EL SUCIO NEGOCIO QUE CAUSA POLÉMICA: Greenpeace y habitantes de Homún presentan más de 181 mil firmas para que se detengan las granjas porcícolas en Yucatán

0
83

Por Itzel Chan

MÉRIDA, MX.- Ante el riesgo que existe de que la suspensión aplicada a la granja porcícola ubicada en Homún se levante por órdenes del Juez Segundo de Distrito, Rogelio Leal Mota, integrantes de asociaciones civiles como Greenpeace, Kanan ts’ono’ot, Indignación y los mismos habitantes de la zona, han reunido más de 181 mil firmas para que sea suspendida por completo la obra.

Lourdes Guadalupe Medina Carrillo, abogada e integrante de la agrupación Indignación, explicó que con este número de firmas lo que buscan es que sean detenidos los impactos ambientales y sociales que son ocasionados por el establecimiento de granjas porcícolas en el estado, en especial en la zona de Homún.

Especificó que esta zona es de suma importancia para la biodiversidad no sólo local sino a nivel nacional, ya que forma parte de dos Áreas Naturales Protegidas (ANP), Reserva Estatal Geohidrológica Anillo de Cenotes y el Parque Estatal Lagunas de Yalahau, también sitios considerados Ramsar, que son prioritarias para la conservación de los humedales y manglares.

“Estas firmas representan el voto de las personas que dicen no a la violación de los derechos humanos de los mayas y no a la contaminación”, indicó.

En este sentido, señaló que el juez de Distrito debe mantener la suspensión de esta granja porcícola que considera la producción de más de 49 mil cerdos.

Por otra parte, han considerado que ni una planta de aguas residuales ni con el más sofisticado desarrollo podría detener la contaminación que se generaría a partir de esta planta porcícola.

“Se estaría contaminando con una carga muy fuerte de nitrato, con una cantidad de agua de 441 mililitros al día y esto significa más o menos 3 mil tinas repletas de agua que estarían vertidas en el suelo y que estarían contaminando el acuífero maya, lo cual resulta muy grave porque impacta en el suelo, agua, aire y fauna”, comentó.

También dijo que esto podría originar que las personas de las comunidades enfermen y por ejemplo, hay una enfermedad relacionada con el establecimiento de las granjas porcícolas que es la denominada “niños azules”, la cual incluso pude ser mortal.

Marybel, una de las habitantes de Homún, dijo que la granja ha traído mucha preocupación para sus habitantes e incluso hasta para las niñas y los niños que han mostrado temor de estos megaproyectos.

“Los habitantes que nacimos, crecimos y vivimos en Homún tenemos el derecho a decidir si queremos una granja o no. Si la granja se queda ¿vamos a volver a tener todo esto que tenemos, que conservamos, cuidamos y protegemos?”, puntualizó.

Ella y los demás habitantes, piden respeto a la naturaleza, a la vida de las plantas y al color del agua de los cenotes.

Las firmas fueron recabadas por Greenpeace a través de una plataforma digital, en la cual se exigió a las autoridades no construir más granjas ni ampliar las que existen, pues esa industria impacta gravemente en el medio ambiente.

Las personas que piden que se detengan las obras aseguran que actualmente hay intereses políticos y empresariales por encima de los derechos de la niñez, del pueblo maya y del medio ambiente.

Como parte de la presentación de las firmas, este día también se presentaron dibujos y cartas hechos por niñas y niños, en respuesta a la convocatoria del concurso literario infantil “Había una vez un derecho”, emitida, irónicamente, por la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey), junto con la empresa Kekén.

La contaminación ocasionada por la industria porcícola ya ha sido investigada científicamente, no sólo en Yucatán, sino en Estados Unidos y diversos países de América Latina. (Noticaribe)

Comentarios en Facebook