DESBARATAN CARRERAS CLANDESTINAS: Operativo policiaco en la entrada a Calderitas exhibe peligrosa actividad nocturna

Posted on julio 19, 2015, 11:56 pm
7 mins

CHETUMAL, MX.- Como la antesala de la muerte, decenas de jóvenes esperan su turno para realizar una carrera de autos que podría ser la última. Alcohol, velocidad e irresponsabilidad en varios jóvenes que se reúnen en el lugar conocido como El Desnivel, situado en el Bulevar Bahía poco antes de la entrada a Calderitas podrían arrojar la próxima tragedia en Chetumal.

Un operativo de la Policía Municipal puso fin a estas “carreras a la muerte” durante la madrugada de este domingo, donde un supuesto abogado que se encontraba en el lugar amenazó a policías y al reportero de esta casa editorial con perder su trabajo y afrontar consecuencias, por lo sucedido.

Motores rugiendo y rechinido de ruedas a toda velocidad fueron las constantes durante la noche del sábado, misma situación que continuó hasta la madrugada del domingo, en el lugar conocido como El Desnivel, situado en el Bulevar Bahía poco antes de la entrada a Calderitas, por lo que familias que paseaban en el sitio dieron aviso a las despachadoras del número de emergencias 066.
Elementos de la Policía Municipal Preventiva fueron quienes recibieron el reporte de las telefonistas de la Secretaría de Seguridad Pública, por lo que, al mando de Diddier Vázquez Méndez, director general de la corporación, implementaron un rápido y sigiloso operativo.

El movimiento policíaco dio inicio con dos patrullas y al menos cinco motopatrullas que cortaron la circulación del carril que va de sur a norte, a la altura del motel Bahía.

Simultáneamente, tres unidades del municipio se acercaron por el carril que va de norte a sur, desde Calderitas. Todas las unidades tenían los códigos de colores apagados y estaban coordinados para llegar al mismo tiempo.

Por fortuna, lograron cerrarle el paso a poco más de una docena de vehículos que se encontraban en el lugar, muchos de ellos modificados al estilo de las competencias callejeras, en una escena que podría comparase con la antesala a la muerte.
Lo anterior porque en el lugar el alcohol, la velocidad y la irresponsabilidad, por las cortas edades de los conductores, se mezclan en una combinación que podría convertirse en una tragedia para la capital del estado.

La lente del POR ESTO! logró captar la basura que dejó el consumo de bebidas embriagantes por parte de algunos de los asistentes.
Debido a lo anterior, los uniformados solicitaron a los conductores de vehículos encendidos y estacionados que formaran una columna y tuvieran sus documentos a la mano para que se les realizara una revisión.

Algunos de los jóvenes fueron revisados por los agentes policíacos en busca de armas, drogas o artículos prohibidos por la ley, sin embargo, aunque la mayoría se mostraron dispuestos a colaborar con los uniformados, otros discutían brevemente con ellos.

Un supuesto “abogado” encaró groseramente a los policías que realizaban la revisión de un vehículo que aparentemente era de uno de sus amigos; incluso, inquiría a los agentes por la labor que realizaban y desdeñaba sus esfuerzos. De la misma forma, aseguraba que el trabajo que realizaban no les competía a ellos porque dijo que “es una zona federal”, con el fin de que no los revisaran, pero a pesar de eso fueron sometidos por la cantidad de envases de alcohol encontrados en los alrededores.

El supuesto litigante se tornó aún más agresivo cuando el reportero del POR ESTO! tomaba las gráficas de los acontecimientos, lo que provocó que comenzara a tomarle fotos al comunicador. El supuesto abogado amenazó tanto a policías como al reportero de perder sus trabajos, los primeros mediante recursos de amparos y el segundo al llevar la fotografía a otro medio de comunicación.

Cabe mencionar que muchos de los conductores no contaban con licencia o la tenían vencida, incluso había vehículos que sus matrículas las tenían instaladas en el parabrisas o con micas que impiden leerlas con facilidad, así como un vehículo de procedencia extranjera sin papeles de regularización.

Finalmente, ocho conductores fueron infraccionados por personal de la Dirección de Tránsito del Estado, quienes llegaron en apoyo y dos vehículos fueron enviados al corralón.

Como se recordará, las carreras clandestinas ya han sido denunciadas por este rotativo, ya que, el 6 de julio del año pasado se dio a conocer que una “bomba de tiempo” son los arrancones clandestinos de automóviles que se realizan en el Bulevar Bahía a la altura del desnivel, poco antes de llegar al poblado de Calderitas, durante la madrugada de los fines de semana.

El lugar queda convertido en tierra de nadie ante la falta total de vigilancia policíaca. Ese día participaron poco más de medio centenar de vehículos de todo tipo y al menos 200 jóvenes atestiguaron las competencias, donde uno fue visto totalmente ensangrentado y sin recibir ayuda de los presentes o atención médica. Las carreritas se dieron en medio de mucho alcohol y los ánimos encendidos. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook