Muere Hermelinda Quintero, madre de Rafael Caro Quintero, el considerado ‘narco de narcos’

0
65

JALISCO, MX.- Hermelinda Quintero, madre de Rafael Caro Quintero fundador del cártel de Guadalajara y ex líder del Cártel de Caborca, falleció por causas naturales en Jalisco, publicó Milenio.

La mujer murió durante la noche del jueves, por enfermedad debido a su avanzada edad, pero sus familiares decidieron llevar su cuerpo a la ciudad de Culiacán.

Hermelinda Quintero es originaria del municipio de Badiraguato, Sinaloa. Tras casarse con Emilio Caro Payan, con quien procreó ocho hijos, entre ellos Rafael, se dedicaron a la agricultura y ganadería y vivieron al pie de la sierra, en la zona conocida como el triángulo dorado.

Después, sus hijos emigraron a Guadalajara, entre ellos Rafael Caro Quintero, quien fundó el extinto Cártel de Guadalajara, junto con Miguel Ángel Félix Gallardo y Ernesto Fonseca Carrillo Don Neto.

Rafael Caro Quintero fue sentenciado por el delito de narcotráfico por el gobierno de Estados Unidos, y deportado a México, donde fue condenado por este mismo delito siendo remitido al Penal Federal número 2 de occidente en Puente Grande, Jalisco, donde después de ganar un amparo fue cambiado al reclusorio estatal y en agosto del 2018 recuperó su libertad por órdenes de magistrados federales, hasta que fue recapturado el 15 de julio del 2022 en el municipio de Choix en el estado de Durango.

Los demás hijos de Caro Payan, fueron Genaro, Jorge Miguel Ángel y Héctor, pero este último falleció hace 35 años.

La historia de Rafael Caro Quintero

Caro Quintero nació el 24 de octubre de 1952 en Badiraguato, Sinaloa, tierra que también vio nacer a capos como Joaquín El Chapo Guzmán. Junto con Miguel Ángel Félix Gallardo, El Jefe de Jefes, y Ernesto Don Neto Fonseca Carrillo fundaron, en la década de los 70, el Cártel de Guadalajara, el cual concentraba la mayor distribución y sembradío de drogas en México.

Caro Quintero fue recluido en el Centro Federal de Readaptación Social Número 1 “El Altiplano”, mejor conocido como “Almoloya”, en el Estado de México. A pesar de haber recibido una condena de 40 años, la defensa del capo logró revocarla argumentando que tuvo que haber sido juzgado en el fuero común y no en tribunales federales, y que la estancia legal de Camarena en México era irregular.

El 7 de agosto de 2013, un tribunal federal le otorgó un amparo y ordenó la liberación del narcotraficante ante las protestas de la PGR y del gobierno de Estados Unidos.

El 9 de agosto de 2013, y tras 28 años de estar preso en distintas cárceles del país, Rafael Caro Quintero abandonó la cárcel y se “esfumó”.

La nueva detención del narcotraficante se dio hasta 2022. Durante ese tiempo Caro Quintero, en calidad de prófugo de la justicia, emitió diversos amparos, recursos que después de su segunda detención sigue usando para mantenerse comunicado y evitar que sea mandado a Estados Unidos. (Fuente: Milenio)

Comentarios en Facebook