­to con sus hi­jos, por lo que el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca or­ga­ni­zó un dis­cre­to ope­ra­ti­vo, ocul­tó al­gu­nas pa­tru­llas en bre­chas cer­ca­nas y se pre­pa­ró pa­ra sor­pren­der al mal­he­chor.
Mi­nu­tos des­pués, Isau­ro Ga­lle­gos fue de­te­ni­do a bor­do del ta­xi nú­me­ro 100 del po­bla­do de Li­mo­nes, mu­ni­ci­pio de Ot­hón P. Blan­co, cuan­do in­ten­ta­ba re­co­ger a Mi­chae­lla Gó­mez, por lo que fue so­me­ti­do, es­po­sa­do y tras­la­da­do a la ciu­dad de Che­tu­mal don­de fue cer­ti­fi­ca­do mé­di­ca­men­te an­tes de ser en­tre­ga­do al agen­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co del Fue­ro Co­mún.
El de­te­ni­do con­fe­só que arro­jó la ar­ma ho­mi­ci­da cer­ca del lu­gar de los he­chos, por lo que dos ofi­cia­les es­ta­ta­les se die­ron a la ta­rea de re­cu­pe­rar la es­co­pe­ta, la cual aún es­ta­ba car­ga­da.
Isau­ro Ga­lle­gos di­jo que su in­ten­ción no era ma­tar a su ex cu­ña­do, ya que su odio es con­tra Fe­li­pe Be­ní­tez, el cual lo­gró es­qui­var los es­co­pe­ta­zos al in­ter­nar­se en la ma­le­za.
Fi­nal­men­te, Ro­cha Var­gas co­men­tó que es­te ti­po de ope­ra­ti­vos han si­do pla­nea­dos pre­via­men­te con ayu­da de es­pe­cia­lis­tas en la ma­te­ria, mis­mos que fue­ron di­se­ña­dos pa­ra ob­te­ner re­sul­ta­dos in­me­dia­tos, lo cual que­dó de­mos­tra­do al lo­grar de­te­ner al ase­si­no mi­nu­tos des­pués de ha­ber co­me­ti­do el san­grien­to cri­men y di­jo te­ner ple­na con­fian­za en que es­te su­je­to se­rá cas­ti­ga­do con to­do el pe­so de la ley, ya que sus ele­men­tos efec­tua­ron una de­ten­ción sus­ten­ta­da y ape­ga­da a De­re­cho, ade­más de que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co cuen­ta con su­fi­cien­tes prue­bas en su con­tra co­mo pa­ra de­mos­trar su cul­pa­bi­li­dad an­te un juz­ga­do pe­nal. (Fuente: Diario de Quintana Roo)

Advertisement
Advertisement
Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)