Hallan cadáver de septuagenario

Posted on abril 30, 2010, 11:53 pm
10 mins

CHETUMAL, MX.- Con el crá­neo des­tro­za­do fue en­con­tra­do ayer el cuer­po de una per­so­na adul­ta, de apro­xi­ma­da­men­te 75 años de edad, iden­ti­fi­ca­do co­mo Ma­nuel Je­sús Gon­zá­lez y Al­co­cer, ori­gi­na­rio de Cal­de­ri­tas. To­do pa­re­ce in­di­car que se tra­tó de un ro­bo con vio­len­cia, aun­que exis­te otra con­je­tu­ra que apun­ta ha­cia una ven­gan­za.


Al­re­de­dor de las 11:45 ho­ras, Ma­nuel Ale­jan­dro Mon­tal­vo Mar­tín se di­ri­gía de re­gre­so a su vi­vien­da, des­pués de tra­ba­jar en una par­ce­la que tie­ne en los lí­mi­tes del po­bla­do de Cal­de­ri­tas, por un ca­mi­no si­nuo­so que co­mu­ni­ca al Bou­le­vard Ba­hía con la co­lo­nia An­tor­chis­ta.
Pe­ro apro­xi­ma­da­men­te a 500 me­tros an­tes de sa­lir al Bou­le­vard Ba­hía, vol­teó su mi­ra­da ha­cia su de­re­cha, ob­ser­van­do en­tre la ma­le­za se­ca el cuer­po de un hom­bre ti­ra­do bo­ca arri­ba y con la ca­be­za lle­na de san­gre, ob­ser­van­do do­cu­men­tos del oc­ci­so, por lo que de­ci­dió dar avi­so, pri­me­ro a su pa­dre e hi­ja, y pos­te­rior­men­te al nú­me­ro de emer­gen­cias.
En cues­tión de mi­nu­tos, el área se vio aba­rro­ta­da de po­li­cías es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les, quie­nes acor­do­na­ron el área pa­ra evi­tar el ac­ce­so de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que po­dían bo­rrar las evi­den­cias del cri­men; más tar­de lle­ga­ron po­li­cías ju­di­cia­les y un agen­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co del Fue­ro Co­mún de Cal­de­ri­tas.
En el lu­gar ha­lla­ron el cuer­po sin vi­da de hom­bre adul­to, quien pre­sen­ta­ba una he­ri­da cor­tan­te en la ca­be­za, a la al­tu­ra de la fren­te del cos­ta­do de­re­cho, pro­du­ci­do por un ob­je­to con­tun­den­te, al pa­re­cer un pa­lo de gran pe­so y di­men­sión, así co­mo una iden­ti­fi­ca­ción a nom­bre de Ma­nuel Je­sús Gon­zá­lez y Al­co­cer, de 75 años de edad, pen­sio­na­do del ISSS­TE, y una tar­je­ta ban­ca­ria.
Ha­lla­ron ade­más una agen­da te­le­fó­ni­ca a nom­bre de Ma­nuel Je­sús Gon­zá­lez y Al­co­cer, con do­mi­ci­lio en la ca­lle Coa­hui­la, nú­me­ro 114, del po­bla­do de Cal­de­ri­tas. A un cos­ta­do del ca­mi­no es­ta­ban los len­tes de au­men­to, apa­ra­to au­di­ti­vo y un pei­ne del oc­ci­so.
De acuer­do con la ver­sión de la Po­li­cía Ju­di­cial del Es­ta­do, to­do pa­re­ce in­di­car que el oc­ci­so ca­mi­na­ba por la bre­cha en­tre las 06:00 y 07:00 ho­ras de ayer, cuan­do fue in­ter­cep­ta­do por el o los ase­si­nos, es­con­di­dos en­tre la ma­le­za, gol­peán­do­lo fuer­te­men­te con un ob­je­to con­tun­den­te.
Los ase­si­nos, al ver caer al sep­tua­ge­na­rio, lo arras­tra­ron apro­xi­ma­da­men­te 5 me­tros ha­cia el mon­te, y tra­ta­ron de cu­brir­lo con la ma­le­za se­ca, pa­ra pos­te­rior­men­te dar­se a la fu­ga.
La po­li­cía ju­di­cial cuen­ta con dos hi­pó­te­sis: La pri­me­ra, que pu­do tra­tar­se de un ro­bo y la otra so­bre una po­si­ble ven­gan­za, aun­que se­rá en el trans­cur­so de las pró­xi­mas ho­ras, con ba­se en las in­da­ga­to­rias con fa­mi­lia­res, ami­gos y alle­ga­dos del oc­ci­so, que pue­dan de­ter­mi­nar si Ma­nuel Je­sús Gon­zá­lez y Al­co­cer te­nía pro­ble­mas con al­gu­na per­so­na, o que se tra­tó de un ro­bo.
El agen­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co dio fe de los he­chos y tras re­co­ger las evi­den­cias en­con­tra­das en el lu­gar or­de­nó el le­van­ta­mien­to del ca­dá­ver, que fue lle­va­do al an­fi­tea­tro del Ser­vi­cio Mé­di­co Fo­ren­se, pa­ra prac­ti­car­le la ne­crop­sia de ri­gor que de­ter­mi­nó que el fa­lle­ci­mien­to obe­de­ció a trau­ma­tis­mo cra­neoen­ce­fá­li­co se­ve­ro, co­mo que­dó re­gis­tra­do en la ave­ri­gua­ción pre­via CAL/33-04-2010, por el de­li­to de ho­mi­ci­dio ca­li­fi­ca­do.
Ma­nuel Ale­jan­dro Mon­tal­vo Mar­tín, de 45 años de edad, al ser cues­tio­na­do por los po­li­cías ju­di­cia­les en tor­no al ha­llaz­go del ca­dá­ver, se­ña­ló que al­re­de­dor de las 08:00 ho­ras de ayer, pa­só por ese lu­gar pa­ra acu­dir a su par­ce­la, ubi­ca­do cer­ca de la es­ce­na del cri­men, don­de “arre­gla­ba” la tie­rra pa­ra cul­ti­var plá­ta­nos.
An­tes de re­ti­rar­se, cor­tó al­gu­nos ma­de­ros pa­ra uti­li­zar­los co­mo le­ña, mis­ma que su­bió a su bi­ci­cle­ta, pe­ro al pa­sar por el lu­gar, ins­tin­ti­va­men­te vol­teó su mi­ra­da ha­cia su cos­ta­do de­re­cho, ob­ser­van­do un bul­to en­tre la ma­le­za, con­fir­man­do que se tra­ta­ba de un ca­dá­ver.
La Po­li­cía Ju­di­cial del Es­ta­do rea­li­za las in­ves­ti­ga­cio­nes co­rres­pon­dien­tes, pa­ra lo­grar la iden­ti­fi­ca­ción de el o los pre­sun­tos ho­mi­ci­das. (Fuente: Diario de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook