Matrimonio cardenense registra a primer bebé con nombres y apellidos totalmente mayas en Quintana Roo

0
2026


KANTUNILKÍN, MX.- El profesor de lengua maya Maxi-mino Balam Tuz junto con su esposa Minelia Poot Tuz se convirtieron en la primera pareja en todo Quintana Roo en registrar a su hijo con nombres y apellidos de esta etnia, aseguró Enrique Tapia Yam, Director del Registro Civil de este municipio.

“Se trata de la pequeña Sáasil Ka´an Balam Poot, cuyo nombre significa en español: “Luz del Cielo””, explicó.

La pequeña nació el 3 de septiembre pasado y es la tercera de los hijos del matrimonio Balam Poot, pero la única en llevar el nombre y apellidos totalmente en maya.

Los padres tuvieron varios problemas para poder registrarla, ya que el sistema del Registro Civil no reconocía ni aceptaba el nombre por ser de otro idioma, sin embargo, luego de varios intentos, finalmente, lo aceptó.

Sáasil Ka´an Balam Poot traducido al español significa “Luz del cielo”, Ba-lam significa Jaguar y Poot desfondado, explicó el padre del bebé, Maximino Balam Tuz.

Agregó que como profesor de lengua maya quiere dejar su legado de lo importante que es preservar e inculcar este ancestral idioma.

Comentó que cuando presentó la solicitud de registro no pudo lograr que el nombre sea aceptado, por ser maya.

“Hubo una investigación por parte del Estado y de la Federación con conocedores de lecto- escritura en maya hasta que, luego de un mes, logramos registrarlo y obtener el acta de nacimiento y la Clave Única de Registro de Población (CURP)”, explicó.

Balam Tuz también dijo que, actualmente, los padres de familia prefieren adoptar nombres extranjeros, aunque sus apellidos sean mayas, o no sepan lo que significa.

Por eso, dijo que decidió poner el ejemplo para su hija llamándola Sáasil Ka´an que, además, es “llamativo, bonito y tiene un significado muy especial por referirse a Dios por ser luz del cielo”.

Finalmente, el orgulloso padre dijo que es el primero de sus tres hijos en tener nombre en maya, aunque dijo que, ahora, le hubiera gustado que los sus otros menores también lo tuvieran.

“Aunque no es tarde, porque otros padres pueden registrar a sus hijos y, si alguno no sabe escribirlo o pronunciarlo, con gusto lo puedo ayudar, el caso es fomentar este idioma para las nuevas generaciones”, puntualizó.

Comentarios en Facebook