Consignan a artesana de Bonfil por trata de menores; “no hice nada malo”, declara

0
2

img_1391244377_532c636fdc01bd9d4cf4
CANCÚN, MX.- “Nosotros creíamos que eran sus hijos”, comentaron vecinos de Carmen Martínez Jiménez quien reclutaba y operaba toda una red de explotación de menores de edad del estado de Guerrero de donde los reclutaba para traerlos a trabajar como obreros en una casa de la delegación Alfredo V. Bonfil; explotándolos al hacerlos trabajar 12 horas diarias.

La mujer fue consignada ayer a un Juez Penal y ante el Ministerio Público del Fuero Común dijo “No hice nada malo y no sé por qué me trajeron aquí”.

La Policía Judicial del Estado (PJE) ahora está tras la pista de la pareja sentimental de la detenida, pues al momento de ser arrestada la mujer dijo que había viajado a Guerrero presuntamente a traer más menores hacia Cancún.

Al ser cuestionados sobre la presencia de menores en una casa ubicada en la calle Ignacio Allende entre Carlos Salinas de Gortari y Lázaro Urbina en Alfredo V. Bonfil, los vecinos manifestaron temerosamente que ignoraban que los menores ahí encontrados fueran explotados por “Doña Carmen”.

“Nosotros creíamos que eran sus hijos, casi no salían y como la casa está cerrada por el portón, no se veía nada hacia adentro. Casi no salían y cuando lo hacían, era con ella”, comentó una de las vecinas.

El domicilio continúa asegurado por el Ministerio Público del Fuero Común y custodiado por policías municipales y judiciales, pues adentro se encuentran alrededor de más de mil piezas de barro que eran vendidas como artesanía.

Ahora, la Policía Judicial del Estado (PJE) está tras la pista de la pareja sentimental de Carmen Martínez Jiménez, pues se cree que el hombre viajó al Estado de Guerrero para traer a más menores bajo engaños y ponerlos a trabajar para ellos como obreros.

Ayer el Ministerio Público del Fuero Común adscrito a la Fiscalía Especializada en Delitos Sexuales, consignó a un Juez Penal a la mujer, por el delito de trata de personas en agravio de los cuatro menores de edad y al medio día fue trasladada a la cárcel de esta ciudad.

Al rendir su declaración ministerial, Carmen Martínez Jiménez se limitó a declarar “No hice nada malo y no sé por qué me trajeron aquí”, aun así, las declaraciones de los cuatro menores fueron suficientes para ejercer acción penal en su contra.

El expediente quedó abierto para continuar con la investigación de este hecho, el cual es el primero registrado en este año. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook