Cada semana, bomberos rescatan hasta a seis perros caídos en cenotes o alcantarillas

0
163


CANCÚN, MX.- Ayer, el caso de un perro que cayó a un registro de alcantarilla abierta conmocionó las redes sociales, hecho que resulta muy común en esta ciudad, pues de acuerdo a bomberos, cada semana deben rescatar hasta a seis canes que caen en cenotes, alcantarillas u otros agujeros.

Aquileo Cervantes, coordinador operativo del H. Cuerpo de Bomberos de Cancún, la mayoría son perros callejeros, que caen en cenotes debido al pequeño tamaño de su abertura, aunque por dentro resultan ser de mayor diámetro, lo que les imposibilita salir. En cuanto a los registros, muchas de sus tapas son robadas o bien movidas por vehículos, dejando estas trampas abiertas.

Cuando reciben el reporte de un perro en un cenote, deben llevar equipo especial para poder ingresar y rescatarlo.

En todos estos casos, trabajan en conjunto con la Sociedad Protectora de Animales, cuya presidente, Sara Rincón Gallardo, se encarga de canalizar al animal para su atención con alguna clínica veterinaria o refugio. A veces, los perros tienen dueño, pero la mayoría de las veces son “del vecindario”, perros callejeros conocidos por los vecinos, a los que uno o más personas les dan de comer, quedando en su resguardo.

En el caso de ayer, en la Supermanzana 30, bomberos acudió al lugar, pero para entonces el can ya no estaba, pues había sido rescatado por ciudadanos. De todo esto, ellos se enteraron por redes, pues pese a las decenas de comentarios, a nadie se le ocurrió reportar lo ocurrido al 911 para que lo canalizaran con ellos.

Perros no son los únicos animales que les toca rescatar, bomberos también están acostumbrados a recibir llamados por lagartos, coatíes, gatos, abejas, así como toda clase de aves, incluído flamingos, búhos y aguilillas. Aquileo Cervantes reveló que tansolo en las últimas dos semanas, ya han tenido que rescatar a seis tucanes en distintos puntos de la ciudad, que o bien entran a plazas u otros recintos, quedando atrapados, o bien chochan contra algún cristal y quedan lastimados. En un caso, era obvio que alguien maldadoso apedreó a uno de estos bellos plumíferos.

Comentarios en Facebook