POLICÍAS BAJO FUEGO EN CANCÚN: Sin investigar presuntos vínculos con el narco de agentes tiroteados, suman 9 muertos y 7 heridos en poco más de un año

0
3
El Secretario de Seguridad Pública y Tránsito de Benito Juárez, Darwin Puc Acosta.

CANCÚN, MX.- Desde el histórico ataque a la Fiscalía General de Justicia hasta el intento de ejecución de un policía municipal en la Región 251, ayer martes, en Cancún se han registrado al menos 13 casos de agresión en contra de elementos de la Policía Preventiva, Tránsito, Turística, Estatal y Ministerial, dejando como saldo 9 personas muertas y 7 más heridas. Todo en poco más de un año.

El 17 de enero del 2017 quedó marcado en la historia de Cancún. Un grupo de sicarios provocó uno de los momentos de mayor temor, miedo y pánico entre los habitantes del destino turístico más importante de México. Alrededor de las 4 de la tarde, sujetos desconocidos atacaron las instalaciones de la Fiscalía General de Justicia, ubicadas sobre la Av. Xcaret de Cancún, con armas de grueso calibre.

Un agente ministerial –José Humberto Mora Ochoa con más de 25 años de servicio– fue ejecutado de varios impactos de bala. Los elementos policíacos respondieron a la agresión enfrascándose en un intercambio de balas mientras empleados de la dependencia y ciudadanía en general, huían del lugar. Además del ministerial, tres sicarios perdieron la vida y cinco más fueron detenidos.

El 8 de marzo del 2017 fue ejecutado un policía municipal en la Región 228 durante su día de descanso. Los hechos ocurrieron en las primeras horas del día cuando el policía –adscrito al municipio de Puerto Morelos– llegaba a su casa. El oficial recibió un sólo disparo en la cabeza.

El 14 de marzo del 2017, casi una semana después, se registraron un par de hechos en contra de uniformados en horario de servicio. Durante la madrugada un elemento de la Policía Turística fue acribillado a balazos mientras se encontraba al interior de su patrulla, la cual estaba estacionada en la caseta de vigilancia ubicada sobre la Av. Sayil, entre la Plaza de Toros y Plaza Solare. El policía, identificado como Pablo Eliseo Ku Uc, montaba guardia en su unidad 5540 cuando fue ejecutado por un comando armado. El oficial perteneció a la corporación 15 de los 40 años de su vida.

Horas más tarde, sicarios a bordo de motocicletas emboscaron a una patrulla de la Policía Municipal Preventiva y dispararon en repetidas ocasiones logrando lesionar a tres elementos, incluida la comandante “Tornado”, de nombre Rosa Ramón. Los hechos ocurrieron a unos metros de la Av. Cobá, vía principal para el ingreso a la Zona Hotelera. Además, en el lugar se halló una granada que no logró hacer explosión, misma que fue asegurada por las autoridades. Ninguno de los elementos lesionados perdió la vida.

El 8 de julio del 2017 fue ejecutado el cuarto elemento policíaco del año en la Supermanzana 260. Sujetos a bordo de un vehículo color rojo se le emparejaron a la unidad 5509 de Seguridad Pública, y dispararon en repetidas ocasiones hasta dejar sin vida a un uniformado. El policía falleció casi al instante al interior de su patrulla a la altura del Arco Vial.

El 15 de julio del 2017 sujetos a bordo de un automóvil color blanco se le emparejaron a un Policía de Tránsito, que se encontraba en su vehículo, y le dispararon en varias ocasiones. El uniformado falleció al recibir un disparo en la cabeza y otro en el pecho cuando circulaba por la Región 97 entre las avenidas Andrés Quintana Roo y Chichén Itzá. Se trató de la segunda ejecución de un policía en el mes de julio.

El 3 de diciembre del 2017 una patrulla de Seguridad Pública fue atacada a balazos mientras esperaba el verde en un semáforo de la Región 92, sobre la Av. Talleres. En la unidad 5914 se encontraban a bordo dos policías, perdiendo la vida en el lugar el oficial Víctor Manuel May Cab, mientras que su compañero fue trasladado a un hospital al presentar crisis nerviosa. Esta fue la primera ejecución de diciembre, el mes más violento en la historia de Cancún con 32 ejecutados.

 

El 3 de enero del 2018, un mes después, un grupo de sicarios atacó a balazos a policías ministeriales en la gasolinera ubicada en el cruce de las avenidas Andrés Quintana Roo y Kohunlich. El intercambio de balas dejó a dos policías heridos –Pedro Unda Gutiérrez y Jesús Acosta Gutiérrez, asignados al área de robos– además de un sicario muerto y otro más lesionado que huyó del lugar sin ser detenido. En el lugar de los hechos se hallaron 102 casquillos percutidos. El sicario abatido fue identificado como Samuel Gastelum Báez, quien entre sus pertenencias llevaba una licencia de conducir del municipio de Puerto Morelos.

El 16 de enero del 2018, ni dos semanas después del tiroteo en la gasolinera, sujetos armados ingresaron a un domicilio –ubicado en el Fraccionamiento Villas del Mar Plus– para ejecutar a dos mujeres: madre e hija (de tan sólo 16 años). Las investigaciones arrojaron que las ejecutadas eran madre y hermana de la policía Victoria M.V., adscrita al municipio de Puerto Morelos, quien se encontraba al interior de la casa –acompañada de su prima, también policía municipal– cuando se registró la doble ejecución. Las oficiales habían sido amenazadas en varias narcomantas halladas en el onceavo municipio, por lo que se cree que los sicarios llegaron al domicilio en busca de ellas. Días después fue reportada otra narcomanta en donde un grupo delictivo se atribuía el ataque y amenazaba al director de Tránsito y al de Seguridad Pública del recién creado municipio.

El 17 de enero del 2018, un día después, es rafagueada una patrulla de la Policía Estatal que circulaba sobre la Av. Andrés Quintana Roo en el cruce con la Av. Kinik. En la unidad iban a bordo dos policías, un hombre y una mujer, de los cuales sólo el hombre –identificado como Carlos Manuel C.L.M., de 33 años– resultó lesionado con varios impactos de arma de fuego. Este hecho ocurrió justamente un año después del ataque a las instalaciones de la Fiscalía General de Justicia.

El 23 de enero del 2018 otro Policía Municipal es ejecutado en una caseta de vigilancia, ubicada en la Región 102 entre la Ruta 4 y 5. El uniformado se encontraba en servicio y fue identificado como Jorge Alberto Tun, de 57 años de edad, originario de Yucatán. De acuerdo a las autoridades, sujetos armados ingresaron a la caseta al caer la noche y de un solo disparo en la cabeza dejaron sin vida al oficial –quien se encontraba acompañado por otros dos elementos que no sufrieron lesión alguna– para después escapar en un vehículo tipo Avenger color blanco. Esta ejecución se dio unas horas después de firmarse un acuerdo entre autoridades de los tres niveles de gobierno, para enfrentar los problemas de inseguridad en los municipios de Benito Juárez y Solidaridad.

El 24 de enero del 2018, un día después, se reporta el hallazgo de una granada en vía pública la cuál –de acuerdo con testigos– habría sido lanzada contra la unidad 12080 de la Policía Estatal que se encontraba sobre la Av. Cancún (mejor conocida como Las Torres). La granada fue asegurada por elementos del escuadrón antibombas sin que se registraran lesionados.

El 26 de enero del 2018 de nueva cuenta fueron amenazados elementos policiacos en un narcomensaje dejado en la ejecución de un joven en la Región 259. En el texto se advierte a las unidades 5553 y 5558 sobre un posible ataque. Hasta el momento la Secretaría de Seguridad Pública o la Fiscalía General de Justicia no se han pronunciado al respecto.

Y por último, la noche de este 30 de enero un policía municipal fue herido de bala al momento de llegar a su casa ubicada en la Región 251, luego de su jornada laboral.

Todos estos ataques han sido relacionados directamente con el crimen organizado. Incluso el pasado mes de noviembre, el titular de la SMSPyT de Benito Juárez, Darwin Puc Acosta, informó que al menos 28 policías municipales estaban siendo investigados por aparecer en alguna narcomanta. En aquel entonces Puc Acosta dijo que lo que buscan estas narcomantas son desacreditar el trabajo de la policía, “buscan que el mando de la corporación quite o releve al personal que está en esa zona, a manera de prevención”, añadió.

Por su parte, el pasado mes de diciembre el regidor priista Melitón Ortega García, reconoció que existen nexos de algunos uniformados con la delincuencia organizada, “no desconocemos que haya esos nexos entre algunos malos elementos y ahorita están pagando sus errores, ¿no?, entonces lo que sí se le pediría a la Secretaría es que tenga mucho más cuidado”, señaló. (Noticaribe)

 

Comentarios en Facebook