Genaro García Luna era ‘más poderoso’ que el presidente Felipe Calderón, asegura Nicolas Sarkozy

0
254

CIUDAD DE MÉXICO, MX.- Durante su mandato, Nicolás Sarkozy, expresidente de Francia, visitó México sólo en una ocasión, en la cual quedó al descubierto el poder de Genaro García Luna en el Gobierno de Felipe Calderón, y otros asuntos relacionados con el caso Florence Cassez, que incluso llevaron casi al rompimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países, publicó Grupo Fórmula.

Hace unos meses, el exmandatario francés publicó el libro Los años de luchas, donde narra algunos acontecimientos importantes que vivió durante su gobierno (2007-2015), entre ellos su visita a México, señaló Jorge Zepeda Patterson en su columna El ‘affaire’ Sarkozy-Calderón, publicada en Milenio

En una entrevista para Netflix, Sarkozy adelantó que Felipe Calderón no tomaba ninguna decisión si no estaba su secretario de Seguridad: Genaro García Luna, a quien se refiere como un funcionario “más poderoso que el presidente”.

Mientras tanto, en algunas de las nueve páginas que dedicó a sus memorias sobre su visita a México, detalla cómo las autoridades federales estaban involucradas en la fabricación del caso de Florence Cassez, acusada de secuestro, posesión de armas y delincuencia organizada.

¿Qué reveló Sarkozy sobre Felipe Calderón?

En su libro, el exmandatario contó que antes de llegar a México había mantenido conversaciones con autoridades mexicanas, por lo que parecía una visita prometedora, sin embargo, después de la primera comida con su homólogo mexicano, la situación dio un giro.

“Las cosas se torcieron en el momento en que pronuncié el nombre de Florence Cassez. La violencia de su respuesta me dejó de piedra. Yo no contaba con algo así. Era evidente que aquello ahora representaba para el presidente Calderón un asunto personal”, escribió.

Contó que la reacción del presidente mexicano le despertó la sospecha de que se les había ocultado información del caso: “Pero aún andaba lejos de entender qué pasaba… lo que pasaba era mucho peor de lo que habría podido imaginar”, expresó.

En su visita no sólo confirmó que Felipe Calderón actuaba bajo las órdenes de García Luna, sino también quedó evidenciada la magnitud en la que estaba involucrado el Gobierno federal en el caso de la francesa.

Sarkozy señaló que intentaron aplicar el Convenio de Estrasburgo para que Florence Cassez cumpliera su sentencia en una cárcel de su país, sin embargo, cuando apenas empezaban las negociaciones, las autoridades judiciales mexicanas modificaron la condena de 20 a 60 años, con el fin de frustrar los planes de Francia, pues en aquel país no hay sentencias tan largas, por lo que resultaría imposible efectuar el acuerdo.

Después Sarkozy se enteró de que un asesor de Felipe Calderón ordenó a magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCNJ) desestimar el recurso de Cassez para refundirla en la cárcel.

Tras conocer la verdad sobre la actuación de las autoridades mexicanas, el entonces presidente de Francia acudió con el Papa Benedicto XVI para plantearle el caso de Cassez, por lo que la iglesia católica emprendió una investigación exhaustiva, en la cual comprobaron que la mujer no era secuestradora sino un chivo expiatorio, que estaba en el lugar y momento equivocados.

“Todo era, por tanto, un desvergonzado montaje de las más altas autoridades del Estado y la policía mexicana. Se habían creado pruebas falsas con la única finalidad de inculpar a nuestra compatriota”, aseveró Sarkozy.

A las semanas de que terminó el sexenio de Calderón, la Corte analizó el caso y Florence Cassez recuperó su libertad, pero quien sigue preso es Israel Vallarta, su entonces pareja, quien no ha recibido sentencia tras 15 años de cárcel.

Además de este caso, el expresidente de Francia se dio cuenta de que se hospedó en la casa del empresario Roberto Hernández, a quien el Gobierno de Felipe Calderón le perdonó el pago de 3 mil millones de dólares por la venta de Banamex. (Fuente: Grupo Fórmula)

Comentarios en Facebook