Achacan numerosos crímenes a delincuentes detenidos

Posted on junio 11, 2010, 11:52 pm
26 mins

CANCÚN, MX.- Toda una estructura criminal ha quedado al descubierto con la detención de los cinco integrantes, pertenecientes a un sanguinario grupo delictivo y quienes son señalados por la ejecución de más de 10 personas, entre los que se encuentran dos agentes de la Policía Judicial del Estado (PJE).

Policía judicial ejecutado en gasolinera estaba al servicio del narco, revelan

CANCÚN, MX.- El agente de la Policía Judicial del Estado (PJE), Felipe Trinidad Cocom Puc, ejecutado en abril pasado en una gasolinera de la avenida López Portillo, recibía 20 mil pesos al mes de la delincuencia organizada, según consta en las declaraciones ministeriales que les leyeron la mañana de ayer a las 10 personas detenidas tras el cateo a la Clínica Santa Elena y consignadas al Juzgado Cuarto Penal por diversos delitos.
Los documentos oficiales también asientan que el “jefe de la plaza” del crimen organizado es un sujeto apodado “El Chilango”, que opera en la zona hotelera.
En la diligencia, que empezó cerca de las 11 horas, la mayoría de los indiciados se reservó su derecho a declarar y no ratificaron la declaración que realizaron en el Ministerio Público del Fuero Común (MPFC), sino que alegaron que fueron presionados y amenazados para firmar esos documentos.
Por protocolo y derecho jurídico, el personal del juzgado está obligado a leerles a los detenidos los delitos de los cuales están acusados y las declaraciones que realizaron ante la autoridad ministerial.
En esa lectura se reveló mucha información de casos en los que están involucrados los siete sicarios detenidos, luego de que se enfrentaron a balazos con agentes judiciales la madrugada del martes, en el estacionamiento de un centro comercial, donde perdió la vida el investigador José Tomás Sánchez May.
Entre los datos que se revelaron de la averiguación previa 515/2010 -declaración de uno de los sicarios- se indica que ejecutaron al agente judicial Cocom Puc porque quería salirse de la organización delictiva.
Los sicarios dijeron que una semana antes de la ejecución de Cocom, éste les había notificado que ya no les pasaría información porque temía que sus jefes se dieran cuenta. Fue entonces que decidieron seguir sus movimientos y asesinarlo.
Por brindarles a los delincuentes información de los movimientos que realizaba la PJE Felipe Trinidad recibía 20 mil pesos mensuales, indica el expediente.
Al respecto, el subprocurador de Justicia en la Zona Norte, Rodolfo García Pliego, dijo que no confía en las palabras de esas personas, pues incluso todavía están tratando de ratificar sus nombres verdaderos. Reconoció que llaman la atención esas acusaciones, pero el agente Felipe estaba asignado al área de delitos sexuales y no a alguna otra comandancia.
En la diligencia se revelan más apodos de integrantes de esa célula delictiva, entre ellos el del “Chilango”, a quien señalan como jefe de la plaza de “Los Zetas” y que trabaja en el área de la zona hotelera.
El apodo ya lo había dado a conocer una persona que usó el pseudónimo “La Perra” para subir un comentario en la página del sitio de internet sipse.com, en el que señala al “Chilango” y al “Comandante Winy” como los que mandaron decapitar a las tres personas que aparecieron hace unos días en las regiones 225, 215 y 216, como informamos.
También se dio a conocer que son los que participaron en el secuestro de la ejidataria de Chiquilá, que logró sobrevivir luego de que la tiraron a un estrecho cenote. Igualmente se hace relación de la ejecución del ex policía preventivo Omar Aldazabar Romero, a quien decapitaron porque, se asienta, estaba colaborando con “Los Zetas”, pero los traicionó, ya que también trabajaba y cobraba para la célula de “La Compañía”.
A estos sujetos se les relaciona con Marco Antonio Ruiz Ojeda, alias “El Marmota”, quien se encargaba de los “levantotes” y fue detenido dos días después de que ejecutaron al agente judicial Felipe Trinidad.
Incluso también se hace referencia a los vínculos que tienen los detenidos con el sujeto apodado “El Paletas”, quien radica en Playa del Carmen y está involucrado en la ejecución de un comerciante en la Supermanzana 15 de Cancún. (Fuente: SIPSE/Novedades de Quintana Roo)

Lo anterior quedó de manifiesto, luego de que a los ahora detenidos el día de ayer se les leyera su declaración ministerial en la rejilla de prácticas del Juzgado Cuarto de lo Penal.
Cabe mencionar, que al término de la diligencia los implicados se negaron a ratificar dichas declaraciones argumentando que fueron golpeados y torturados para llevarlas a cabo, asimismo para firmarlas.
De igual forma hicieron valer su derecho a no declarar y solicitaron la ampliación del término correspondiente.
Sin embargo, dentro de las declaraciones fueron revelados varios nombres de víctimas entre las que se encuentran los seis ejecutados arrojados a una “narcofosa” ubicada en las inmediaciones de la colonia El Roble, así como, tres más del cenote de la Región 248. Dentro de este último caso se encuentra el de Irene García May, hija de un ejidatario del poblado de Chiquilá, quien salvó la vida.
De igual forma, fue puesto en evidencia la participación de los sanguinarios sujetos en la ejecución del policía judicial Felipe Trinidad Cocom, ultimado en el mes de abril. De este último se reveló presuntamente que trabajaba para el grupo delictivo, aportando información de operativos de sus compañeros, acciones por las que supuestamente recibía el pago de 20 mil pesos mensuales, sin embargo, el intentar romper el trato le costó finalmente la vida.
También como ya se dio a conocer son presuntamente responsables del homicidio de elemento Tomás Sánchez May, acribillado en el estacionamiento de la Gran Plaza, el pasado martes.

Declaraciones

A continuación se reproduce de manera integra las declaraciones de las dos mujeres detenidas, relacionadas con el grupo delictivo y de las cuales se sabe desempeñaban un papel importante dentro de la organización dedicada a los secuestros y “levantones”.

1.- María Magdalena Marín Flores, alias “La Gorda y/o La Malena”, 23 años de edad, originaria de Santa Clara, estado de México.

El Mango, El Marmota, El Gordo, El Flaco y los Dos Perros siempre andan armados, fue El Marmota quien me llevó a una casa en el residencial Las Américas y estando ahí me pidió que bañara a una señora, a la cual se me ocurrió quitarle la venda de los ojos y cuando llegó El Marmota se enojó y me acusó y por eso me tablearon, además me castigaron. Días después cuando me llevaron otra vez a la casa, me percaté de que ya no estaba esa señora a la que había bañado, así como dos chavos que vi amarrados y vendados, fue entonces cuando La Abuela me enseñó el periódico de tres días antes en el que se publicó que un cenote de Villas Otoch, se había encontrado a una señora con vida y al ver la fotografía de la señora me di cuenta de que se trataba de la misma que yo bañé. De ahí hace aproximadamente 20 días a la fecha, encontrándome en la casa de residencial Las Américas, escuché que El Mango y El Mor estaban platicando, siendo que El Mor le decía Al Mango, ese gordo de la policía te está traicionando cómo va estar cobrando tu perro y a parte agarrando dinero de la contra, te va a poner mejor ya mátalo, a lo que El Mango respondía ya sé perro, pero tu tranquilo yo sé.
Quiero hacer mención de que una semana después de haber escuchado la plática a la que me referí anteriormente, Erika Gabriela Magaña, me comentó que habían matado al gordo de la policía por El Mango y El Mor, porque estaba traicionando al comandante, refiriéndose a El Mango porque estaba agarrando dinero del Comander y de la contra y que por eso aquí no se hace, asimismo es mi deseo señalar que yo en una ocasión vi al gordo de la policía en la plaza Mool, porque fui citada por El Mango, quien le dio varios sobres color manila de los que se utilizan para guardar billetes y El Mango y el gordo de la policía comenzaron a platicar, por lo que yo me retiré del lugar, en esta ocasión que fue hace 20 días al encontrarme en la casa de Las Américas, acompañada de Erika Gabriela Magaña, La Abuela, El Mor, El Flaco, El Mango y El Chilango, siendo este último quien le dijo al Mango, que había uno de los brazaleteros que estaba trabajando para él, pero también para la compañía de enfrente, sin saber en ese momento a qué brazaletero se refería ya que conozco a unos de la Zona Hotelera y como a los cuatro días después de que escuché la plática del Chilango y El Mango, respecto al brazaletero que se estaba volteando al leer en un periódico en el que se daba a conocer que habían matado a seis personas y las habían tirado en un cenote, me di cuenta de que entre los muertos se encontraba el brazalatero con quien nunca tuve trato alguno, pero en repetidas ocasiones lo vi en la Zona Hotelera exactamente en el hotel Beach Club, frente al Coco Bongo y en el Callejón de los Milagros, quiero mencionar que en el momento de leer el periódico me estaba acompañando Gaby, alias La Abuela, quien manifestó que ella no conocía al brazaletero, pero que sí conocía a una de las seis personas matadas, siendo una persona del sexo masculino de complexión obesa y con barba que era su vecino de la Región 90, sin mencionarme el motivo por el cuál lo hayan matado.
También me permito manifestar que el día lunes 7 de junio alrededor de las una de la tarde acudí a la Región 103, cerca de la secundaria federal número nueve cerca de la ruta cinco, se encontraba una casa de seguridad a la cual nunca ingresé, pero ese día iba a pasar por Brisa, quien sí estaba habitando en dicho domicilio, tengo entendido que en ese sitio tenían secuestradas a tres personas.
Por otro lado, quiero manifestar que el día siguiente, alrededor de las tres de la tarde me encontraba en casa de mi señora madre con domicilio en el fraccionamiento de Paseos Kabah, cuando recibí una llamada telefónica y la que me estaba llamando era Erika Gabriela Magaña, alias La Estrella, la cual me indicó que de inmediato me trasladara al Oxxo, ubicado sobre la avenida Tulum y Leona Vicario, porque a este lugar iba a pasar por mi El Güero, para que me llevara a la clínica, asumimos me dio indicaciones para que me quedara en dicha clínica para esperar información que dieran respecto al Chino y en caso de que me preguntaran de cómo se había lesionado íbamos a sostener que se había caído y se había enterrado una varilla, por lo que luego de llegar al Oxxo, El Güero ya estaba ahí y ambos comenzamos a caminar con dirección a una de las clínicas en donde estaba El Chino, pero en el camino El Güero se dio cuenta de que había militares rondando la zona, los cuales se nos acercaron y nos ordenaron que nos pusiéramos de espalda, luego nos subieron a una camioneta y nos trasladaron al hospital donde estaba El Chino. De esa manera fue como me detuvieron”.
2.- Patsy Gabriela Ayuso López, alias “La Gaby” o “La Abuela” de 26 años, originaria de Ticul, Yucatán
“Sandra Yazmín Córdova, alias Brisa, me invitó a una fiesta en el fraccionamiento La Selva, ahí en la fiesta mi amiga se iba a ver con su novio Carlos, y ahí en la fiesta conocí a un muchacho que se llama Miguel Zamora, alias El Ehuan, y empecé andar con él y en una fiesta me comentó que si quería trabajar con él y como no tenía trabajo acepté y le pregunté de qué se trataba y el me dijo que sólo era rentar casas, pues él no tenía donde quedarse e iban a llegar unas personas a visitarlo, entonces empecé a rentar casas, la primera una casa verde en la Región 92, frente a un kinder, dos calles antes de llegar a la avenida Talleres y la otra casa la renté en residencia Las Américas, esta tiene portones negro, en la casa verde las veces que yo fui nunca había nadie, esta me la rentaron en tres mil o tres mil quinientos no me acuerdo, pero en la de residencial Las Américas, había varias personas entre ellos uno que le dicen Fox, La Vejita o La Abuela, Alejandro, Jairo, Ratón, Chef, estuve como dos días y llegaba Malena con la finalidad de que compráramos despensa, para los antes mencionados, el dinero de la despensa no los daba Miguel.
De la misma forma quiero manifestar que en la casa de la Región 103, vi que se encontraba privadas de su libertad varias personas entre las que se encontraban una muchachita morenita de aproximadamente 17 años de edad y estaba secuestrada junto con su padre que era de complexión robusta, un señor flaquito alto, un señor gordito y uno güero, pero el motivo por el que estaban ahí lo desconozco, de la misma forma quiero manifestar que a las personas que estaban secuestradas sólo les daba agua, ya que no me permitían darles alimentos, pues eso sólo era autorizado por El Chino, que se encuentra internado en el hospital Santa Elena. Quiero manifestar que esa casa la utilizaban para tener secuestradas a las personas y no sé si eran para pedir rescate o para tener drogas, pero en esa casa se encontraba un sujeto al que llamaban El Liebano.
El día que me salí de esa casa fue el día martes en la madrugada ya que yo sólo fui a limpiarla, la casa estaba amueblada y vi que en el cuarto había cuatro personas privadas de su libertad, mencionadas anteriormente, el día que me salí de la casa se quedaron en ella Alejandra, un señor de nombre Tom`s, Viejita o La Abuela, Memín, Jairo y Chef, más tarde me dirigí al hospital ubicado en la avenida Leona Vicario con prolongación Tulum, ya que le hablaron al celular de Alejandra y le dijeron nos fuéramos para allí, finalmente sólo fui yo a un Oxxo que está cerca y que iría por mi una chica que se llama Estrella, llegó caminando ya que a la vuelta se encuentra el hospital, ya estando ahí supe que estaba una persona que se llama Miguel, escuché que había sido por una balacera en la que había muerto un agente de la Policía Judicial y que ahora sé responde al nombre de José Tomás Sánchez May, después me dijeron que me saliera del cuarto donde estaba internado Miguel, porque iba hablar cosas importantes yo me salí y de ahí llegaron los soldados y nos dejaron sentados a Quique a mí y Arturo, cuando vi que metieron a Malena, a un muchacho güero esposado y ya después nos detuvieron a nosotros y nos subieron, asimismo escuché que un doctor de la clínica, un gordito calvo había dicho que Miguel se había clavado una varilla en el pecho, pero después escuché a Miguel que se había arrastrado hacia su auto, porque lo había herido en una balacera en una plaza y cuando supe que fue por la balacera que vi en las noticias.
De igual forma quiero manifestar que hace una semana aproximadamente en la casa de las Américas, vi a una persona hombre de complexión robusta con la cara vendada y con las manos atadas en la espalda, vi que estaba solo tirado en un cuarto de la casa inmóvil, pero no puedo afirmar que estuviera muerto y después me enteré por el periódico que lo habían matado junto con otros cinco sujetos que fueron encontrados en el cenote, pero no puedo afirmar que fueron mis compañeros quienes lo mataron, pero deduzco que quienes lo mataron fueron el señor Tom`s, Memín, Chef, Jairo y un moreno que no sé cómo le dicen, pues todos ellos son operativos, pues se supone que son los que buscan a la gente, los matan y los botan, entre los que se encuentra Jairo que es el más nuevo, sé que hace dos semanas lo subieron a operativo porque era Halcón, ya que es de las personas que andan cuidando la ciudad para informarles a los jefes.
De la misma forma quiero manifestar que estando en una de las casas de seguridad escuché a uno de los compañeros que hablaba del comandante Felipe, de quien sé fue agente de la Policía Judicial y escuché que lo iban a matar porque no quería trabajar con ellos o que se quería salir de la organización delictiva, ya que antes había escuchado de la boca de Miguel, que le pagaban 20 mil pesos, para que les pasara información de los operativos que realizaba la Policía Judicial, sé que las personas que lo habían matado un tal Mango y un tal Mora, pertenecen al mismo grupo delictivo al que yo ya pertenezco, esto lo escuché de la casa de seguridad de la 102, pues cuando ellos hablaban de sus cosas se encerraban en un cuarto, asumimos que estas personas vinieron a matarlo de la ciudad de Playa del Carmen, y al respecto no sé nada más.
Al respecto del gay de la Zona Hotelera que responde al nombre de Berenice, sé que tenía problemas con un tal Chilango, el cual he escuchado que es el encargado de la Zona Hotelera, dedicado a la venta y distribución de la cocaína y los problemas se derivaron porque ya no querían seguir pagando al Chilango.
No omito manifestar que en relación al secuestro de la persona que estaba en la Región 103, eran los que ahora se responden a los nombres de Roberto Lievano Domínguez, Pedro Hernández Martínez, Luis Villanueva Hernández, ya que además en esa casa encontré una tarjeta de Sam`s a nombre del primero, la cual se la sacaron de su cartera el día que lo secuestraron”. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook