Acusa exfiscal de Veracruz a su sucesor de buscar coaccionarlo para incriminar a ‘duartistas’

Posted on octubre 03, 2018, 8:29 pm
7 mins

VERACRUZ, MX.- En audiencia intermedia, el exfiscal de Veracruz durante la administración de Javier Duarte, Luis Ángel Bravo Contreras ―hoy en prisión acusado de entorpecer una investigación y de desaparición forzada―, fustigó que la primera semana de febrero 2018 fue citado por el actual fiscal, Jorge Winckler Ortiz quien le pidió “su cooperación” para incriminar a servidores públicos, dijo, en un baño de sangre, según lo publicado Proceso.

Advertisement

“A lo que me negué. Y el Fiscal, Jorge Winckler me dijo esto, en alusión a policías recientemente consignados: ‘Que pendejos fueron los policías, era más fácil simular enfrentamientos o ejecuciones… y lo tengo grabado’”.

Ante la insistencia de Winckler para incriminar a servidores públicos, Bravo Contreras aseguró que, en dicha reunión de 90 minutos, el nuevo fiscal le dijo: “no pasará nada si cooperas, hay hechos que te vinculan y te alcanzan”.

Durante la audiencia intermedia alusiva a la causa penal 103/2018, Julio Rodríguez, fiscal encargado de la causa y Luis Eduardo Coronel Gamboa, fiscal especializado en localización de personas desaparecidas esquivaron y evitaron contestar en el debate y descargó de pruebas los señalamientos de Bravo Contreras, quien visiblemente irritado señaló:

“En la reunión estaba Marcos Even Torres (hoy nombrado Fiscal Anticorrupción) y tú Eduardo Coronel, tú me recibiste, y escuchaste todo”.

Al pedir orden en la sala, la jueza, Alma Aleyda Sosa Jiménez desechó un sobreseimiento de la causa penal en contra de Luis Ángel Bravo y de la exdirectora de investigaciones ministeriales, María del Rosario Zamora al deslindar que no era el momento procesal oportuno, ni la génesis de la audiencia, por lo que invitó a los “imputados” a interponer los juicios de amparo que crean correspondientes.

Luis Ángel Bravo quien fue arrestado en mayo pasado en un Samborns de la colonia Anzures, arremetió en contra de su sucesor, Jorge Winckler: “su señoría, no me puedo quedar callado, hoy la cabeza de la Fiscalía está podrida”.

Bravo recriminó que en los testimonios logrados al exdirector de Servicios Periciales, Gilberto Aguirre Garza, estos fueron obtenidos “bajo tortura y coacción” del fiscal, Luis Eduardo Coronel.

“Yo también soy investigador, se por la sábana de llamadas, que Luis Eduardo Coronel vino en la madrugada, para con tortura y coacción, así como amenazas (sic), lograrán que Gilberto Aguirre me incriminara”.

En una audiencia previa, María del Rosario Zamora también se quejó de que Winckler le “había prometido su libertad” en un lapso breve de tiempo, si “incriminaba” y “declaraba” en contra de Luis Ángel Bravo.

En la acalorada audiencia, los enviados de la Fiscalía General del Estado (FGE) rebatieron en todo momento el debate incitado por los imputados y su abogado defensor, Arturo Nicolas Baltazar, bajo el argumento jurisdiccional de que no eran “reclamos serios”, ni tampoco el momento procesal correspondiente.

Luis Ángel Bravo, fustigó que el pasado 24 de septiembre solicitó el sobreseimiento de su causa, porque el estado aún no tenía la Ley General de Desaparición Forzada, y que “por arte de magia”, tres días después el Congreso Local legisló en la materia, y el mismo día se emitió un decreto en la Gaceta Oficial del Estado.

“Qué tan importante soy que me hicieron una sesión y una Gaceta nada más para mí, más bien, que tan importante es tenerme en la cárcel”, recriminó.

Bravo recriminó que en febrero Winckler le pidió en la terraza de su oficina “la cooperación ministerial” y a los pocos días fue detenido, Luis Gilberto Garza, en abril la detención de María de Rosario Zamora y en mayo fue girada la orden de arresto en su contra, detenido el 18 de junio en la Ciudad de México, imputado -hasta el momento-, de omisiones y entorpecimiento en desaparición forzada.

Su detención se dio después de que ministeriales le dejaran disfrutar el partido inaugural de México en la Copa del Mundo Rusia 2018, en donde el Tri le ganó a Alemania 1-0.

Ese mismo día, por la noche, Bravo Contreras ingresó al penal de Pacho Viejo, ya en territorio veracruzano. Tras su primer día en la cárcel, fue enviado a la sección de “medidas cautelares”, la llamada prisión “VIP” de los expolíticos duartistas.

Hasta el momento al exfiscal se le acusa de la desaparición forzada y posterior muerte del expolicía, David Lara Cruz, cuyo cuerpo fue encontrado en la barranca de “La Aurora”, aunque personal de la FGE simuló su hallazgo en la localidad de Santa Anna, municipio de Alto Lucero.

Al igual que en sus primeras audiencias y la inicial de control, a Bravo Contreras se le permitió ingresar con traje de diseñador, para evadir el tradicional uniforme naranja, en su silla de imputado, se le permitió el ingreso de agua Perrier. Ambos deseos le fueron concedidos por personal penitenciario.

Con la audiencia intermedia desechada, será hasta que prosperen, si fuera el caso, los juicios de amparo, cuando se reanuden las audiencias en contra de los cuatro exfuncionarios de la FGE que se encuentran con prisión preventiva oficiosa.

Acusados también por desaparición forzada, se encuentran 30 expolicías estatales, entre ellos, el exsecretario, Arturo Bermúdez y el exdirector de la Fuerza Civil, Roberto González, “El Teniente Meza”. (Fuente: Proceso)

 

Advertisement
Advertisement
Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)