Mujer policía que denunció supuesto acoso sexual de comandante ahora es demandada por falsedad de declaraciones

Posted on agosto 14, 2013, 11:52 pm
12 mins

sigue-la-telenovelaCHETUMAL, MX.- Irlanda Matlazihuatl Viana Hernández, agente de la Policía Municipal Preventiva (PMP) que denunció a un comandante de la misma corporación por supuesto hostigamiento sexual, ha caído en diversas confusiones que determinan completa falsedad en las imputaciones que le hace al oficial Ramón Pérez Vidal, por lo que fue demandada por falsedad de declaraciones. De acuerdo con el expediente 47/7-2013, la mujer señala que hace aproximadamente un año, el comandante Pérez Vidal la amagó y golpeó con la cacha de su arma de cargo, así como la manoseó y la amenazó de muerte de no mantener relaciones sexuales con él, esto, dijo, ocurrió en la caseta policiaca ubicada en el Fraccionamiento Las Américas, donde justamente a menos de 50 metros hay un elemento policiaco comisionado a la vivienda del director operativo de la Policía Municipal Preventiva (PMP), Luis Germán Sánchez Méndez, y a sabiendas de que este agente estaba en ese sitio, la mujer no procedió a pedir auxilio.
No obstante esto, la mujer no denunció de manera inmediata ante las autoridades correspondientes al comandante por el supuesto acoso, sino que continuó trabajando junto al elemento, tan es así, que incluso estuvo comisionada con el agente, el cual, en su servicio subió fotografías al Facebook en donde se veía acompañado, en sus labores, por la policía Irlanda Viana, la cual a vista expresa de las publicaciones se notaba “contenta”.
Sin embargo, esto no ha sido todo, sino que ahora está en el desahogo de pruebas en la Junta de Honor y Justicia de la PMP, en donde se ha exhibido también, una fotografía que el comandante Pérez Vidal sube a su cuenta en esa red social días después de que supuestamente la oficial “fue víctima de acoso sexual”, y esta misma mujer le dio “like (me gusta)” desde su perfil “Irlanda Viaña” a dicha imagen y le comenta “piu piuuu jejeje”, además que comentaba siempre sonriendo cualquiera que el oficial posteara.
Lo anterior, según especialistas, resulta algo confuso, toda vez que cualquier persona que ha sido acosada por alguien, difícilmente logra mantener una relación tan “amena” con su presunto agresor, por lo que estas pruebas determinan la falsedad con la que la oficial Viana Hernández ha procedido en sus declaraciones.
No obstante, en su declaración ministerial, el día 9 de julio de 2013, Viana Hernández declara que aproximadamente mes y medio después antes de esta fecha, el comandante Pérez Vidal la amenazó con “indirectas” de que “él no olvida y azotaba su arma en la mesa”.
Cabe mencionar que en este caso, otra de las pruebas que ha quedado incluso respaldada por las autoridades de esta corporación es que la supuesta agraviada declara que el comandante “Tiburón”, como es conocido Ramón Pérez Vidal, acudió en esa fecha de 2013, la cual ella no especifica a bordo de la patrulla “Lince 56”, lo cual también es erróneo, pues el oficial en esas fechas traía a su cargo la patrulla “Lince 57”.
La falsedad en las declaraciones de Irlanda Matlazihuatl Viana Hernández son obvias, empero sobre las dudas que persisten referente a que ha llevado entonces a esta oficial a denunciar al comandante “Tiburón” por hostigamiento sexual, se sabe que, ese día en que ella señala que su presunto agresor llegó y la amenazó por segunda ocasión en la caseta Gonzalo Guerrero, en el Fraccionamiento Las Américas, el comandante efectivamente acudió al lugar, pero por problemas personales que sostenía, solo saludó superficialmente a tres agentes que estaban en el sitio y a Viana Hernández ni la volteó a ver.
Lo anterior, como suele pasar en personas que no les gusta pasar desapercibidas, molestó a la agente policiaca, quien a manera de venganza le informó vía telefónica al comandante “Cóndor”, subdirector operativo, que debería hablar con él para quejarse de hostigamiento por el comandante “Tiburón”.
El comandante “Cóndor” mandó llamar a Pérez Vidal, a quien le notificó la problemática, pues la mujer había afirmado que momentos antes “Tiburón” la había amenazado con “indirectas y azotando su arma”, a lo que el oficial respondió que no era cierto, toda vez que había tres testigos y las hijas de la propia gendarme.
A sabiendas de que no se puede contar con la presencia de menores en la caseta policiaca y menos sin autorización, “Cóndor” hizo de conocimiento del director operativo Luis Germán y éste liberó la boleta de arresto en contra de la mujer policía, misma boleta que ella refiere en medios de comunicación que se le aplicó tras denunciar a Pérez Vidal, lo que por obvias razones, también es falso.
Al ver que autoridades de la corporación no habían caído en su juego, la mujer decidió interponer la queja ante la Junta de Honor y Justicia, y posteriormente, ante el Ministerio Público del Fuero Común (MPFC), además de que acudió a medios de comunicación para “evidenciar” al comandante “Tiburón”.
Por lo anterior, la mujer fue denunciada por falsedad de declaraciones, además de que en breve podría ser denunciada de igual forma por daños a la moral.
Cabe mencionar que el abogado defensor de Ramón Pérez Vidal, Héctor Hernán Pérez Rivero, señaló que estas acusaciones, por las diversas falsedades que imperan en ella, no trascenderán, por lo que se le tendrá que reponer al agente sus salarios caídos, pues ha sido suspendido, además de que la mujer tendrá que responsabilizarse por el daño moral.
En ese sentido, el comandante Pérez Vidal refirió que: “A mí que me investiguen y que me comprueben, yo estoy seguro de que no le he faltado el respeto a mi compañera y a ninguna otra. No sé qué pretende la oficial al querer perjudicarme de esta manera, tanto en mi trabajo como en mi familia, porque quieras o no, esto perjudica, sobre todo por lo que pueden pensar nuestros hijos de nosotros. Si fuera cierto, qué más da, pero así de a gratis no lo veo justo”.
De acuerdo con informes del propio Gumercindo Jiménez Cuervo, director general de la corporación, Ramón Pérez Vidal ha sido uno de los mejores elementos que ha tenido la corporación durante los cinco últimos cinco años, pues desde que ingresó a la institución, hace aproximadamente 10 años, se ha comprometido completamente, tan es así que se ha ganado a pulso el puesto de supervisor y encargado de turno al momento.

NEGRO HISTORIAL DE POLICIA “VICTIMA”

De acuerdo con informes según sus compañeros policías, ha querido sostener romances con el comandante Ramón Pérez Vidal, desde que ingresó a la corporación y, a raíz de que el gendarme no ha accedido, procedió a denunciarlo, pues ella afirma que “soy de las mujeres que cuando queremos algo, lo tenemos a como dé lugar”.
Lo anterior se fundamente con las versiones de los propios vecinos de ambos, pues ella y Pérez Vidal viven en la mismo Fraccionamiento de Las Américas, quienes afirman que la mujer policía llegaba siempre a la casa del oficial, en donde convivían en familia, y que incluso, hace algunos meses que “Tiburón” estuvo enfermo, justo después de que supuestamente la golpeó y amenazó, ella acudió a visitarlo casi a diario, pues eran “íntimos amigos”, a grado tal, que en diciembre le llevó un “pavo de navidad”.
Familiares de Pérez Vidal desconocieron completamente el accionar de la policía, pues aseguran que siempre habían convido de manera muy cercana y en ningún momento pensaron que ella procedería contra su “amigo” de esa manera y sobre todo con mentiras de esta categoría.

SOSTIENE DOS RELACIONES SENTIMENTALES

Además, ésta mujer, Irlanda Matlazihuatl Viana Hernández, sostiene una relación sentimental con un elemento policiaco de nombre David del Carmen Sansores Madrid, a pesar de que en su domicilio ubicado en la calle Guatemala, número 423, entre Luis Manuel Sevilla y Panamá, del Fraccionamiento Las Américas II, vive con el padre de una de sus hijas.
Lo anterior ha sido cuestionado siempre por sus compañeras de trabajo, a quienes les asegura, al igual que a su pareja sentimental Sansores Madrid, que no tiene nada que ver con el sujeto que vive en su mismo domicilio, pues “es un diabético y sólo lo mantengo por lástima”. Este tipo de actitudes, según expertos en psicología, es común en las personas acostumbradas a mandar y que sienten que todo debe ser como ellos quieren.
Cabe mencionar que esta pareja siempre anda “trabajando” junta, e incluso, hace algunos meses fueron acusados de cometer el delito de abuso de autoridad en contra de una persona que detuvieron en uno de los fraccionamientos aledaños, a quien golpearon salvajemente y enviaron a un nosocomio. (Fuente: Diario de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook