Mantienen hermetismo sobre investigación de avionetazo

Posted on junio 20, 2010, 11:55 pm
8 mins

CHETUMAL, MX.- A una semana del trágico accidente aéreo en que perdieron la vida nueve personas, siete de ellas pertenecientes al staff del candidato a gobernador de la Alianza Quintana Roo Avenza, Roberto Borge Angulo, en Felipe Carrillo Puerto, ninguna autoridad de la Dirección General de Aeronáutica Civil ha dado a conocer avances sobre la investigación de las causas del desplome del avión Cessna C-208 Grand Caravan matrícula XA-TWK.


Pero además de las autoridades, la empresa propietaria de la avioneta, Grupo Aéreo Xiknal, de la que es dueño el ex gobernador Joaquín Hendricks Díaz y director su hijo Edgar Hendricks Rubio, tampoco han dado la cara para manifestar al público la situación en que se encontraba la nave en cuanto a su estado de mantenimiento, ni las responsabilidades de cobertura de seguro que puede tener con respecto a las víctimas del fatal percance, que es el peor accidente aéreo en la historia de la entidad.
El avión Cessna C-208 Grand Caravan matrícula XA-TWK, con la que el Grupo Aéreo Xiknal prestó el servicio de taxi aéreo al equipo de campaña y de seguridad del candidato a Gobernador Roberto Borge Angulo, se desplomó en medio de la selva, a 300 metros de la aeropista de la ciudad de Felipe Carrillo Puerto, de donde salió a las 5 y media de la tarde con dirección hacia Cancún.
La aeronave cayó en picada cuando no llevaba ni un minuto de vuelo, según testigos oculares, y fue localizada por los rescatistas a las 8 y 20 de la fatídica noche del domingo 13 de junio, sin que ninguno de sus ocupantes pudiera salvar la vida.
En un principio, las versiones que circularon tras conocerse la caída del avión eran que el candidato Roberto Borge Angulo viajaba en ella, pero poco después se confirmó lo contrario, ya que el abanderado priista viajó de Felipe Carrillo Puerto a Cancún en otra avioneta, una King Air F90 matrícula XA-JMO, y llegó a ese destino turístico sin problemas.
En el avión, cuya parte frontal quedó destrozada tras el choque con el suelo, mientras su cola se mantenía parada hacia el cielo atorada en ramas de árboles, fallecieron nueve personas, aunque al principio se había informado que eran ocho, incluyendo al piloto y al copiloto, porque no se había tomado en cuenta a un guardia del cuerpo de seguridad del candidato a Gobernador.
Murieron en este fatal percance el piloto del avión, Salvador Aguilar Madariaga; el copiloto Carlos Bracamontes García; el jefe de seguridad del candidato, Víctor Fernando Marchán Valdez; los policías estatales preventivos José del Carmen García Garmendia y Jesús Abundio Puch Chan, comisionados a la seguridad del candidato; el coordinador de giras del abanderado priista, Oscar Esquivel Ávila; y los asistentes de gestión social de la campaña Catalina Rodríguez Castillo, Mauri Magaña Vicente y Daniel Pacheco Castro.
Como se recordará, el candidato de la Alianza Quintana Roo Avanza suspendió sus actos de campaña durante dos días, para guardar luto por sus colaboradores muertos en el trágico accidente, quienes fueron inhumados en Chetumal, Cancún y Cozumel, de donde eran originarios.
Por la manera como el avión cayó, de acuerdo con las versiones de los testigos oculares, la combinación de un error humano con una falla mecánica derivada de un defecto de mantenimiento, es una probable causa del fatal desplome del avión Cessna C-208 Gran Caravan XA-TWK, algo en que coincide la opinión de pilotos aviadores y técnicos de aviación en campo que tratan de explicarse la forma como ocurrió el peor accidente aéreo en la historia de Quintana Roo.
Esto se desprende de, según testigos, el avión cayó cuando el piloto viró para volver a la aeropista de Felipe Carrillo Puerto, al sentir problemas en el funcionamiento del motor al momento de elevarse, pero sin estabilizar el avión primero antes de realizar la maniobra, pues al inclinarse la nave en el giro, no le permitió planear en el aire, perdió altura y se desplomó en picada.
El Cessna C-208 Grand Caravan es un avión de turbina con paletas, al que se conoce como turboprop y que la propela debe llevar su “over haul” o servicio de mantenimiento cada determinadas horas de vuelo, por lo que es importante en el esclarecimiento de este accidente conocer si se cumplió con el servicio debido.
Para las labores de investigación técnica, llegaron desde el lunes pasado a Chetumal y Felipe Carrillo Puerto peritos de la Dirección General de Aeronáutica Civil de México, técnicos de Cessna México con base en Toluca, y peritos de la aseguradora, que tratan de determinar a qué se debió el percance.
Sin embargo, luego realizar peritajes en el lugar de la caída del avión y de rescatar el motor de la aeronave, no se dio ninguna información sobre una hipótesis de la causa del fatal percance.
Tampoco lo hizo la empresa Grupo Aéreo Xiknal S. A. de C. V., de la cual aparece como propietario y director Edgar Hendricks Rubio, hijo del ex gobernador Joaquín Hendricks Díaz, quien ya fue citado a declarar dentro de las investigaciones que realizará las autoridades federales y estatales para que explique respecto a las condiciones en que se encontraba la unidad aérea.
Mientras la comandancia del aeropuerto internacional de esta ciudad no quiso hablar sobre el tema y tira la “bolita” a la Dirección de Comunicación Social de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) al no querer dar información a los medios de comunicación, la cual tampoco habla sobre el tema, sino que dice que es asunto de la Dirección General de Aeronáutica Civil. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)