Según The Economist, AMLO y Bolsonaro son muy parecidos; ambos ‘evocan un pasado dorado imaginado’

Posted on diciembre 05, 2019, 7:38 pm
8 mins

CIUDAD DE MÉXICO, MX.- Los presidentes Jair Bolsonaro y Andrés Manuel López Obrador llegaron aparentemente con una formación ideológica distinta uno del otro, pero son muy parecidos en sus estilos a la hora de ejercer el poder, dice la revista inglesa The Economist en un artículo difundido hoy, el segundo en una semana, y retomado por sinembargo.mx.

The Economist empieza su ensayo diciendo que según todas las apariencias, son opuestos y enemigos. “El brasileño Jair Bolsonaro es un ex capitán del ejército de la extrema derecha con la boca sucia. El mexicano Andrés Manuel López Obrador es un aspirante a revolucionario de la izquierda. Bolsonaro apela a lo peor de los brasileños, con sus diatribas contra las mujeres y los homosexuales, el racismo casual y la afición a las armas y la tala de los árboles de la Amazonía. López Obrador invoca el noble propósito de hacer que México sea más justo y menos desigual”.

Agrega: “Sin embargo, a pesar de todas sus diferencias, los dos presidentes más importantes de América Latina son sorprendentemente similares en muchos aspectos. Después de aproximadamente un año en el cargo, cada uno enfrenta dificultades”.

Ambos son “reaccionarios en el sentido más puro, evocando un pasado dorado imaginado. Bolsonaro elogia la dictadura militar de Brasil de 1964-85. AMLO, quien enfatiza que es un demócrata, cree que todo fue mejor en México antes de un giro hacia el ‘neoliberalismo’ en la década de 1980. Ambos son nacionalistas con poco interés en el mundo exterior y preferirían que el mundo exterior correspondiera. Son creyentes y han insertado la religión en el discurso político de los estados hasta ahora seculares”.

La publicación inglesa detalla que Bolsonaro, un protestante pentecostal, hizo campaña bajo el lema “Brasil sobre todo, Dios sobre todos”. Y AMLO “se compara implícitamente con Cristo, quien fue ‘sacrificado por defender a los pobres’. Ambos defienden los valores familiares tradicionales, aunque ven diferentes amenazas para ellos: corrección política de izquierda en el caso de Bolsonaro, neoliberalismo para AMLO. Aunque Bolsonaro, cuyo gabinete está repleto de oficiales, obviamente depende de la ayuda militar, AMLO también ha reforzado el papel del Ejército. Lo llama ‘pueblo uniformado’ y puso a un General retirado a cargo de una nueva Guardia Nacional”.

“Ninguno tiene mucho respeto por la separación de poderes”, afirma The Economist. “Durante la campaña electoral de Bolsonaro, uno de sus hijos, Eduardo, dijo que solo se necesitaría ‘un soldado y un cabo’ para cerrar la Corte Suprema. Tanto Eduardo como Paulo Guedes, el Ministro de Economía, han reflexionado sobre revivir A1-5, un decreto en virtud del cual la dictadura suspendió las libertades y purgó el Congreso.

En México, el gobierno de AMLO la armó fuertemente contra un Juez de la Suprema Corte para que renunciara. Sus críticos temen que tomará el control de la autoridad electoral cuando se elijan nuevos miembros el próximo año. A ambos hombres no les gustan las ONG, que ven como intrusos. Bolsonaro ha hecho afirmaciones absurdas de que las ONG y Leonardo DiCaprio estaban detrás de incendios en la Amazonía. AMLO canceló los fondos del gobierno para equipos que brindan cuidado infantil y lucha contra la trata de personas”.

Ambos presidentes fueron elegidos con promesas similares: revivir sus economías y, por fuerza de voluntad, eliminar la corrupción y el crimen, dice la revista. “Están realizando estas tareas de manera diferente y con un éxito variable. Los esfuerzos del equipo económico de Bolsonaro para reducir los compromisos fiscales insostenibles han encontrado apoyo en el Congreso, a pesar del presidente y no por él. La economía creció un 0.6 por ciento en el tercer trimestre en comparación con el segundo. México tenía una sólida posición fiscal. Pero AMLO presentó su propia versión de austeridad, recortando los salarios del gobierno y lo que él ve como un desperdicio. Él y las empresas privadas sospechan el uno del otro. La economía de México se ha hundido en una leve recesión”.

“Sobre el crimen, se puede culpar a Bolsonaro del aumento de los asesinatos cometidos por la policía, lo que ha alentado. Puede tomar poco crédito por una fuerte caída en los asesinatos en general este año, que comenzó antes de asumir el cargo y debe mucho al final de una venganza entre los sindicatos de drogas. AMLO tiene aún menos de qué jactarse: la tasa de asesinatos en México sigue aumentando, con masacres de bandas de narcotraficantes casi todos los meses. Su política de ‘abrazos, no balazos’, de ayudar a los jóvenes desempleados, no muestra signos de trabajo. Ha fallado en fortalecer instituciones de lucha contra la corrupción. El gobierno de Bolsonaro ha tratado de bloquear una investigación que ha revelado vínculos entre sus hijos y las milicias paramilitares en Río de Janeiro”, señala la influyente publicación.

“Lo que realmente une a estos presidentes aparentemente contrastantes es que ambos son populistas. Se ven a sí mismos como salvadores y reclaman un vínculo especial con ‘la gente’. Medido por popularidad, AMLO es el ganador. Su índice de aprobación es del 68 por ciento en comparación con el 42 por ciento para Bolsonaro. ¿Cuánto durará eso? Bolsonaro, que ha externalizado la política económica a Guedes, sabe lo que no sabe, mientras que AMLO cree que lo sabe mejor que nadie. Brasil tiene más controles sobre el poder presidencial que México. Eso significa que AMLO no tiene a nadie más a quien culpar cuando las cosas comienzan a ir mal”, concluye. (Fuente: sinembargo.mx)

Comentarios en Facebook