PEDIRÁN CONDENA MÁXIMA: Consignan a secuestradores y asesinos de empresario en Cancún

0
62


CANCÚN, MX.- Por los delitos de secuestro y homicidio agravado, la tarde de este jueves fueron consignados tres de los cuatro secuestradores responsables del asesinato del empresario, Roberto Cerrillo Lara, privado de su libertad a finales del mes enero en Cancún.

María Isabel Valladares Domínguez, madre de Libia Isabel Benítez Valladares, pareja sentimental del ahora occiso, fue consignada por el delito de encubrimiento, delito no estipulado como grave.

Los cuatro delincuentes fueron trasladados al Centro de Reinserción Social (Cereso) de Cancún, fuertemente custodiados.

En tanto, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) intercambia información con las procuradurías de otros estados para conocer el largo historial delictivo de César Alejandro Gálvez Vargas (a) “El Toro” y/o “El Sarro”, quien se encuentra involucrado en al menos cinco secuestros perpetrados en el país.

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) informó que tras encontrar las pruebas suficientes, el Ministerio Público del Fuero Común consignó ante un juez penal a los cuatro secuestradores responsables del asesinato del empresario de Baja California, Roberto Cerrillo Lara.

Las autoridades señalaron que Libia Isabel Benítez Valladares, de 29 años de edad; César Alejandro Gálvez Vargas (a) “El Toro” y/o “El Sarro” de 21 años, actual pareja de Libia y Marlon Mijail Sulub Tun, de 18 años, fueron consignados por los delitos de secuestro y homicidio agravado, mientras que María Isabel Valladares Domínguez, de 53 años de edad, madre de Libia Isabel, fue consignada sólo por encubrimiento.

Por tal motivo, al vencer el término constitucional los cuatros fueron trasladados bajo custodia al Centro de Reinserción Social (Cereso) de Cancún, en donde el lunes se resolverá su situación jurídica.

En el caso del delito por el cual fue acusada la madre de Benítez Valladares, las autoridades refirieron que se comprobó que la mujer de 53 años sólo cuidaba a sus nietos, mientras que “Libia” planeaba lo del secuestro, por lo que no tuvo participación alguna en la privación de la libertad o el asesinato.

Libia Isabel organizó el plagio, con la ayuda de su actual pareja César Alejandro Gálvez, quien forma parte de una banda de secuestradores que han cometido secuestros en los estados de Morelos, México, Guerrero y Querétaro.
“César” y otro sujeto aún prófugo, asesinaron al empresario de varias puñaladas en distintas partes del cuerpo el pasado 30 de enero, por lo que una vez terminada la encomienda, los asesinos decidieron enterrarlo en la misma casa donde lo tenían secuestrado, en uno de los baños.

Ante esta situación, las autoridades estatales afirmaron que buscarán que se dicté la condena máxima contra todos los involucrados, mientras que las investigaciones continúan para dar con el paradero del asesino que continúa prófugo. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)
995985_195536583952785_145132243_n

LA AMBICIÓN LLEVÓ A LiBIA ISABEL A SECUESTRAR Y MATAR A ROBERTO CERRILLO

CANCÚN, MX.- La petición de una prueba de paternidad y el miedo de perder dinero y su negocio, fueron razones suficientes para que Libia Isabel Benítez Valladares pidiera el asesinato de su ex pareja sentimental, el empresario Roberto Cerrillo Lara.

Si bien, el secuestro de Cerrillo Lara le serviría para obtener más dinero, la idea siempre fue matarlo, por lo que Benítez Valladares dio la orden de asesinarlo a unos cuantos días de que lo privaran de su libertad.

A sus 29 años, Benítez Valladares logró formar una vida para ella y su hijo con el dinero que les aportaba el empresario, quien al sospechar que la mujer sólo lo utilizaba por los negocios de venta de plata, intentó alejarse, lo que al final del día le costó la vida.

Mórbida, descarada y fría, fue la declaración de Libia Isabel Benítez Valladares, de 29 años de edad, acusada por el asesinato de su ex pareja sentimental, el empresario de Baja California, identificado como Roberto Cerrillo Lara.

Ante las autoridades Benítez Valladares señaló que después de concebir un hijo con el empresario, éste le daba mensualmente pensión para el pequeño y le regaló un puesto de venta de artesanías y plata en el Mercado 28, en el cual recibía la mercancía del empresario completamente gratis, por lo que las ganancias eran sólo suyas.

Tras algunos meses de pelear por diferencias e infidelidades, el empresario comenzó a dudar de la paternidad de su pequeño, amenazando con quitarle el negocio y la ayuda si la muestra de ADN comprobaba que el niño no era suyo, lo que de inmediato la puso en alerta al sentir que podría acabarse su mayor fuente de ingresos.

Fue así que con una mente retorcida y las ideas de su pareja sentimental, César Alejandro Gálvez Vargas (a) “El Toro” y/o “El Sarro”, decidió deshacerse de su problema, no sin antes, sacarle un poco más de provecho.

La mujer manifestó que desde un principio la idea era asesinar al empresario, por lo que el secuestro sólo sería una forma “fácil” de ganar dinero, lo que la llevó a ordenar el asesinato de su ex pareja sentimental a tres días de que lo privara de su libertad.

Aún con cinismo, Benítez Valladares se hizo cargo de los cuidados del empresario a quien humillaba, mientras que en diversas ocasiones todos los secuestradores le afirmaban que pronto acabarían con su vida.
Después de llevar a cabo el asesinato, decidieron huir de Quintana Roo y refugiarse en Querétaro, desde donde continuaron llamando a los familiares del ahora occiso para pedir el rescate, el cual no se pagó.

La avaricia y vanidad llevaron a Libia Isabel Benítez Valladares, de 29 años de edad, a perder lo que más quería, pues ahora que su hijo se queda desamparado ya no disfrutará del dinero que intentaba arrebatar de las manos de Roberto Cerrillo Lara, empresario asesinado a sangre fría y puñaladas en un domicilio de la Región 235. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook