Insisten inversionistas del ‘Dragon Mart’ en que el proyecto está en regla y “va en tiempo y forma”

Posted on enero 09, 2013, 11:54 pm
10 mins
MÉXICO.- Inversionistas de Dragon Mart Cancún aseguraron que el proyecto comercial en Quintana Roo “va en tiempo y forma” y reiteraron que ya fue autorizado en materia de impacto ambiental y de servicios, por lo que el plan de su edificación avanza.
“El proyecto cumple en materia legal. No veo ningún elemento ni ambiental ni económico que impida que el proyecto se realice, cuyo 90 por ciento es capital nacional”, aseguró el director general de Dragon Mart Cancún, Juan Carlos López.
Esta postura se da en un marco de críticas de diversas asociaciones empresariales al proyecto, al argumentar que se trataría de la comercialización masiva de productos chinos, lo que implicaría abrir “las puertas a competidores que han demostrado a través del tiempo ser desleales y estar fuera de la ley”.
En conferencia de prensa ofrecida en un hotel de esta capital, Juan Carlos López descartó que se trate de un proyecto pensado para el comercio chino solamente.
En el negocio podrá participar cualquier empresa de cualquier nacionalidad que cumpla con los requisitos específicos, explicó el directivo, quien adelantó que por lo pronto ya cuantificaron unas cuatro mil 500 empresas chinas interesadas y que ya se inició el levantamiento del padrón de empresas mexicanas también interesadas. Argumentó además que hoy cualquier empresa en el país está en posibilidad de arrendar un local, sin importar su nacionalidad.
Así, aseguró que “el proyecto va en tiempo y forma” luego de seleccionar el sitio de la construcción, que consta de 557 hectáreas, 193 sin vegetación, en donde se planea el área de construcción, y 364 con vegetación. En julio pasado se inició la etapa de trámites de factibilidad de servicio con la Comisión Federal de Electricidad y la Comisión Nacional del Agua, mismos que ya están listos, así como la constancia de uso de suelo y el manifiesto de impacto ambiental estatales, argumentó.
En este sentido, aseguró que el predio donde se hará la construcción no tiene cobertura vegetal ni está instalado en un ecosistema costero, por lo que no debería presentarse ningún problema para iniciar la obra. Según explicó, el permiso de construcción es el único trámite que hace falta, ante lo cual no descartó un procedimiento judicial en caso de no obtenerlo. Reiteró que se trata de una inversión nacional al 90 por ciento, realizada por una persona física, que es Carlos Castillo Medrano, propietario inicial del terreno.
Asimismo, una empresa moral, cuyo nombre es Monterrey Mark Cancún (Grupo monterrey), de Luis Felipe Salas, Miguel Pedraza y José Luis Salas Cacho; mientras que el restante 10 por ciento es de Chinamex, de Hao Feng.
Según precisó, la inversión inicial del proyecto es de unos 180 millones de dólares, de los que 28 millones fueron del costo del terreno y 150 millones en construcción, y en donde participarán alrededor de mil 600 empleados directos en los 18 meses que dure la edificación, una vez obtenido el permiso correspondiente.
Se trata de un proyecto con unos tres mil 40 locales de exposición y exhibición, en donde las empresas podrán ejercer cualquier tipo de comercio, mientras estén dentro de la legalidad.
Estos locales estarán incluidos en 14 pabellones, según el tipo de mercancía a exhibir, de los cuales uno será el de “México” para exportadores nacionales.
En materia residencial se prevé la construcción de 722 casas, cuyo número fue reducido debido a las condiciones de densidad del terreno, ya que originalmente se tenían previstas 919, y éstas serán dentro de un desarrollo unifamiliar y no vertical como se tenía previsto.
Las viviendas y los locales serán arrendados a las empresas que participen, así como al personal de las mismas que tenga que radicar en el lugar para exhibir sus productos.
Habrá también dos naves de bodegas que se construirán en 40 mil metros cuadrados, para atender las necesidades de logística de los participantes.
El directivo aclaró que no construirán ningún puerto alterno y que la operación de carga se realizará entre el puerto de Houston, en Estados Unidos, y Puerto Progreso, en el estado de Yucatán, mientras que para la operación aérea se realizará una logística con lo que existe.
Juan Carlos López anunció que ya tuvieron los primeros acercamientos, a nivel meramente informativo, con autoridades de la Secretaría de Economía, después de que el titular de la dependencia, Ildefonso Guajardo, señaló que vigilarían de cerca el desarrollo del proyecto para evitar cualquier impacto negativo a la industria nacional.
“El ánimo con autoridades de la Secretaría de Economía fue explicar que el proyecto cumple como negocio inmobiliario y que los clientes cumplirán en su momento, y eso fue lo que se trató en la reunión”, expuso.
Añadió que también tuvieron reuniones con representantes de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) y con algunas otras organizaciones empresariales para exponer el proyecto, y que incluso ya tienen a empresas mexicanas interesadas, en particular del segmento de joyería. La intención de Dragon Mart Cancún es consolidar a la localidad como un centro internacional de negocios que compita con Los Ángeles, Miami, Panamá o Sao Paolo, aseguró.
En diciembre pasado, el presidente de la Concamin, Francisco Funtanet Mange, se manifestó en contra del proyecto al argumentar que las pérdidas en contra de la industria nacional superarían los 200 millones de dólares.
Por ello, pidió a las autoridades federales y locales la inmediata suspensión del proyecto, toda vez que abriría las puertas a prácticas comerciales desleales y sobre todo ilícitas, e implicaría la creación de dos mil 500 empleos pero sólo para los chinos, quienes vendrían a trabajar a México.
Otras organizaciones que se han manifestado en contra son la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur) y Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive).
La primera se opuso firmemente a las prácticas desleales de comercio y a la invasión de productos subvaluados y apócrifos que perjudiquen la planta productiva nacional, por lo que alertó que Dragon Mart podría ser puerta de entrada masiva de artículos subvaluados, de mala calidad, “pirata” o robados.
La segunda pidió impedir la obra ante el impacto negativo que ello puede traer a la industria del vestido, y denunció que el proyecto ha tenido desde sus inicios entre seis o siete modificaciones, lo que genera desconfianza sobre el comportamiento comercial que adoptará al momento de iniciar operaciones, lo que se prevé suceda en 2014.
En este contexto, la Comisión Permanente del Congreso aprobó un punto de acuerdo para pedir a los gobiernos federal, de Quintana Roo y del municipio Benito Juárez información sobre la construcción del proyecto que se realiza en Cancún, así como de obras asociadas.
Diputados y senadores consideraron urgente el tema presentado por la senadora Dolores Padierna, para solicitar información económica, ambiental, de migración y social relacionada con la construcción y operación del proyecto que daría empleo en su mayoría a trabajadores de origen asiático. (Fuente: Notimex)
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)