Empresario pide intervención de autoridades por violento allanamiento de hoteles Mayaland y The Lodge at Chichén Itzá en Yucatán

0
304

Por Itzel Chan

MÉRIDA, MX.- El empresario hotelero Fernando Eugenio Barbachano Herrero denunció este día allanamiento de sus hoteles Mayaland y The Lodge at Chichén Itzá, establecimientos a los que ingresaron personas presuntamente armadas, por lo que pide la intervención de la Fiscalía General de la República (FGR), la Guardia Nacional y del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

En rueda de prensa en modalidad virtual, el empresario yucateco denunció que las propiedades fueron invadidas en la madrugada del viernes 18 de febrero pasado por un grupo de personas, presuntamente contratado por la empresa Inmobiliaria R4 SA de CV, propiedad de Rodolfo Rosas Moya.

Describió que el allanamiento en sus hoteles fue cometido por personas armadas y mencionó que situaciones como estas no se pueden permitir, pues afectan directamente la imagen turística de la zona a nivel internacional y también la seguridad de los visitantes.

Denunció que personal del hotel fue amagado en el momento en el que ingresaron a las propiedades, aun cuando había turistas hospedados en el hotel.

El abogado que lleva el caso, Manuel Rodríguez Villamill, explicó que interpusieron ante la Fiscalía General del Estado de Yucatán la denuncia correspondiente y se abrió la carpeta de investigación UNATD13 GF/00274/2022 para dar seguimiento al caso.

La parte denunciante afirma que hay gente contratada por Inmobiliaria R4 SA de CV, quienes impiden el acceso a las instalaciones, no sólo a los directivos de Posada Chichén Itzá SA de CV, sino incluso a los mismos funcionarios y agentes estatales.

Incluso dijo que han pedido apoyo al gobernador Mauricio Vila Dosal, pero por el momento no han tenido respuesta.

Actualmente, responsabilizan a Rodolfo Rosas Moya de estos sucesos, quien está al frente de Inmobiliaria R4, S.A. de C.V.

En este sentido, explicó que la situación se originó debido a que Rosas Moya suscribió una carta de intención de compra para la adquisición de los hoteles Mayaland y The Lodge at Chichén Itzá y en el documento se establecía que el 3 de julio de ese mismo año entregaría la cantidad de 6 millones de dólares en concepto de arras de garantía para la compraventa prometida.

“El precio por el que se prometió la venta del hotel Mayaland SA de CV fue por la cantidad de hasta 18 millones 996 mil 160 dólares americanos”, explicó el empresario.

Sin embargo, en lugar de la entrega de los 6 millones de dólares en un solo pago, el 3 de Julio del 2020 pidió un plazo más y garantizó con 10 millones de pesos que el 7 de agosto cumpliría el compromiso de pagar los referidos 6 millones de dólares, pero en dos exhibiciones de 3 millones de dólares cada una.

Posteriormente, Rosas Moya manifestó no tener completo el dinero para entregar como parte de la garantía y pidió dividir la segunda entrega de 3 millones de dólares en dos parcialidades de un millón y medio cada uno, estableciéndose el 27 de octubre del 2020 como fecha de entrega de esta cantidad, para completar el depósito de los 6 millones por concepto de la mencionada garantía.

Explicaron que el 26 de octubre, Rosas Moya volvió a comunicar que no tenía el dinero y solicitó otra prórroga para la entrega de los últimos 1.5 millones de dólares.

El empresario yucateco dijo que el 30 de octubre de 2020 se tomó la decisión de rescindir el contrato, lo cual le fue notificado a él y a su empresa quienes eran los futuros compradores, mediante Notario Público.

También, el 8 de enero de 2021 se demandó por la vía civil a Inmobiliaria R4 S.A de C.V por el pago de un millón 500 mil dólares de la diferencia restante para alcanzar el monto de los 6 millones de dólares convenidos por ambas partes como pena convencional.

Ante estos hechos, en diciembre del 2021, Rosas Moya promovió un Juicio Ejecutivo Mercantil en el Juzgado Segundo Mercantil de Mérida, a cargo del Juez Raúl Cano Calderón, presuntamente para despojar de sus propiedades a Eugenio Barbachano y luego, el 18 de febrero pasado, más de 18 personas armadas irrumpieron en los hoteles, golpearon y lesionaron al personal de seguridad.

También denunciaron que realizaron destrozos a las cámaras de seguridad, destruyeron los teléfonos móviles de más de 20 colaboradores, y secuestraron las instalaciones.

Eugenio Barbachano comentó que no quitará el dedo del renglón para defender sus propiedades, por lo que llegará a las instancias que sean necesarias. (Noticaribe)

Comentarios en Facebook