0
19

Roberto Borge ha unido a los taxistas de Cancún en torno a Heidelberg Oliver Fabro, pero en su contra.
La insistencia de Beto Borge de imponer al chetumaleño, ha desatado la ira de importantes grupos de ese Sindicato de concesionarios.
Pero, lo de Oliver, ha sido la gota que derramó el vaso, pues los taxistas quedaron muy enojados con más de centenar de concesiones que Félix González Canto, en su despedida de Gober, repartió alegremente en amigos en Cancún.
La generosidad de Félix no solo está provocando la saturación del servicio, si no, a decir de los inconformes, las concesiones se devaluaron de 600 mil a 200 mil pesos.
Pero ya muchos taxistas están esperando a Félix, cuando regrese, mejor dicho, cuando retorne a Cancún, en su campaña a Senador, si es que alcanza a ser nominado.

Comentarios en Facebook